Reciclaje de posts

Recicla el contenido de tu blog y… ¡dale una segunda vida a tus posts!

Desde muy pequeña siempre he estado concienciada con el cuidado del medio ambiente.

Quizá, por eso, soy de esas que no se queda a gusto hasta que está convencida de que ha puesto cada residuo en el cubo correcto.

Dar una segunda vida a cosas que parece que ya no sirven para nada, mola y mola mucho.

Pensarás que me he vuelto loca y que me estoy desviando del tema, pero ¡no!

Lo mismo que sucede con el medio ambiente, ocurre con los contenidos de tu blog.

Igual que ponemos excusas para reciclar en el día a día, las ponemos para darle al coco, pensar cómo podemos ahorrar tiempo y aprovechar los contenidos antiguos que ya hemos publicado en nuestros blogs.

De eso voy a hablarte hoy.

Quiero contarte cómo reciclar el contenido antiguo de tu blog y que, a partir de hoy, puedas darle una segunda vida a tus posts.

¡Fuera perezas! ¿Empezamos? 🙂

Antes de seguir, quiero que pienses en los contenidos que ya has publicado en tu blog y retengas en tu mente, al menos, 2 posts que te hayan dado mucha visibilidad.

¿Los tienes?

Bien.

Te propongo un ejercicio muy sencillo.

Según vayas leyendo este post, me gustaría que fueras visualizando cómo puedes ir dando esa segunda vida a estos contenidos.

Si necesitas coger lápiz y papel para ir anotando ideas, genial, eres de los míos. Si eres capaz de ir visualizando en tu mente sin más, perfecto también.

Con este experimento pretendo que, aunque sea mentalmente, vayas poniendo en práctica lo que lees.

Para rematar la faena, me encantaría que me contaras qué tal te ha ido.

Pero esto lo dejamos para más adelante… 😛

Vamos a por ello.

¿En qué consiste el reciclaje de contenidos antiguos?

En este punto no me voy a enrollar mucho porque ya te puedes imaginar en qué consiste.

Reciclar contenidos significa aprovechar los textos que ya has escrito y transformarlos en un contenido diferente.

Volviendo a la metáfora medioambiental, para dar una segunda vida a tus posts tendrás que seleccionar aquellos que mejores datos estadísticos tengan y pensar en cómo hacerlos visibles, una vez más, sin que parezcan la repetición de la repetición.

La clave de esta técnica es el análisis estadístico que, por ejemplo, Google Analytics puede ofrecer de tu página web.

En función de estos datos sabrás qué contenido merece la pena volver a poner en la palestra, de qué manera puedes volver a darle juego y desde qué punto de vista puedes hacer esa transformación.

Las 3 R’s de oro: Reutiliza, reduce y recicla

Siguiendo con el paralelismo del medio ambiente, estas 3 R’s podrían ser también nuestras reglas de oro para alargar la vida de los posts.

LAs 3 R del reciclaje

Reutilizar y reducir

Van de la mano en la transformación de nuestros contenidos antiguos. Si reutilizas tus textos, reducirás tu tiempo de trabajo. Y no solo ahorrarás tiempo, sino también algún que otro euro.

Si te has sentado un domingo por la tarde para planificar los contenidos de tu blog y de tus redes sociales, has sentido que las musas te han abandonado y la hoja en blanco te ha ganado la partida… Ya sabes de lo que te hablo.

Si tienes a tus seguidores enganchadísimos a tus contenidos, es probable que ellos mismos te pidan más.

Google también te da palmaditas en la espalda cada vez que actualizas tu web y, cómo no, tu blog.

Y tú mismo tienes ahí un “run, run” continuo que te dice que tienes que sacar como sea textos nuevos.

Lo sé porque yo también he recibido mensajes de mis seguidores pidiéndome directamente más posts, he sentido la presión que yo misma me impongo y la que Google, indirectamente, también ejerce sobre mí.

Ofrecer contenido original y de calidad asiduamente es casi imposible.

Escribir a estos niveles puede llegar a ser un agobio del que te tienes que liberar. Es un esfuerzo enorme y lleva un tiempo que, con el trabajo diario, no tenemos.

Así que reutiliza tus contenidos y reduce tu tiempo y los agobios.

Ojo, esto no significa que sea fácil.

Tendrás que poner el foco en crear una buena estrategia de reciclaje de contenidos para llegar a más gente.

Reciclar

Reciclarte va a ayudar a transformar tus textos antiguos y a renovar también tu estrategia de contenidos.

Te lo mencionaba antes de manera muy sutil.

Para hacer un buen reciclaje tendrás que elaborar una estrategia de contenidos en concordancia a este nuevo objetivo.

Después de verte con el agua al cuello, has decidido que puedes publicar “x” contenidos originales al mes y que el resto del tiempo vas a basar tu estrategia de contenidos en el reciclaje de “x” textos.

Eso sí, no puedes escoger los textos al azar:

  1. Corre a Google Analytics y observa los datos estadísticos. De esta forma, escogerás el contenido basándote en datos y no en suposiciones.
  2. Pon la oreja, escucha a tu audiencia y lee sus comentarios. Es muy probable que tus seguidores te hayan dado pistas de qué contenidos son susceptibles de reciclarse y no te has dado cuenta.

Como ves, igual que parece que la televisión no puede enseñarnos nada sobre copywriting y sí puede, también podemos aplicar las 3 R’s para la conservación de medio ambiente a nuestra redacción de contenidos.

Párate y piensa en cómo organizar tu nueva estrategia de contenidos

Es imposible llevar a la práctica esta técnica (bueno, en realidad ninguna) sin tener una estrategia y una planificación seria detrás.

Estarás harto de escuchar que no puedes publicar contenidos a lo loco, sino que tienes que planificar, concretar objetivos y diseñar tu estrategia.

Y, lo siento mucho, yo también voy a decirte lo mismo.

Es imposible que la redacción de contenidos sea un éxito si no haces una buena investigación de palabras clave, analizas los datos estadísticos de tu web o no has escuchado a tu audiencia.

Siento ser pesada, pero la planificación es fundamental.

Prepárate para hacer una mini auditoria de tus textos. Haz un inventario de tus posts, analiza los datos que tienes en la mano y elige aquellos que han funcionado mejor.

En base a la información que has extraído, pásalo todo a tu calendario de contenidos.

¿Qué hago después?

Cuando tengas la lista de estos textos, pregúntate:

  • El contenido de los posts que he elegido… ¿sigue estando de actualidad?
  • ¿Puedo darle más valor añadido a los textos?
  • ¿Sería posible reutilizarlos?

No te mientas a ti mismo. Sé sincero y ve descartando todos aquellos de los que obtengas un NO.

Una vez elegidos los posts que pueden ser “reciclables“, intenta encontrar la forma de ofrecer ese mismo texto con otro enfoque, formato u actualizaciones sobre el tema.

La temática a tratar marcará la dificultad del reciclaje.

Por ejemplo: reciclar un post sobre “mejores blogs de marketing online en español” es sencillo. Con actualizar, añadir o eliminar blogs de la lista, ya estaría reciclado. Si además incluyes una infografía al texto ya le has dado un nuevo contenido al lector.

Habrá temáticas que lleven a una mayor reflexión y, por eso, el proceso de reciclaje será más complicado.

La “O” de optimización tiene que acompañar a nuestras 3 R’s

La optimización es el acompañante perfecto de la reutilización, reducción y reciclaje de contenidos.

Habrá ocasiones en que solo con una buena optimización del contenido antiguo, conseguirás llegar a más personas que la primera vez que publicaste el post que quieres reciclar.

Me explico.

Otro de los objetivos del reciclaje de contenidos es llegar a nuevas audiencias.

Reciclar no es solo poder utilizar un contenido ya redactado y aprovecharlo para no volvernos locos con la publicación de contenidos originales.

Llegar a seguidores distintos y alcanzar a nuevos potenciales clientes, son también ventajas de la transformación de posts antiguos.

Además, no es complicado aprovecharse de los beneficios de la optimización teniendo en cuenta, al menos, estos 4 puntos básicos:

  1. Después de seleccionar los posts que mejor te han funcionado, toca repetir la investigación de palabras clave que hiciste en su día. Quizá te equivocaste al posicionar ese contenido o, simplemente, las búsquedas de los lectores han cambiado y tienes que volver a adaptarte a esas novedades.
  2. Si has tenido que modificar tu palabra clave objetivo, lo lógico es que optimices el post en función de esta. Así que inclúyela en tu título SEO, tu metadescripción, el título del post y en la etiqueta Alt de tus imágenes. Si puedes evitar tocar la URL, mejor, porque en caso de cambiarla tendrás que hacer redirecciones.
  3. Revisa que todos los enlaces funcionan y ninguno da errores. Si los hay, modifícalos.
  4. Echa un ojo a las “llamadas a la acción” del post, quizá no llegaron como debían a los lectores.

Hay más aspectos técnicos que se podrían tener en cuenta, pero estos 4 puntos te van a ayudar bastante a optimizar tus textos ya publicados.

Reciclaje de contenidos

¿Cómo sé cuándo reciclar el contenido de mi blog?

No hay un mejor momento para decidir reciclar tus posts.

Vamos, que no te puedo decir en un año, dos o cinco.

Cada uno debe marcar el momento en función de sus necesidades y el ciclo de vida del blog.

Lo que sí puedo decirte es que ha llegado el momento si no tienes tiempo material para sacar adelante contenidos originales semanalmente o quincenalmente, no puedes dedicarle el esfuerzo que merece a darle valor a los posts o quieres aprovechar los contenidos que ya tienes porque sí.

Si estás en alguna de estas tres situaciones ¡adelante!

Ventajas indiscutibles de darle una segunda vida a tus textos

En ocasiones, se rechaza el reciclaje de posts antiguos porque se cree que los lectores se darán cuenta de que es contenido repetido.

ERROR.

Reciclar es aprovechar el trabajo ya hecho y ofrecer una modificación nueva, formatos distintos para el mismo contenido o crear nuevos textos sencillos a partir del texto original.

Retén esta palabra en tu mente: aprovechamiento.

A veces, se decide volver a mover el contenido sin ninguna modificación. Es contenido que no está obsoleto y que permite, casi con total seguridad, llegar a lectores a los que no se alcanzó en el primer intento.

Es el caso del contenido evergreen, es decir, aquel que “no caduca“. Lo escribo entre comillas porque esto es relativo, como todo.

Yo casi prefiero denominar al contenido evergreen como “aquel que tiene una esperanza de vida mayor que otro tipo de textos”.

Por ejemplo: no es lo mismo escribir un post titulado “¿qué es el SEO y por qué lo tienes que implementar en tu blog?”, que publicar un post sobre la última funcionalidad incorporada en Instagram.

El primero es más atemporal y sería un contenido evergreen. El segundo caducará rápido porque es una novedad que, con el paso del tiempo, dejará de serlo.

Pensarás que creando contenidos atemporales ya tienes todo resuelto, pero tengo que decirte que hasta los contenidos evergreeen necesitan un repaso cada cierto tiempo.

En este caso, el reciclaje vuelve a ser necesario para que los posts no se queden nunca obsoletos. En este tipo de textos es buena idea ampliar el contenido, incluir alguna infografía, alargar los listados o actualizarlos si es un recopilatorio, etc.

Conclusión: el reciclaje de contenidos no trae más que beneficios.

Estos son los beneficios que te aportará el reciclaje de posts antiguos

  • Ahorrarás tiempo, lo gestionarás mejor y lo aprovecharás para trabajar en otras áreas de tu negocio.
  • Dosificarás la creatividad porque la utilizarás para pensar en cómo aprovechar el contenido y ofrecerlo de forma diferente.
  • Aumentarás tu visibilidad porque basarás tu reciclaje en los posts con mejores resultados.
  • El éxito del reciclaje estará casi 100% asegurado porque estará basado en datos objetivos y no en suposiciones.
  • Llegarás a nuevas audiencias y volverás a ofrecer contenido de valor a tus fieles seguidores.
  • Mejorarás tu estrategia de contenidos, pudiendo centrarte en crear posts originales cada cierto tiempo y dejar el resto para textos reciclados.
  • Tu SEO mejorará rápidamente, pero de esto te hablo en el siguiente punto 😉
  • Alargarás la vida de tus artículos y la de tu blog.
  • Tendrás la oportunidad de probar otros formatos para transformar este tipo de contenidos: vídeos, podcasts, infografías, etc.
  • A nivel más personal, te liberarás de agobios y dejarás de desgastarte por tener que pensar cada semana qué contenidos ofrecer a tus lectores.
Reciclaje de contenidos

Así que… ¡vamos a cargarnos la connotación negativa del reciclaje de contenidos ya!

Y… ¿Qué pasa con el SEO cuando reciclo mis posts?

Ya te adelantaba en el punto anterior que, reciclando contenidos antiguos, tu SEO mejorará rápidamente.

Esto es por una razón obvia que estará rondando ya por tu cabeza.

Al estar modificando textos, Google se pondrá a dar palmas de alegría porque estará recibiendo contenidos actualizados de tu blog.

Así que subirás posiciones seguro.

¿Cómo? Puedes revisar porcentajes o datos cerrados que hayas incluido en tu texto y actualizarlos; también puedes incluir nuevos enlaces de interés al contenido; añadir imágenes e infografías para hacer el texto más visual; actualizar la fecha de publicación del post y repetir tu investigación de palabras clave para adaptarla a las búsquedas de los lectores.

¡Ah! Y no olvides compartir tu “producto reciclado” en tus redes sociales. Esto te ayudará también a aumentar el tráfico a tu web.

Recicla el contenido antiguo de tu blog con estos 7 sencillos consejos

  1. Coge el listado de los posts susceptibles del reciclaje y optimiza el contenido, tal y como te comenté antes.
  2. Amplía el texto para aportar contenido novedoso al post que quieres reciclar. También puedes acortarlo, pero te aconsejo que lo alargues para dar más valor al texto.
  3. Recurre a imágenes, infografías o, incluso, a presentaciones tipo Slideshare para hacer el contenido más visual. En este último caso, ya estarías tocando un formato nuevo.
  4. Modifica los títulos para hacer tests A/B y saber de primera mano si habías dado en el clavo con los títulos la primera vez.
  5. Prueba con distintos formatos. Un post puede llevarte a crear un podcast o un vídeo, o los dos, basados en ese contenido. Otra opción es crear un ebook sobre un post antiguo y, para redondear, conseguir más suscriptores con él.
  6. Si ya elaboras newsletters para tus suscriptores, quizá podrías enviar una newsletter extraordinaria sobre el contenido que quieres reciclar. Por ejemplo, si envías una newsletter a la semana, podrías enviar una el domingo “extra” y redactar un email para tus lectores con el post reciclado.
  7. Si has tocado un tema extenso en uno de los posts a reciclar, podrías crear varios posts más cortitos derivados del primero. De esta forma, redactar no te llevaría tanto tiempo porque la base ya la tendrías clara. Solo tendrías que pensar en cómo dividir el contenido. Incluso, se me ocurre, que podrías combinar distintos formatos para dividir el texto. Por ejemplo, 2 posts, un vídeo y un podcast. ¡Así tocas todos los palos!

¡Alarga la vida de tu blog!

Podría seguir eternamente hablándote sobre este tema.

El reciclaje de contenidos es tan apasionante y da para tanto como el reciclaje medioambiental 😛

Como ves, reciclar posts antiguos es todo un mundo y es una técnica beneficiosa en todos los sentidos.

Me encantaría que te haya quedado claro que no hay que agobiarse con la idea de crear contenido original constantemente.

Darle una vida más larga a tu blog y más valor a los posts que ya has publicado no solo te beneficia a ti, tus lectores lo agradecerán porque los mantienes informados y actualizados todo el tiempo. Además, das una imagen de profesional en constante formación y evolución.

Llegados a este punto, ya solo me queda decirte… ¡alarga la vida de tus textos!

Cuéntanos, ¿reciclas ya el contenido de tus posts? ¿Qué técnicas te han ayudado a darle más vida a tu blog?

Si quieres que sigamos hablando sobre este tema, te surge alguna duda o necesitas ayuda… corre a mi web y ¡escríbeme! Estaré encantada de comentar contigo todo lo que necesites 😉

¿Te gusta?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest

4 comentarios

  • Soto Silva Castillo
    14 octubre 2019

    De buena tinta muy completo.

  • 9 diciembre 2019

    Excelente post, tienes mucha razón, no debemos sentir agobio, pues reciclar contenidos es la mejor forma de tener activo nuestro blog y de alcanzar buenas posiciones en google.

    Un saludo!

    • 10 diciembre 2019

      Estoy de acuerdo, Karen. Tenemos un montón de material ahí del que no nos damos ni cuenta. Gran post el de Raquel 🙂