Cómo cobrar por tus servicios de copy o redacción

¿Cómo se cobra una página de ventas?

¿Y un post? ¿Cobras por pieza o por palabra? ¿Y si te piden que lo subas a WordPress o que incluyas imágenes?

¿Y si estamos ante un cliente que no tiene liquidez? ¿Nos podemos permitir cogerlo?

Escribo este post como guía para que conozcas todas tus opciones a la hora de cobrar por tus servicios como copywriter o redactor.

Ojo: no voy a hablar de cuánto deberías cobrar (un asunto que tratamos en profundidad en Adopta un copywriter), sino de cómo tendrías que tarificar para pasarle una propuesta en firme a los clientes que te pidan presupuesto.

Tanto de copy como redacción, además.

¿Arrancamos?

Derribando mitos:  el copy y la redacción se cobran igual

Mentira: no se cobran igual, porque no es lo mismo.

No es la misma forma de trabajo, formato de entrega, labores previas, tiempo invertido y finalidad del producto final.

Y aquí dejo el punto de partida: las páginas de ventas nunca deberías cobrarlas por palabra, salvo que el pagador lo exija.

Cómo cobrar tus servicios de copy

Cuando montas tu web y decides poner los precios, si te paras a pensarlo nunca es tan sencillo. ¿300€?

¿300€ por qué? ¿Por una landing cortita o por una página de ventas con una fórmula de copy laaaarga que se vaya a las, por decir algo, 3.000 palabras?

Normalizar precios en el mundo del copywriting es peligroso porque la home que necesita un cliente A puede no tener que ver nada con la de un cliente B, pero tenemos que hacerlo.

Y como tenemos que hacerlo pero nos podemos pillar las manos, te aconsejo desde ya que si pones precios fijos añadas un “desde” antes: desde 200€, desde 150€, desde 400€, etc.

Pero bueno, pongas tus precios o no, tu copy lo puedes tarificar de esta manera:

#1 Por pieza

Es, de largo, la forma más común de ponerle precio a tu copy.

Independientemente del número de palabras que te salgan al final, vas a cobrar un fijo de X euros por la landing que te encarguen, que variará en función de si es una home (suelen ser más caras), un about, una página de servicios, una landing de venta de un infoproducto, etc.

#2 Por proyecto

Este segundo caso es como el primero pero a más landings, más precio.

Por ejemplo: si la web va a tener una home, un sobre mí, una página de servicios y el contacto, pues se lo puedes hacer todo por X euros.

Si ves que el proyecto tiene además tres landings individuales de sus servicios, pues se lo sumas al precio.

Sea como sea lo importante es que es un precio cerrado, por lo que tener claro cuántas páginas hay que escribir y el trabajo que te va a dar cada una se antoja fundamental para que presupuestes y no salgas perdiendo.

Ni qué decir tiene que dar un precio por proyecto completo es una buena forma de regalar una oportunidad. Hazlo de modo que si quisiera contratar las páginas de la web por separado, el total sería más alto que si te compra el proyecto completo.

#3 A comisión de venta

Esta opción ya es menos común, pero perfectamente válida.

Y en ocasiones, muy prolífica.

En este caso no cobras absolutamente nada por hacerle el copy de ese producto o servicio que se quiere vender, pero luego se trackean las ventas y te llevas un % por cada una.

¿Lo malo? Que no ves un solo euro al inicio y que es una incógnita; si el producto termina no resultado interesante, habrás trabajado por nada.

¿Lo bueno? Que si negocias un buen margen y eso que vendes acaba siendo un éxito, el dinero que te llevas acaba siendo muuuuucho más que si hubieras cobrado por pieza.

Esta comisión tienes que negociarla con el cliente, y ya te adelanto que en general no son muy propensos a elegir esta modalidad de pago.

#4 Fijo + comisión por venta

Aquí combinas todo lo que he dicho anteriormente.

No se trata de ganar 0 y cobrar solo comisiones, sino hacer estas un poco más pequeñas y añadirle un fijo inicial de X.

La opción anterior es recomendable cuando creas ciegamente en el producto que vas a tratar de vender y sepas que va a ser un auténtico BOOM.

Decántate por esta si te hace falta el dinero de forma imperiosa o si ves el éxito en ventas dependiente de muchos factores más allá de tu trabajo.

#5 Por hora

Terminamos con un clásico: cobrar en función de las horas que trabajes.

Tendrás que decirle al cliente el dinero que cobras por cada una y hará falta que acordéis qué cantidad de trabajo abarcarás en ese tiempo, para que quede claro qué trabajo vas a hacer con el dinero que el cliente decida invertir.

No es la forma más habitual de trabajar, pero si se llega a ese acuerdo que te digo es un modelo que muchas agencias emplean con sus colaboradores externos.

[elementor-template id="7333"]

Cómo cobrar tus servicios de redacción

Cambiemos el chip: si antes donde antes hablábamos de páginas de ventas, piezas o landings, ahora hablamos de posts.

De artículos. Los que hay en los blogs.

¿Cómo se cobra un post?

Aquí no hay muchas opciones (de hecho, solo hay una) y el jugo se lo puedes sacar con los extras.

Cuando un cliente te pide presupuesto para hacer redacción de contenidos puedes decírselo de dos maneras, pero al final es lo mismo:

  • Cobro X céntimos/palabra
  • Cobro Y euros por post de Z palabras.

Y al final el acuerdo al que se llega, para que el cliente esté tranquilo, es el mismo: un precio cerrado por artículo que incluya esto, esto y esto otro.

Es decir, que te desaconsejo que cobres por palabra de forma literal (variando así los céntimos del precio final) por dos motivos:

  1. A final de mes, si tienes que contar las palabras y sacar el cálculo e ir sumando vas a perder mucho tiempo.
  2. El cliente podría estar intranquilo si no existe todavía esa confianza plena con el redactor, pensando que este podría escribir “paja” innecesaria y cobrar más dinero por ello.

Así que sí, cobra por palabra, pero acuerda un fijo por post que dependerá, entonces, del número aproximado de palabras de este.

Y si te pasas de palabras, pues un regalito que se lleva el cliente sin pagarlo, que son cosas que también agradece.

Y lo de cobrar por horas...¿aquí no se lleva?

Sí, también, aunque es muuuuucho menos común que cobrar el copywriting por horas, por lo que he decidido no dedicarle un apartado específico.

Los extras al presupuestar la redacción

Ahora bien: cuando negocias ese precio cerrado por posts de X palabras hay extras que pueden hacer que suba.

Por cierto, importante: doy por hecho que la redacción ya es SEO. Es decir, que hoy en día no se incrementa el precio por saber optimizar una palabra clave.

Esos extras que te digo son estos:

#1 Subir y maquetar el post en la plataforma

Hay clientes que tienen clarísimo que el post se lo tienes que subir tú. Ellos solo quieren pagarte y que su blog “vaya solo”.

¿Cómo cobrar la subida y maquetación?

Te sugiero que le añadas un extra a ese precio por palabra y si antes cobrabas X, ahora cobres X+Y.

La cantidad que le puedes pedir al cliente depende de muchísimas cosas. Conozco redactores que cobran casi más por la maquetación que por la redacción; no es lo mismo maquetar a la perfección con mil detalles e imágenes posts de 2.000 palabras que escribirlos.

Así que antes de pasar un precio por esto, mira lo que espera el cliente y valora.

Siempre que no sepas ponerle precio a algo, por cierto, acude a la fórmula mágica: estima el tiempo que te va a llevar, piensa en un precio/hora deseado y saca cuentas J

#2 Incluir imágenes

¿Te han contratado la maquetación? En ese caso muy probablemente el cliente haya apalabrado contigo que pongas también las imágenes.

Si la maquetación no es cosa tuya porque el cliente no quiere puede darse el caso de que te pida también las fotos con el contenido. Una principal que encabece el post y otras para el cuerpo del texto.

¿Cómo cobrarlas en este caso?

Puedes sumar un fee por imagen, algo más caro si esa foto te la has bajado de una base de datos de pago, que pagas de tu bolsillo para proporcionar un mejor servicio de redacción.

Hazle saber esto último al cliente y verás como no te pone problemas para que le añadas ese pequeño fee.

Y si te los pone, déjale el tema fotografías a él. Te adelanto que no es tu servicio más rentable.

#3 Rellenar sus metas

Title y meta description.

Lo que te aparece debajo del contenido del post, ya en WordPress.

Esto puedes incluirlo en la maquetación… o no.

He tenido clientes, por ejemplo, que no querían que les maquetara el post pero sí que les pasara el title y la meta al final del contenido.

Si te piden esto o que la rellenes también cuando maquetes puedes añadirle un pequeño fee a la tarifa y, lo que es más importante: sugerirle que esto lo puede contratar con un calendario editorial.

#4 El plus: calendario editorial

No te voy a hablar de calendarios editoriales, sino solo de cómo puedes cobrarlos.

En este caso no hay mucha historia: tienes que poner un precio por post del calendario. Solo por su planificación, ¿eh? No por su redacción.

Si en el calendario editorial que entregas se encuentra la planificación de 10 posts y lo has presupuestado a X€/post, pues lo cobras a 10X.

Un miniconsejo: antes de presupuestar un calendario larguísimo con una planificación anual que asuste al cliente, hazle uno de 3 meses (con seis elementos, por ejemplo) para que vea de qué eres capaz.

Podrá asumirlo económicamente sin problema y para ti será un plus de dinero más, así como de seguridad al saber que esos posts los redactarás (muy probablemente) tú.

Por favor, antes de pasar al ecommerce date cuenta de que en redacción, si das con un cliente que lo quiera todo te puedes llevar un buen pico, muy alejado del simple precio/palabra habitual:

  • Redacción del post
  • Subida a WordPress
  • Imágenes
  • Title y meta

Y un producto nuevo complementario: el calendario editorial.

Bonus: ecommerce

¿Cómo ponerle precio a todo lo que puedas hacer en una ecommerce?

El blog es exactamente lo mismo que hemos visto en redacción, ¿pero el copy?

¿Cómo presupuestar el copy para ecommerce?

Es una de las cosas más complicadas de tarificar porque hay varios factores a tener en cuenta:

  • Puede haber cientos o miles de fichas de producto: y si le pasas un precio al cliente por una y hace la multiplicación, huirá.
  • En las fichas de producto el copy… es copy a medias. No es maquetable como en una landing normal.
  • Hay páginas estáticas estándar (home, about, contacto), fichas de producto y textos de categorías, donde además el SEO se suele tener muy en cuenta.

¿Cómo poner un precio cerrado a algo con cosas tan diferentes?

Aquí van mis consejos:

#1 Empieza por el copy de las páginas estáticas

Es decir, intenta que te contraten primero la home, el about y el contacto. La home suele ser la página más vista de toda web y una ecommerce no es una excepción.

Ten en cuenta que el copy que hagas para la home dependerá de cómo la tenga configurada; hay tiendas online con 50 productos en su página de inicio y las hay que, sabiamente, enlazan solo a sus categorías y productos más importantes.

No te digo esto para que subas o bajes el precio que des, sino para que lo tengas en cuenta. Y como siempre, si tienes dudas, estima el tiempo que te va a llevar y multiplícalo por el precio/hora deseado.

#2 Presupuesta las fichas de forma paquetizada

Acuerda un número de palabras por ficha de producto (300, por ejemplo), y haz un precio por pack de 5, 10, 20 o 30.

#3 Escribe redacción en clave de copy y cobra por palabra

Habla con tu posible cliente y dile que le vas a hacer redacción persuasiva: atacarás puntos de dolor y hablarás de beneficios, pero no lo harás de la misma forma que en la home o en el about.

Aquí será en un texto plano, como si fuera redacción y no copy.

Y lo cobrarás… Pues como cobras la redacción o si quieres una pizca más caro, haciendo a su vez un pequeño descuento por la contratación del pack con varias fichas.

#4 Los textos de las categorías no son tu prioridad

En las tiendas online, estos textos se utilizan para ayudar a que esas URLs posicionen.

Son una vía de entrada importantísima de tráfico, por lo que tienen que estar bastante optimizados y los propietarios tienden a colocarlos debajo de los productos que definen esas categorías.

Es decir, son textos que solo leen los robots, salvo que el diseño de estas páginas permita que sí que haya un párrafo introductorio antes de mostrar los productos en sí.

¿Los puedes hacer tú? Claro que sí; puedes incluirlos en el pack que te he dicho antes, pero no los conviertas en tu prioridad porque las ventas de la ecommerce no mejorarán especialmente mientras las fichas no estén bien copy-optimizadas.

¡A enviar presupuestos!

Espero haberte aclarado un poco el panorama y que ahora, cuando tengas que presupuestar, no titubees y pierdas tiempo antes de pasar la propuesta.

Me sabe mal repetirme, pero como consejo final te diré que si te piden algo a lo que no sabes poner precio, estima el tiempo que te va a llevar y multiplícalo por el precio/hora que quieras cobrar. Así de fácil.

Cuéntame ahora tú: ¿cómo sueles negociar los encargos que te vienen de redacción y de copy? ¿Lo haces como yo te digo o tienes otro sistema? ¿Cuál te es más rentable? ¿Has tenido alguna experiencia que te apetezca compartir conmigo?

Te espero en los comentarios 😀

[elementor-template id="7333"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 comentarios en “Cómo cobrar por tus servicios de copy o redacción”

    1. Hola Luis,

      es que no quiero dar precios cerrados, porque cada copy y redactor está a su propio nivel y puede variar mucho de uno a otro. La idea era hablar solo de las formas de presupuestar; las cantidades, cada uno estima lo que es oportuno.

      En Adopta un copy, por supuesto, sí que hablamos de datos absolutos 😉

  1. A mi no me gusta hacer presupuestos, tardo muchísimo en cuadrar las cuentas. ¿No le interesa a nadie especializarse en copy presupuestario?😜