copywriting rentable

¿El copywriting es rentable?

Cuando algo se pone de moda, la rentabilidad suele quedar atrás. Solo hay que ver el boom que se generó con las redes sociales, cuando realmente el número de empresas y particulares que sacaban beneficio de ellas era (y es) bastante reducido.

Y admitámoslo de una vez: el copywriting está de moda. Se habla de él en blogs de todo tipo, empieza a aparecer en medios más generales y cada vez sale más del mundo publicitario hacia el mundo del freelance online.

La pregunta que surge a continuación tras estos dos párrafos es evidente: ¿el copywriting es una moda rentable o no?

Intentaré responder a esa pregunta con 3 casos prácticos extraídos de varios de mis propios clientes, porque dudo que haya mejor manera de demostrar si algo es rentable o no que con casos prácticos.

No voy a mostrar nombres y datos de los clientes en ninguno de los 3 casos. Por un motivo u otro, todos prefieren permanecer en el anonimato y no puedo enseñaros exactamente qué es lo que he hecho con cada uno de ellos.

A partir de ahora añadiré una canción relacionada con el post en la introducción y la idea es que la escuchéis a la vez que leéis el artículo. Para este no se me ocurrió ninguna mejor que el No money, no love de David Guetta 🙂

copywriting rentable

1º caso: anuncio de Facebook

Llevo haciendo experimentos con Facebook Ads desde hace más de un año. Siempre lo vi como una alternativa rentable a Adwords y me encanta porque es un generador de leads (y ventas) muy económico. Si sabes cómo utilizarlo, claro.

En mi servicio de copywriting he recibido varias peticiones de personas que querían mejorar el rendimiento de sus anuncios en Facebook. Es lógico, ya que si están gastando parte de su presupuesto en publicidad querrán rentabilizarlo, ¿no?

En este ejemplo podréis ver como la misma campaña, tras haber cambiado solo el texto y el titular que acompaña a la foto, cambia su rendimiento radicalmente.

copywriting facebook

El anuncio inactivo era el que tenía el cliente antes del nuevo texto. No generaba ninguna conversión y su calidad era tan baja que ni Facebook Ads se “dignaba” a gastar el presupuesto diario asignado. En definitiva, era una pérdida de dinero.

Tras cambiar el texto el cliente volvió a activar el anuncio con exactamente los mismos valores y la misma imagen. ¿El resultado? Se están generando conversiones a un precio ridículo de 1,90 €, ya que el precio del producto en sí es de 24 €.

De hecho, según me ha comentado el propio cliente, también han llegado peticiones a través de mensajes privados en Facebook para hacer compras de personas que han visto el anuncio. Eso significa que esas 8 conversiones ni tan siquiera son el total de las que se han hecho, aunque sean indirectas.

Quiero recalcar que los dos anuncios han estado el mismo tiempo activos hasta el día de hoy, pero simplemente el otro era tan flojo que ni siquiera llegaba a gastar los 2 € diarios de publicidad asignados.

Esta es una muestra de que el copywriting a pequeña escala y en redes sociales funciona. No solo de escribir artículos y redactar el texto de páginas web vive el copy 😉

2º caso: copywriting para nichos

De los 3 casos este es mi preferido. ¿Por qué? Porque es la aplicación del copywriting en uno de los lugares más inhóspitos para esta profesión: un nicho.

Os pondré en situación. El nicho de este cliente monetiza a través de la venta de un producto de afiliado, el cual no estaba convirtiendo muy bien. Y no era precisamente por no recibir visitas, ya que la palabra clave relacionada con el producto está entre las 3 primeras en Google.

Por este motivo esta persona decidió aplicar el storytelling al nicho y contactó conmigo para que yo redactara su pequeña historia. No puedo ampliar demasiada información, pero solo os diré que es una historia relacionada con el producto de afiliado y que tenía como objetivo dar mayor credibilidad para mejorar el número de conversiones.

Redacté el texto, lo añadimos y el resultado fue el siguiente:

copywriting nichos copywriting nichos 2 copywriting nichos 3

Creo que no hace falta decir cuál fue el momento en el que se añadió esta historia al blog, ¿verdad?

Para aquellos que no entendáis mucho las gráficas, os explicaré que significa cada una:

  1. Hops por día: indica el número de clics sobre el enlace de afiliado. Antes de la inclusión del texto la media eran unas 80, después no ha habido ningún día que baje de las 200 (el último día es negativo debido a que la gráfica se extrajo ayer mismo por la mañana).
  2. Ventas iniciales por día: indica el beneficio económico diario por la venta del producto. La diferencia entre el antes y el después habla por si sola.
  3. Cantidad de ventas iniciales por día (2): la tercera gráfica hace referencia al número de productos vendidos. Hasta la fecha solo se habían vendido 2 y después del caso de storytelling se han vendido 17.

En resumen, en los 5 meses anteriores a la creación del texto el beneficio había sido de menos de 30 dólares, mientras que a día de hoy y tras solo casi un mes el beneficio ya es de más de 476 dólares.

Un nicho no tiene porque estar exento de copywriting. Si quieres convertir, da igual que tengas un nicho, una web corporativa, un blog o una pequeña landing page: necesitas un texto en condiciones.

3º caso: email marketing

El último caso trata sobre una campaña de email marketing dirigida a vender un servicio “delicado” a empresas establecidas en España. Siento no poder decir más, pero como comprenderéis a la mayoría de clientes no les gusta mucho ser mencionados.

La campaña consistía en el envío de un correo a una base de datos proporcionada por otra empresa. El objetivo era convencer, a través del correo, para que los administradores de esas empresas visitaran y pidieran información en una landing page creada específicamente para esta campaña.

Creé un texto totalmente diferente y además también modifiqué la landing page para aumentar la tasa de conversión. Ya que estaba, mejor asegurarme de no enviar tráfico a un lugar en el que no iba a convertir nadie.

Vamos allá con los resultados de su última campaña y la siguiente creada con una pizca de copywriting:

email marketing copywriting

Tras la modificación del texto se generó 8 veces más tráfico y se consiguieron 99 conversiones más, mejorando el ratio de conversión en un 4,26%.

El número de personas que recibieron el email es prácticamente el mismo. La única diferencia entre un envío y otro son 7 días y un envío a una base de datos de empresas similares a la anterior.

¿Queréis saber cuál es la técnica que utilice en este caso práctico? Ya que no os puedo mostrar el email, al menos os dejaré por aquí el post del blog de MailRelay que me dio la idea: “Storytelling para tu estrategia de email marketing“.

¿Y por qué te cuento todo esto?

No he hecho este post por ensalzar mi ego, ni mucho menos. Con los halagos de mi madre ya voy más que sobrado para eso. Solo lo hago porque ya he escuchado a muchas personas decir que el copywriting es una moda y que su rentabilidad es más que dudosa.

Este artículo está dedicado a todos ellos.

Eso sí, quiero haceros una pregunta antes de cerrar el artículo: ¿os gustaría ver más casos prácticos de copywriting de clientes reales? Si veo que la respuesta general es “” y que hay bastante gente interesada, intentaré traer un caso real con nombres y apellidos y sin tanto ocultismo.

Y, como dice Bugs Bunny, esto es todo amigos.

¿Te gusta?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest