Carta abierta a empresas y profesionales turísticos

Hola, trabajador incansable.

¿Cómo estás?

Me llamo Joan Marco y conozco a Javi desde hace un par de años. Entonces, él me formó como copywriter y yo viré hacia el mundo del turismo, lo que me ha llevado a escribir esta carta.

Una carta que apunta directamente hacia ti si trabajas como empresario en el sector turismo.

El pastel turístico es grande en España y tiene un sabor muy dulce, lo que ha provocado que cada vez haya más empresas tratando de vender un producto que, nos guste o no, es finito.

Seguro que conoces el papel de la intermediación. Me la juego a que te has acordado de ella a final de mes en alguna ocasión, o puede que incluso seas tú quien se dedique a distribuir productos y servicios de otros proveedores.

Y tan normal.

Porque a veces, aunque un producto o servicio no encuentre rival, si no se sabe comercializar bien termina cayendo en el olvido.

Vender, vender, vender. Es lo que enseña Javi a las personas que forma: a vender por Internet. A aumentar las conversiones con la ayuda del copywriting, esa técnica maravillosa que utilizada de forma conveniente es capaz de (casi) todo.

Copywriting… ¿turístico, dices?

Pero volvamos a lo nuestro.

Esta carta la he escrito para ti porque creo conocerte y tengo algo que decirte: no desistas.

No tires la toalla.

Aunque veas a tu competencia mucho más capaz económicamente hablando, el que tiene la sartén por el mango sigues siendo tú y no debes dejar de intentarlo.

Posibles soluciones hasta ahora I: el SEO

Hace unos añitos se puso de moda una cosa llamada SEO. Que si SEO por allí, que si posicionamiento por allá, que si tráfico orgánico… Parecía que si no lo aplicabas en tu web, te quedabas atrás.

La solución, a priori, era ideal: trabajas el SEO de tu web y con el tiempo, unido a un mantenimiento adecuado, un porcentaje de las visitas que llegaban a tu página terminarían convirtiéndose en clientes. De cajón.

Pero claro, aquello era como dejar un caramelo en la puerta de un colegio y con el paso del tiempo resulta que:

  • Tu competencia empezó a hacer SEO
  • Como posición 1 en Google solo había (y sigue habiendo) una, mal asunto
  • Como otros invierten, tú debías invertir más para ver resultados: que si enlaces, que si artículos en el blog, que si campañas…

Y para colmo, ¡boom! Empiezan a asomar la cabeza a nivel orgánico los amigos de Hotels.com, Booking, Expedia, Tiqets, Trivago, TripAdvisor y demás OTA y metabuscadores.

Ni qué decir tiene del daño que hicieron a todos los demás: su capacidad de arrasar con todo lo que se ponía por delante era bestial. Tenían dinero por un tubo para invertir y el que no andaba tan sobradísimo de recursos, como tú, tenía que pagar el pato y tomar una decisión: ¿sigo haciendo SEO con la esperanza de ver unos resultados que no llegan o intento otra cosa?

Posibles soluciones hasta ahora II: AdWords o Google Ads

El SEO no era la única solución cuando te diste cuenta que tenías que ponerte las pilas para vender tus productos o servicios turísticos.

Había otra, a primera vista menos apetecible, que también podría encajar.

Te hablo de la publicidad de AdWords, un coto quizá (insisto, quizá) más reservado para empresas con una economía más desarrollada.

AdWords, hoy en día conocido como Google Ads, es el nombre que recibe la publicidad de Google. Si tienes un alojamiento segurísimo que has hecho ya o, como mínimo, te lo has planteado.

¿Por qué era menos apetecible a primera vista?

Por lo evidente: de buenas a primeras tenías que pagar por salir en los espacios de Google dedicados a los que lo intentaban.

Y no solo eso: si te formabas y te lo currabas, lo organizabas todo tú y el gasto era solo en tiempo y en PPC (forma de llamar al coste económico que te suponía cada clic en tu resultado).

Pero… ¿Y si no sabías y era una empresa especialista la que te tenía que montar todo el tinglado?

Ahí los costes se disparaban, porque además del PPC tenías que pagar por sus servicios.

¡Horror!

Pero no tan horror porque la publicidad de Google, si se hace bien, es efectiva. Provoca un goteo de ingresos, de mayor o menor intensidad, por el canal que estés publicitando… Que en tu caso era, evidentemente, el directo.

Si tuviste fortuna (o más bien, la buscaste) con AdWords en su día comprobarías que se convirtió en una de tus fuentes principales de ingresos.

Hasta aquí todo ideal, pero te voy a contar lo que pasó hace poquito.

Supongamos que nos llamamos Pedro y que somos propietarios del Hotel Pedro. Pequeñito, resultón, muy familiar.

Para publicitarlo, en AdWords teníamos una campaña mediante la cual a todas las personas que buscaban «hotel pedro» en Google les aparecía nuestro anuncio. Y ya, porque esas búsquedas de marca eran cosa nuestra exclusiva.

Cada vez que alguien hacía clic nos cobraban dinero, pero muy poquito. Lo asumíamos sin problema y el retorno de inversión era fantástico.

¿Y qué ha pasado ahora?

Que si alguien busca de nuevo «hotel pedro» en Google, ¡salen otros en los anuncios además de nosotros!

Hay empresas pujando por nuestro nombre. La mayor competencia provoca que algunos clics se los lleven otros y, además, que nuestros clics sean más caros. Vamos, que nos dejamos más dinero y obtenemos menos visitas de pago, por resumirlo de otra manera.

¿Qué clase de sinvergüenza podría hacer algo así?

Si has pensado en las OTAs y metabuscadores, has acertado. ¿Quién si no?

AdWords, o Google Ads, ya no parece una solución tan apetecible, o no al menos el único medio al que fiar nuestra venta por el canal directo.

Posibles soluciones hasta ahora III: la Diosa Fortuna dirá

El no hacer nada y confiarlo todo al azar o al destino también fue una solución adoptada por muchos. O la resignación en el canal directo: “mira, que vendan mis productos y servicios a cambio de esa comisión y ya está, no nos calentemos la cabeza”.

Si decidiste esto estabas en tu pleno derecho. ¿Para qué liarse la manta a la cabeza, con lo complicado y caro que parecían las otras dos soluciones?

Y a partir de ahora… ¿hay alguna solución distinta?

Estimado trabajador incansable, los milagros no existen.

Por mucho que deseemos que los que se están comiendo el pastel desaparezcan me temo que no va a pasar. Quien tiene el dinero tiene el poder hoy en día. Hay que lidiar con ello.

Pero ojo: lidiar no significa resignarse. ¡En absoluto!

Como te decía al inicio de la carta, hay una cosa que se llama copywriting que ante tantísima competencia, al final, es lo que termina marcando la diferencia.

El copywriting, esa técnica publicitaria americana que no utiliza casi nadie en España y si además nos escoramos al mundo del turismo, todavía menos.

El copy… Si lees a Javi de normal en su blog estarás más que familiarizado con algunas cosas que implica pero si no, te hago un resumen:

  • Cambiar el copy de tu web significa modificar los textos. Cambiar las palabras. Lo más fácil, sin duda, accesible para todo el mundo. No necesitas ser programador.
  • Un buen copy mejora las conversiones. En nuestro sector, el turismo, el copy aumenta las reservas por el canal directo. Adiós comisiones.
  • El copy sirve no solo para reescribir tu web, sino para cualquier comunicación que hagas: redes sociales, emails, anuncios… Es el aceite que hace girar mejor todo el engranaje.
  • El copy no es solo creatividad, sino también método. No hace falta ser la persona más creativa del mundo para escribir un copywriting que funcione; solo basta con seguir el método.

Y la que más me gusta: nadie hace copy en el sector turismo. Ni la competencia de tu tamaño ni los más grandes.

¿Por qué no darle una oportunidad al copy turístico ahora que se puede? ¿Por qué no darle caña al canal directo cambiando únicamente las palabras?

¿Quieres aprender copy turístico?

En mi día a día escribo páginas web de empresas de turismo de distinto tipo. Me dirijo a alojamientos, ecommerce turísticas, agencias de viaje, empresas de venta de experiencias y ocio, guías turísticos… Con el objetivo de ayudarles a mejorar las reservas a través de su web.

Pero… ¿Y si te dijera que te puedo enseñar lo que hago en mi día a día?

¿Y si además lo hiciera de forma gratuita con un pequeño entrenamiento que he preparado?

Así es. Te cuento sobre él:

  • Está dirigido exclusivamente a empresas del mundo del turismo
  • Consta de 4 lecciones en directo y de ejercicios con soporte
  • Es 100% gratuito y si luego quieres ahondar un poco más, en el cuarto directo te cuento tus opciones (16 de mayo)

Arrancamos el día 6 de mayo y finalizamos el 16.

10 días para presentarte más a fondo el copywriting aplicado al sector turismo. Para que veas por qué es una excelente idea trabajarlo. Para que sepas cómo hacerlo. Para que hagas los ejercicios sobre tu propio negocio.

No te prometo resultados, pero sí que mi equipo y yo daremos lo mejor de nosotros mismos para ayudar a que tu web turística rinda más y robe algunas reservas a las empresas más grandes que hemos comentado antes.

De cabeza al training.

¿Te apuntas?

10 comentarios en “Carta abierta a empresas y profesionales turísticos”

  1. El voy en turismo tiene q ser políglota. Te puede ir bien en alemán y no vender tanto en inglés. Es muy complicado para pequeñas empresas/ autónomos.

  2. Me encantaria poder vivir de esto pero quisiera apoyo y efectividad ya que no estoy generando ingresos y estoy viendo que hacer les agradesco su inicitiva y colaboracion espero su pronta respuesta desde Venezuela que demas esta decirles que estamos viviendo momentos inquietantes en la economia gracias .

    • Hola Franca,

      Javi tiene un programa gratuito que te ayudará a empezar y después, si te gusta, cada X tiempo hace un training (también gratuito) para profundizar un poco más. ¡Prueba a ver si te gusta esto del copy!

Deja un comentario