Marca personal offline: la gran olvidada

Tienes un blog precioso. Un logo espectacular. Tus fotografías son 100% profesionales. Escribes entradas mejores que Canción de Hielo y Fuego.

Vamos, que todo el mundo en Internet te respeta y te tiene por una persona de referencia en dospuntocerolandia como dice Andrés Pérez Ortega.

Pero, ¿y en el mundo offline? ¿Eres alguien? ¿Estás preparado para dar la misma imagen en mundo 1.0? Lo más probable es que, por desgracia, la respuesta sea no.

De hecho, hasta yo te respondería que no. Pero eso no quiere decir que no vaya a solucionarlo. ¿Y cómo? Pues eso es lo que te voy a contar en este artículo, que ya tocaba tras casi 2 semanas de “””descanso”””.

Vamos allá. A hablar un poquito de marca personal offline que ya tocaba recuperar el tema.

marca personal offline

El branding va desde la cabeza a los pies

Antes de dar consejos y hablar sobre cómo adecentar tu marca personal offline, voy a explicar por qué es importante aunque trabajes en el mundo 2.0 casi siempre.

Imagina que mañana, gracias a que tu blog tiene cierto éxito y seguimiento, te llaman desde la Universidad para dar una charla a un grupo de emprendedores. Sí, no es tan raro, de hecho yo he estado en algunas donde otros bloggers explicaban a empresas de turismo de la zona cómo gestionar un blog por ejemplo.

Tú, que tan bien luces en el mundo online, puedes pensar que total “esto está chupado, no tiene pinta de ser muy difícil“. Sabes perfectamente lo que tienes que decir, tienes la charla preparada y te has creado un Power Point en Canva que no ha quedado nada mal.

Llegas allí, das tu charla y después empiezas a hacer el famoso networking. Hablas con uno, hablas con otro, tal y cual, y de pronto uno de ellos te dice “Ey, ¿tienes una tarjeta para poder contactar contigo más adelante?“. Se te cae el mundo encima.

Este fallo es un clásico. Y no sabéis la mala imagen que da decir “No, pero si quieres dime tu móvil y yo lo apunto en mi agenda o te doy el mío“. En menos de 10 segundos has pasado de ser un blogger exitoso y un profesional de renombre a ser un cutre.

Lo que digo es muy radical, pero es algo que piensa mucha gente. Y esto es un simple fallo de no cuidar el branding offline.

Tu branding va desde la cabecera que eliges para tu blog hasta los zapatos que eliges ponerte para el evento. Todo cuenta, y sino lee esta entrada de Neil Patel y empieza a darle más importancia hasta a esos detalles (aunque bajo mi punto de vista esto es una exageración).

eres bueno
Hay que buscar esta reacción 😉

Consejos para mejorar la marca personal offline

Imagino que ya habrás visto que la marca personal offline no solo es importante, sino que hasta puede destruir toda tu marca personal online. Al fin y al cabo, ambas son una y deben utilizarse de manera conjunta para conseguir resultados.

Y ahora vamos a seguir con la parte práctica del artículo, que sé que es lo que os gusta. Al fin y al cabo, a todos nos gusta mucho más la práctica que la teoría, ¿no? 😉

1. Traslada tu imagen online al offline

No puede haber un cambio radical entre cómo eres en el mundo online y cómo eres en el offline. Tu personalidad no debe de cambiar y eso se debe reflejar en cómo hablas, cómo te vistes, cómo te comportas con el resto, la manera de exponer tus ideas, el contenido y en absolutamente TODO lo que hagas.

Por ejemplo, si sigues mi blog con regularidad verás que me encantan los gifs. Uso muchos y los prefiero a las imágenes. Sin embargo, en la única presentación que he hecho no puse ni uno. Esto es un fallo de branding y rompe la concordancia entre imagen 2.0 y 1.0.

Lo mismo ocurre si eres una persona que hace muchas bromas en los posts o que cuenta experiencias personales. Si luego sales de la cueva 2.0 sigue siendo así, no cambies o tu imagen no tendrá mucho sentido.

ilogico
No seas ilógico pasando del 1.0 al 2.0.

2. Prepara todo lo que necesitas para hacer networking

El networking es una parte clave del mundo 1.0. Hagas una presentación, vayas de oyente o simplemente vayas a tomar un café con un grupo de bloggers necesitas algunas cositas antes de presentarte por allí:

  1. Tarjetas de visita: de verdad que parece una chorrada y algo muy arcaico, pero en la mayoría de sectores las tarjetas acaban haciendo falta. Sí, sé que está ahí LinkedIn, que pueden seguirte en Twitter o contactar contigo en tu blog, pero la tarjeta es un básico del mundo 1.0. Cuestan muy poco y aquí mismo puedes pedir tus tarjetas de visita.
  2. Ropa: una camiseta con el logo de tu blog hace mucho, mucho por tu imagen. ¿Y qué puede costar? ¿10 € máximo? Conozco empresas que compran cientos de camisetas antes de ir a los eventos y hacen que todos sus empleados las lleven para generar branding e incluso para regalarlas a aquellos con los que contactan allí. Y funciona, de verdad, funciona muuuuuy bien.
  3. Presupuestos, trípticos y “más información”: no hace falta que este tipo de cosas las lleves de manera física, pero sí que las tengas preparadas para enviarlas enseguida a través de un correo. Si alguien tras hablar contigo quieres saber más sobre ti, no solo le mandas a que mire tu web, sino que le mandas un correo con toda la información.

Con estos tres elementos preparados el networking no puede salir mal. Bueno, sí que puede salir mal: si no eres capaz de decir más de 3 palabras sin temblar y si hablar te da más miedo que ver la película del exorcista. Practica tu oratoria y háblale mucho al espejo.

quiero saber mas
Provoca esta reacción con tus tarjetas, ropa y otros elementos 🙂

3. Limpia tus redes sociales

Antes de ir a un evento haz un lavado de cara en el mundo 2.0. Lo lógico es que tras contactar en el 1.0 muchas de estas personas pasen a mirar qué tal te mueves en dospuntocerolandia. Y si se encuentran que todo está desactualizado volvemos a lo mismo: discordancia y “meeec” error.

Algo tan fácil como hacerte unas fotos nuevas para redes sociales, revisar los perfiles para ver que concuerdan con tu situación actual y contactar con algunas personas que vayas a ver en carne y hueso es más que suficiente. Tampoco hace falta que quemes Hootsuite y prepares 10.000 actualizaciones para parecer el tío más actualizado de la historia.

limpiar redes sociales
Clean, clean, clean!

4. Exponte a los focos

Yo soy muy tímido. De verdad, me cuesta mucho hacer una pregunta en un evento y era de los que en clase lo sacaban a la pizarra y parecía una gelatina de fresa. Pero eso tiene que cambiar.

Sigo siendo un poco desastre, pero cada vez me apaño mejor porque no hay otra. Un tweet, un comentario en Facebook o en un blog es muy fácil de escribir comparado con una conversación real cara a cara. Preguntar una duda en Internet es simple, pero hacerlo en un evento en el que hay 300 oyentes es otra cosa, ¿verdad?

Intenta exponerte a los focos. No tienes que ser el centro de atención si no es necesario, pero tampoco debes ser el último mono. Yo desaproveché varias oportunidades cuando fui al Internet 3.0 en mayo (aunque aproveché muchas otras), cosa que no haré en un futuro.

centro de atencion
Tampoco hace falta esto eh 😀

5. Prepara a conciencia tu elevator speech

Ya hablé en su día en este post de fast-consejos de marca personal sobre el elevator speech y lo vuelvo a recalcar aquí. Llega alguien, te pregunta “¿y tú a qué te dedicas?” y te quedas en blanco. Desastre.

Hazte amigo de tu espejo o cuéntale a tu novia, tu amigo o quien sea tu elevator speech. Mejóralo y hazlo parecer tan natural que parezca que las palabras fluyen como el agua de un río. Que no parezca forzado ni preparado, que eso es incluso peor.

A mí me cuesta mucho trabajo hacer que a veces la gente comprenda que soy copywriter. De hecho, muchos me miran raro y me dicen “ese es un término de esos que os inventáis para parecer más guays“. Sin embargo, si digo que soy redactor me situarían en otro escalón profesional, por lo que tengo mi elevator speech para explicarlo y que se comprenda.

Lo creas o no, no es lo mismo decir que eres copywriter a decir que eres redactor al igual que ser CEO de una empresa mola más que ser el presidente o director. De hecho la palabra presidente suena hasta rimbombante ya.

shock
No te quedes así…

A salir de la cueva

Ya está, ¿no parece tan difícil no? La inversión es mínima y requiere mucho más trabajo de horas y de preparación que de dinero, ya que el precio de unas tarjetas, camisetas o elementos gráficos es ridículo en comparación con la preparación de un elevator speech.

Antes de cerrar el post, me gustaría hacer un llamamiento: quiero dar una ponencia. Es algo que me gusta, me encantó la experiencia con Jimdo y quiero volver a repetirla. Yo no se lo voy a pedir a nadie, que es muy cutre, pero si has llegado hasta aquí, lees esto y tienes un evento en el que podría encajar… contacta 😉

Para finalizar, lo de siempre: unas preguntitas:

  • ¿Te sientes preparado para defender tu marca personal online en el mundo 1.0?
  • ¿Qué otros elementos o consejos le darías a alguien que tiene que cuidar su marca personal offline?
  • ¿Alguna mala o buena experiencia relacionada con este tema?

PD: espero que muchos estéis de vacaciones disfrutando de agosto. Si estáis por Cádiz o alrededores, mandadme un tweet, mensaje privado o contactar conmigo en el formulario. Podremos practicar un poco de marca personal offline juntos 🙂

12 comentarios en “Marca personal offline: la gran olvidada

  1. Buenas Crack.

    Aunque he andado algo ausente ultimamente, nunca pierdo la oportunidad
    de seguir la proyección de tu blog, la cual no deja de sorprenderme gratamente.

    Con respecto al artículo, estoy de acuerdo contigo Javi.

    El mundo 2.0 está muy de moda, estamos dirigiendo todo el foco a las redes sociales, los blogs y los marketplaces.

    Sin embargo a veces se nos olvida que detrás de todo el embalaje electrónico donde nos envolvemos diariamente existen hasta personas.

    Debido a los hábitos adquiridos (quizás por nuetra profesión) y las tendencias sociales, es fácil verse envuelto en una dinámica un tanto desaconsejable donde no vemos horizonte más allá de la pantalla de nuestro ordenador.

    Pienso que hay que buscar un equilibrio y no dejar que el mundo 2.0 devore al 1.0 que ese ya se lo están cargando entre políticos, banqueros y empresarios con una elevada predilección por ejecutar Expedientes de Regulación de Empleo.

    Lo de las tarjetas de visitas, es cierto que parece algo antiguo, pero nada más lejos de la realidad, viene muy bien llevar siempre alguna encima por si se presenta la ocasión de que alguien te pida tus datos para algún tema profesional, la imagen que das mola más que la que darías si le pasas la informacion de contacto por el “wasthapps” y la primera imagen que das es muy impotante, no sólo en el mundo 2.0 también en el 1.0.

    Un saludo crack y a seguir deleitándonos con tus artículos.

    • ¡Buenas Antonio!

      Nada hombre, si hasta yo estoy ausente en este mes, que hay que descansar 🙂

      Es peligroso entrar en esa dinámica, ya que por un lado perdemos oportunidades del mundo offline (que hay muuuchas) y nos desacostumbramos a tratar con la gente sin un teclado de por medio.

      Las tarjetas a mí siempre me parecieron algo anticuado como dices, pero ya me ha pasado más de una vez que por no tener una he dado una imagen penosa. Menos mal que ya está en proceso mi tarjeta nueva, que ya toca 😀

      Un abrazo y muchas gracias por tus palabras y por comentar crack.

  2. Hola!

    Me ha gustado mucho este post y mis mas sincera enhorabuena. La verdad que soy un poco nuevo en todo este mundillo, pero si lo que dices es muy importante. Yo lo entiendo desde el punto de vista de coherencia de marca. Creo que es un caso equivalente a cuando visitas una pagina web y esta todo perfecto y de personificas al lugar y todo es un desastre. Hay una frase una potente que creo que resume lo que dices que me dijeron hace un tiempo y siempre he recordado: “Todo comunica, pues comuniquemos con todo”. Todo lo que hacemos y dejamos de hacer dice algo de nosotros, de nuestra marca, y hay que cuidar cada detalle, tanto delante de la pantalla como fuera de ella.

    Un abrazo,
    Carlos.

    • ¡Hola Carlos!

      El ejemplo que has puesto no podía ser mejor. Si una empresa te parece cutre cuando la visitas tras ver su web, igual de cutres pareceremos nosotros si cuando traspasamos la barrera 2.0 tenemos una imagen más que floja.

      A comunicar con todo, que hay que aprovechar cada oportunidad que tenemos.

      Muchas gracias y un abrazo 🙂

  3. Diste con un tema que me preocupa… No me obsesiona mi imagen porque mi formación profesional es intelectual. Sin embargo, trabajo cotidianamente con alumnos y si algo puedo asegurarte, es que cuando tenés treinta pares de ojos sobre tu cuerpo es difícil no estar pendiente de los detalles de tu presentación. Los alumnos no suele ser discretos. Por otra parte, siendo mujer, los cuidados ya no son tan básicos: las personas que te presentan con un cometido profesional, observan tu piel, pelo, uñas y zapatos sin duda. Puede leerse trivial, pero un crecimiento en las raíces…es mala presentación salvo que seas Lady Gaga o su agente. A esto se suma que tiene que existir una coherencia, como bien decís, entre tu página, tus redes y tu apariencia. ¿Quién dijo que era fácil? Yo también soy tímida en grandes grupos pero cada presentación o clase la asumo como una actuación. Tu post renovó mi propósito de cuidar esos aspectos que suelo olvidar (como las tarjetas personales…) Gracias!

    • Hola Paula,

      Tienes razón en que en el aspecto físico a las mujeres se les exige más que a los hombres habitualmente, por lo que todavía hay que tener más cuidado en este tema. Trabajar con alumnos es una locura, yo he sido profesor gran parte de mi vida y sé lo que es eso 🙂

      Bueno, espero que te hagas esas tarjetas y sigas cuidando tan bien todos estos aspectos de la marca 1.0.

      Un saludo

  4. ¡Muy muy buen artículo, Javi!

    Estoy totalmente de acuerdo con la frase “El branding va desde la cabeza a los pies”. Es que todo es branding, cada palabra, cada gesto, cada interacción.

    Lo del 2.0 y el 1.0 son simplemente medios para comunicar, pero lo que comunicamos (que está por encima del medio) es la marca. Incluida la (buena) imagen personal, que parece que se relega sólo para los más “anticuados”, porque sí, es im-por-tan-te.

    Gracias compartir esas reflexiones de una cabeza bien amueblada.

    • ¡Hola Arancha!

      El branding es todo lo que hacemos, aunque ni nos demos cuenta. Hay que aprovechar nuestra imagen, nuestras acciones y todo, todo porque como dijo Carlos en un comentario más abajo “todo comunica”.

      Muchas gracias a ti por pasarte y comentar Arancha 🙂

  5. Hola Javi,
    lo de las tarjetas de visita es algo que tenía pensado. Es fundamental y da otra imagen, que nos guste o no, no todo el mundo está acostumbrado a lo Online.
    Lo de la camiseta tiene gracia porque en parte me lo había planteado pero por otra parte lo veía como dar demasiado la nota. Hace poco lo vi por primera vez a un blogger de mi tierra que fue a unos premios con la camiseta del blog y a lo mejor me animo, quien sabe 🙂
    Por otra parte, pienso que los copy y profesiones típicas internautas tenéis que estar hasta el gorro de explicar lo que hacéis.
    Un abrazo 🙂

    • Hola Carolina,

      Las tarjetas hay que hacérselas, que cuesta muy poco y la imagen que dan a cambio es muy buena 🙂

      La camiseta es un punto diferenciador. Puede parecer una sobrada, pero yo he comprobado con el caso de una empresa que conozco que funciona de maravilla. Esta gente se llevan decenas de camisetas, las regalan y después se traen otros tantos clientes gracias a este tipo de acciones.

      Jaja, pues sí. La verdad es que mucha gente me pregunta “pero a ver, ¿tú a qué te dedicas?”. Ya tengo el discurso preparado y todo jaja

      Un abrazo

  6. Este artículo sigue en plena vigencia dos años después y me parece muy interesante recordar que la marca personal no se limita sólo al ámbito digital. Plantearla para el mundo on line puede traer estos problemas que comentas aquí. Por una parte está la grandísima tentación de crearse un alter ego o un personaje que sea difícil de mantener en el face to face. Hace unos años “sufrí” este fenómeno de desdoblamiento de personalidad. En un proceso de selección elegí a una chica con una fascinante marca personal digital. En el trato offline era encantadora, la verdad, pero no podías evitar sentir la decepción de “esto no es lo que yo me había comprado”.

    Creo que en esta historia que comentas has sido incluso demasiado optimista (jejeje). Me imagino que el principal problema será a la hora de plantear y de ejecutar esa acción física de presentación.

    • ¡Hola Susana!

      Sí, al final hay que tener una marca balanceada en el mundo online y offline. Conozco a muy pocas personas que triunfen, vivan de lo que quieren y demás sin haber pisado el mundo offline con éxito.

      Al final, hasta en un sector como este tan online, tarde o temprano te toca ir a sitios y hablar cara a cara. Y las mejores colaboraciones, tratos, clientes y demás se cierran cara a cara 🙂

      Un abrazo

Deja un comentario

CommentLuv badge