Divide y vencerás

Aproximadamente en el año 117 el Imperio romano controlaba prácticamente todo el mundo conocido y a la mayoría de las civilizaciones más avanzadas del mundo. Sus fronteras no tenían fin y la vasta extensión de Roma asustaba con solo verla, pero… ¿cómo consiguieron los romanos llegar a controlar durante tanto tiempo esa gran cantidad de territorio?

Bajo la premisa del divide et impera o, como decimos hoy en día, divide y vencerás.

Roma no se dedicaba a controlar todas y cada una de las ciudades que conquistaba, sino que creó un sistema por el que delegaba el mando de dichas conquistas a ciudadanos de las mismas a los que se les daban privilegios, llegando a dejarlas funcionar de manera independiente en muchos de los casos. Este es el principio del divide et impera: no intentes controlarlo todo, delega y da libertad y poder.

¿Y por qué os cuento todo esto? Porque hoy quiero hablaros de la importancia de delegar, y creo que pocos ejemplos más grandes hay en la vida de lo que se puede conseguir delegando que el Imperio romano.

divide y venceras

La ley de Pareto y el 80/20

La ley de Pareto dice que el 20% de las cosas que hagas van a generar el 80% de tus resultados. Por poner un ejemplo práctico, significaría que el 20% de tus clientes son los que te van a dar el 80% de tus beneficios o que el 80% del éxito que puedas tener va a depender de un 20% de tus acciones.

¿Qué quiere decir esto? Que no todo lo que puedes hacer a diario es igual de importante. Un cliente no es igual que otro, contestar un correo no vale lo mismo dependiendo de la persona a la que se lo contestes o simplemente el esfuerzo de crear un post u otro nunca es similar. Cada acción tiene su valor y cada una tiene una importancia muy diferente.

Yo puedo tener 10 clientes, pero si dos me pagan 20 € por una hora de trabajo y otros ocho 6 €, es evidente que no tienen el mismo valor. Eso no quiere decir que no se valore a cada cliente como se debe, solo que se debe dar prioridad a aquellos más importantes e ir optimizando al máximo tu tiempo para satisfacer a ese 20% de los clientes que más te generan.

Entonces… ¿qué hago? ¿Dejo de hacer el 80% de las cosas que hago y me centro en el 20%? Espera, no vayas tan rápido, que aquí entra en juego la solución para todos tus problemas: delegar.

perro delegar
Lo siento, en tu perro no vas a poder delegar nada 😀

Delegar, más difícil de lo que parece

Yo empecé escribiendo por cuatro duros hace unos meses a diferentes clientes, más como redactor que como copywriter. No tengo nada en contra de ellos, ni mucho menos, pero hace cosa de un mes o así decidí que tenía que empezar a sumar horas al reloj y a restarlas de horas de trabajo para poder, entre otras cosas, vivir y salir a la calle de vez en cuando 😀

Gracias a esos clientes probablemente hoy estoy donde estoy, ya que me han dado experiencia, contactos y el dinero necesario para ir sentando las bases de este y otros proyectos. Sin embargo, llega el momento en el que los tienes que dejar ir para seguir avanzando.

A mí no me gusta “dejar tirado” a nadie, ni mucho menos, por lo que decidí empezar a delegar algunos trabajos a un conocido mío que sabía que no era nada malo escribiendo. Tiene talento, es rápido y trabaja bien, así que poco más se puede pedir a la hora de pasar un trabajo tuyo a otra persona.

El problema es que todos estamos diseñados para no saber delegar. Cuando llevas un tiempo haciendo algo, lo haces a tu manera y te acostumbras a verlo hecho así siempre. Si tú pones esa coma ahí, quieres que el otro la ponga. Si tú te expresas de esta manera, quieres que el otro también lo haga. En definitiva, no quieres delegar, quieres crear un clon de ti mismo que haga todo lo que a ti no te da tiempo a hacer.

delegar

Los clones no existen, los colaboradores sí

Por desgracia los clones no existen aún y, en caso de existir, no creo que ninguno de nosotros pudiéramos permitírnoslos. Así que hay que aprender a saber que delegar no significa convertir a otra persona en ti mismo para que haga tu trabajo, sino en darle ese trabajo a alguien que pueda hacerlo igual que tú con su estilo y siguiendo ciertas pautas generales.

Al principio cuesta mucho y, tanto en una empresa como en un estúpido trabajo de clase, acabarás intentando mirar cada detalle y hacerlo tú todo para que quede “perfecto”. No obstante, cuando te des cuenta de que esas 7-8 horas semanales que dedicabas a estas cosas se las has pasado a otro, que lo hace igual de bien que tú, y encima en esas horas acabas generando el doble o el triple de beneficio… ahí ya empezarás a dejar de meterte en todas partes 🙂

Hay mucha gente que muere de éxito, de intentar abarcarlo todo y por culpa de eso no sigue dando pasitos que podrían llevarlo a un lugar mucho mejor del que está ahora. Y todo simplemente por no delegar, no arriesgar y no seguir esa ley de Pareto del 80/20, lo que se traduce en que tu coste de oportunidad se sube por las nubes y pierdes más de lo que realmente ganas.

Recuerda, el Imperio Romano no se creó poniendo a sus líderes a realizar todas las tareas en cada una de las provincias ni revisando cada punto de cada una de ellas. Sé un poquito más Julio Cesar, deja de intentar abarcar todo lo que quieres hacer y delega o elimina tareas que sabes que te están restando tiempo de hacer otras cosas mucho más productivas.

Como dice la famosa canción de Frozen, let it go 😉

14 comentarios en “Divide y vencerás

  1. Qué gran artículo y qué buen ejemplo con el imperio Romano. Yo estoy empezando a tener el problema que comentas, demasiado trabajo pero no me gusta delegar (al menos de momento) porque me gusta hacerlo a mi manera. Tarde o temprano voy a tener que hacerlo porque sino no voy a poder salir a la calle como bien dices jaja.

    Supongo que una vez empiezas a delegar tareas te acostumbras.

    Un abrazo Javi, ¡con cada artículo te superas!

    • Hola Jose!

      A nadie le gusta delegar creo yo, al final todos queremos hacer el trabajo a nuestra manera, pero o lo hacemos o nos vamos directamente a una tumba con la sobrecarga de trabajo 😀 Lo importante es encontrar alguien en quien delegar y de quien te fíes, de nada sirve delegar y después tener que estar revisándolo todo.

      Un abrazo y muchas gracias por tus palabras Jose! 😉

  2. Estupendo post, Javi!. Me ha encantado. Cuánta razón, pero que complicado se nos hace a veces implementar acciones que a simple vista se ven tan lógicas y coherentes, verdad?. La teoría se entiende bien pero pasar a la práctica es otro cantar, jeje. Me gustaría compartir algunos truquillos que a mí me han funcionado hasta el momento.

    Creo que es fundamental saber reconocer el momento en que sí o sí hay que empezar a delegar; bueno mejor darnos cuenta un pelín antes, para evitar el caos y la desesperación de tomar medidas (posiblemente erróneas) en el último momento, estresados y con fechas de entrega pisándonos los talones, uff que mal rollo… La planificación y la organización de nuestro día a día pueden ser de gran ayuda para detectar cuándo nos vamos acercando a ese momento crítico y actuar en consecuencia. Otro punto que me parece interesante es saber en quién delegamos. De ahí la importancia de fomentar las relaciones personales, especialmente en el trabajo. Aparte de la satisfacción de conocer personas con motivaciones e intereses similares a los nuestros, es en el ámbito laboral donde podemos acceder más fácilmente a perfiles parecidos al nuestro, con lo que se incrementan las posibilidades de dar con nuestro alter ego (a falta de clones 🙂 ).

    Recibe un abrazo!.

    • Buenas Nuria!

      Desde luego, la teoría es bonita pero al final a todos nos cuesta un mundo delegar porque, como le dije a Jose, queremos hacerlo todo nosotros porque opinamos que “somos los mejores haciéndolo” 😀

      Sobre lo que comentas, totalmente de acuerdo. Cuanto antes identifiques cuando debes delegar y tengas a personas a tu alrededor con las que puedas contar para ello, mejor que mejor. Sino al final pasa lo que pasa, que se hace a la ligera, de cualquiera manera, delegando en el primero que pasa por delante y con resultados mucho peores.

      Lo del alter ego sería la solución perfecta, pero me da que es bastante difícil jaja aunque en los casos en los que se encuentra más que “divide et impera” se podría decir que “la unión hace la fuerza”, ya que entre dos personas con perfiles y mentalidades muy parecidos se puede dividir el trabajo y trabajar juntos a la vez de manera mucho más fácil.

      Un abrazo!

  3. Hola Javi!!

    Hace poco que sigo tu blog y hoy mismo me estreno comentando un post, pero he de decirte que me siento muy identificado contigo en varios aspectos.

    Creo que el tema “delegar y cómo hacerlo” da para mucho, es el eterno dilema en qué todos nos encontramos en un momento u otro de nuestra andadura profesional y debemos saber bien cómo hacerlo y con quién.

    Cuándo tienes la sensación que no llegas a todo, que le faltan horas a tus días y que para reyes quieres un “clon”, es un síntoma claro que debes empezar a delegar. Pero eso son buenas noticias, a mi manera de verlo, significa que estás teniendo cada vez más trabajo y clientes y que además con la incorporación de un nuevo miembro en tu equipo “previamente seleccionado” dotas a tu marca de más sabiduría experiencia y puntos de vista, cosas que siempre vienen bien.

    Hay muchas y variadas opiniones al respecto, pero para mí, las claves a grandes trazos son; la organización y planificación anticipada del trabajo, determinar qué tipo de persona necesitas para tu equipo y por último ser un buen líder que motive, forme y valore a su equipo.

    Me pasaré más a menudo por tu blog! Me gustan estos artículos que no son ni blanco ni negro, sino que quedan abiertos a la imaginación de cada espectador.

    Te deseo muchos éxitos Javi!

    Saludos compañero 🙂

    • Hola David!

      Yo también he leído alguna vez tu blog, ya que ambos estamos medio conectados por el señor Dean (está en todas partes jaja) y me alegra que te pases por aquí.

      Desde luego, a poco que empieces a generar trabajo tarde o temprano te llegará el “delegar o morir” y eso jamás hay que tomarlo como una mala noticia. Además es eso, tienes otro punto de vista, significa que tienes mucho trabajo y que además puedes ayudar a otro dándole trabajo.

      Comparto al 100% tus claves, aunque yo todavía soy un poco desastroso en el primer punto. Sin embargo, para mí el vital es el último y es algo que marca la diferencia entre un colaborador activo y otro que solo va a salir del paso. Si los motivas, los valoras y los mimas como me gusta a mí decir, todo funciona mejor.

      Jaja, me ha gustado esa frase de ni blanco ni negro. Al final, como he comentado alguna vez, nadie tiene la verdad absoluta y yo prefiero dejar que cualquiera que me lea reflexione y saque sus propias conclusiones de lo que ha leído.

      Por cierto, me pasaré por Bloggorium también que tengo pendiente leer algunos artículos que marqué en su día. A ver si puedo delegar más y tener tiempo para leer, que buena falta me hace 😀

      Un saludo y lo mismo te digo compañero! 😉

  4. ¡Hola Javi!

    Resulta que hace más de un año me encontraba totalmente saturado por unos cuantos proyectos que llevaba en rueda y de los cuáles tuve que decir adiós a alguno de ellos.

    Por esa época comenzaba en los negocios online y las ganas de querer llevarlo todo en rueda me impidieron querer delegar, cuando en realidad era lo más razonable y rentable en esa situación.

    Sin duda, delegar es un reto más que una labor y es algo que debemos aprender a llevar a cabo para que el trabajo no nos acabe consumiendo.

    Junto con automatizar, éstas son para mí las dos palabras clave de los negocios online.

    ¡Un abrazo!

    • Buenas Alejandro!

      A veces, si no se puede delegar, directamente decir adiós también es una buena opción. Aun así, delegar es importante porque te mantiene en contacto con muchas otras personas, tienes cierto control y siempre puedes llevarte un pequeño trozo del pastel “sin hacer nada” por así decirlo.

      En definitiva, si delegas bien y a la gente adecuada, te puedes quedar un % pequeño de ese trabajo, tener muchos contactos que en un futuro pueden pedirte más trabajos y además ir conociendo personas en las que puedes confiar para un futuro trabajo.

      Y como bien dices, automatizar y delegar son las claves de un negocio online. Es lo que dice el jefe de todo esto, Tim Ferriss, que aunque no me guste su libro tiene toda la razón en lo que pretende transmitir.

      Un abrazo crack!

  5. Totalmente cierto Javi, lo que cuesta delegar a veces…pero lo importante que es. A mi me pasa mucho lo que dices de que quieres que el otro sea un clon tuyo, que tu lo harías de otra manera pero claro, eso es imposible además de que no quiere decir que el trabajo hecho esté mal.

    En definitiva, al final o delegas o acabas quemado.

    Un saludo

    • Y tanto, más que nada porque creo que los seres humanos estamos configurados “de serie” con un extra de desconfianza, algo que al final tampoco es malo para ciertas cosas.

      Sobre lo del clon poco que decir, es que a veces nos obsesionamos. Yo he llegado a intentar “entrenar” a alguien para que haga las cosas como yo, en fin… menos mal que ya he aprendido jaja

      Un saludo!

  6. Hola Javi.

    Muy bueno el post… como de costumbre vamos xd. Te animo a que sigas escribiendo artículos de este tipo comparando conceptos históricos con nociones de marketing, branding, blogging o lo que se te ocurra, pues le da un toque personal y cultural que me gusta mucho.

    “Divide y Vencerás” es de las primeras cosas que nos enseñan en las clases tanto de análisis como de programación, a veces los sistemas más complejos divididos en fragmentos más pequeños son de los más sencillos de realizar.

    Muchas veces queremos abarcarlo todo sin darnos cuenta como bien indicaste en un artículo anterior que no somos “dios” y hay que aprendrer en delegar en los demás… aunque yo he conocido a algún que otro jefe que no ha tenido ese problema precisamente jejeje…

    Venga crack un saludo y a seguir así.

    • Hola Antonio!

      Muchas gracias, me encanta que os gusten estos posts blogging-branding-históricos, tiraré por aquí de vez en cuando porque me encanta la historia aunque no sea un experto ni muchísimo menos 🙂

      Yo estuve un año en la carrera de informática y la verdad es que lo que dices es así, aunque es algo que ocurre en general con cualquier problema complejo. Si tienes que estudiar un tochazo de libro es un problemón, pero si lo dividides, lo ordenas y estudias por partes, al final es mucho más fácil.

      Jajaja, lo de los jefes que extradelegan también me suena. Por desgracia, eso más que delegar es tener mucha cara… la de jefes poco cualificados que hay en España, en fin.

      Un abrazo!

  7. Que bueno. Se me ha hecho corto el post, que lo sepas. Me ha gustado mucho, sobre todo como has cogido el imperio romano como ejemplo para el delegar. Sin palabras me dejas. Ademas ultimamente estamos aprendiendo historia contigo, aunque un poco bélico, jajajaja.

    Pues si que delegar cuesta, sobre todo cuando tienes claro en la cabeza como quieres que se hagan las cosas. Hace un tiempo dirigi una revista gratuita de difusion local. Era mi bebe. La hice yo de la nada y sabia lo que queria de ella. Pero claro, todo, cada coma, cada foto tenia que pasar por mi. No en plan mal, para nada, pero si que queria dar el visto bueno a todo. Al final tenia super estrés y comence a delegar mas y mas y lo mejor de todo es que me di cuenta que, aunque no estaba todo al 100% como yo lo hubiera hecho, estaba perfectamente realizado y ademas me habia quitado mucho trabajo de encima.
    Asi que si, hay que tener un punto de que, si confias en la o las personas en las que estas delegando, tienes que “dejarte ir” un poco y soltar el control sobre todas las cosas. Rindes mas, el trabajo estará perfectamente y te habras quitado de encima muchhss horas, mucho trsbajo y mucho estrés. Asi que todos contentos.

    Gracias por el post, gran reflexion.

    Un abrazo Javi!

    • Uff, como tenga que estar escribiendo tochazos como los del de Goebbels me vais a matar 😀 Aun así ya volveré a las andadas, pero esta semana creo que será mas light de este tipo. Los ejemplos bélicos son porque es la parte de la historia que más me gusta, siempre me encantaron los juegos de guerra jaja

      Me identifico al 100% contigo. Yo intenté crear una revista deportiva y me agobié al máximo porque estaba como tú: revisando cada punto, coma, foto y detalle. Al final la revista se fue al garete porque al intentar delegar y dar libertad la gente no se comprometió ni lo más mínimo, pero estar 6-7 horas al día en algo que ni generaba dinero era una locura.

      En cambio, si como te paso a ti, consigues delegar y funciona bien (aunque no sea a nuestra manera) es una liberación total y te deja centrarte en ese 20% importante del que hablaba en el post.

      Un abrazo Jorge!

Deja un comentario

CommentLuv badge