¿Tu “Sobre mí” o “Acerca de” es un desastre? Aquí tienes a los 5 culpables

errores-escribir-sobre-mi

Mi “Sobre mí” es la 5ª página más visitada de mi blog.

Y estoy contando todos los posts, episodios del podcast, etc.

Estamos hablando de que, teniendo unas 10 páginas públicas, más de 100 posts y otras tantas páginas privadas de One Week Copywriting… el “Sobre mí” sigue venciendo a la mayoría.

Por algo será, ¿no?

Antes de leer este post quiero que vayas a Google Analytics y mires qué puesto ocupa tu “Sobre mí” en el ranking de páginas más vistas. Puede que no esté en el puesto Nº 5, pero no creo que ande muy lejos.

Y, a pesar de la importancia de esta página, la seguimos “maltratando” a diario.

Le damos poco valor, la escribimos de cualquier manera y es una de las secciones que menos actualizamos con el tiempo en nuestro blog o web. Y ocurre tanto con empresas como con bloggers.

Todo eso nos lleva a una situación: a cometer decenas de errores en una de las páginas que, vistas las estadísticas, es vital para generar confianza y ventas.

Hoy he decidido “obligarte” a enfrentarte con los 5 culpables principales de que tu “Sobre mí” o “Acerca de” sea aburrido, poco efectivo y nada útil.

Sigue leyendo y verás todos los errores que estás cometiendo. La buena noticia es que, una vez leídos, dejarás de cometerlos de inmediato 😉

1. Sobre mí ≠ todo sobre mí

Que esta sección se llame “Sobre mí”, “Acerca de” o “Sobre nosotros” no quiere decir que sea al 100% para ti o para tu empresa.

Grábate esa frase en la cabeza: tu sobre mí no es realmente una página sobre ti. Es una página sobre lo que tu audiencia debe saber sobre ti con varios objetivos:

  1. Explicar de qué va todo esto: que entiendan de qué va tu blog/web/empresa y cuál es tu objetivo principal.
  2. Generar la confianza necesaria: las personas compran a personas y necesitan saber que tú eres una de ellas. Da igual si eres una multinacional o un blogger, aquí hay que forjar una relación.
  3. Conseguir más ventas: la mayoría de posibles compradores de tus servicios y productos, sobre todo si eres blogger, van a visitar esta página antes de comprar. Querrán saber quién eres y, si los convences, sacarán sus carteras.

Siempre hay hueco para que cuentes curiosidades, hables de tu vida o de cosas más personales, pero esto no puede ser el 100% de la página.

No se trata de ti, se trata de lo que ellos quieren saber de ti 😉

Para muestra de ejemplo me tienes a mí mismo. Entra en mi “Sobre mí” y verás que, antes de hablar realmente de mí, hablo de lo que el lector puede encontrar en el blog.

La página tiene unas 1.500 palabras y hasta las 850 no digo la primera palabra sobre mi historia.

2. ¿Una foto de stock? Por favor…

¿Por qué?

De verdad… ¿por qué?

No creo que haya nada más feo para poner en esta página que una maldita foto de stock.

Imagínate la cara que pone la otra persona cuando intenta saber más sobre ti y se encuentra una foto que ha visto 200 veces en 200 webs distintas en los últimos 12 meses.

Autodestruyendo tu confianza en 3… 2… 1…

Déjate de tonterías, de miedos y de chorradas. Sacarte unas fotos decentes en tu escritorio, en un fondo neutro o simplemente en un entorno que encaje con tu profesión no cuesta un duro.

Da igual si eres guapo como Brad Pitt, tienes la cara más operada que Renée Zellweger u odias las fotos más que yo (sí, no me gustan).

Tienes que hacerte una foto en condiciones y subirla a esta sección. Y sobre todo si es una foto que encaja con cómo eres, el tono que usas y el negocio en el que estás.

ejemplo_foto_maria_bolivar
Fotografía del “Sobre mí” de María Bolivar de Proyecto Copy.
pat_flynn
Imagen del “About me” de Pat Flynn de Smart Passive Income.
ejemplo-imagen-sobre-mi
“About” de Cultivated Wit, una empresa que se dedica a hacer reír (hasta con sus fotos).

3. Y… ¿ahora qué?

Colorín, colorado, este cuento se ha acabado.

Si tu “Sobre mí” o “Acerca de” acaba así, tienes un problemón.

¿Para qué has escrito toda esta página?

Sí, está claro que habrás generado confianza y demás, pero ya que estamos… ¿no estaría bien llevar a toda esta gente a otro sitio?

Han entrado en el flow de tu personalidad, están 100% conectados contigo y tú vas y los dejas tirados en la cuneta digital.

Ahora es el momento de que los lleves donde tú quieras:

  1. Que vayan a descargarse el curso que ofreces gratis para nuevos suscriptores.
  2. Que se lean tus posts más populares.
  3. Que contraten tus servicios.
  4. Que te contacten.
  5. Etc.

Llévalos a alguna parte. Si no lo haces es como si tuvieras una cita y, justo cuando la chica está esperando que la invites a cenar, coges y te vas.

No, no, no señor. Hay que ser todo un caballero (¡o señorita!).

ejemplo_cta
Ejemplo extraído del blog de Conversión Óptima de Pedro Sánchez.
ejemplo_rosa_morel_sobre_mi
Ejemplo extraído del “Sobre mí” de Rosa Morel.

4. ¿Eres el mejor? No me lo digas tú

Imagina que soy director de cine.

He dirigido una película, la he montado y ahora quiero que la veas.

Por eso voy y te digo:

Eh, mi película es buenísima. No vas a ver una mejor en tu vida.

¿Me creerás? Lo dudo. El producto es mío, el interés es mío y los beneficios de que tú vayas a verla son para mí.

Creo que hay un pequeño (gran) conflicto de intereses.

Por eso, para reforzar tu autoridad, te toca tirar de varias fuentes que te ayuden a generarla:

  1. Testimonios de lectores, clientes o amigos del sector.
  2. Blogs o webs en las que has aparecido.
  3. Logos de empresas o personas importantes con las que has trabajado.
  4. Etc.

Yo, antes de ir a ver una película al cine, siempre miro en Filmaffinity la nota que le han dado otros usuarios.

A veces paso porque estoy influenciado por otros motivos, pero normalmente me tomo bastante en serio esta valoración. Y hago lo mismo, por ejemplo, con las estrellas de valoración de Amazon.

Tú necesitas esas “criticas” o “estrellitas” para validar todo lo que dices en tu página de “Sobre mí” o “Acerca de”.

Ponte manos a la obra y a pedir testimonios o recopilar logotipos.

ejemplos_de_testimonios
Ejemplo extraído del “Sobre mí” de David Pons.
testimonios_lauralofer
Ejemplo extraído del “Sobre mí” de Laura López.

5. Conectas menos que un modem de 56k

Esta página tiene que conectar con tu lector.

Siempre digo lo mismo:

Ya que no puedes darle la mano a tu lector, al menos que sienta que te conoce todo lo posible y que está frente a ti leyendo tu “Sobre mí”.

Para conectar tienes que perder ese miedo a contar parte de tu vida, curiosidades sobre ti o la historia de cómo has llegado hasta aquí.

Hazte estas 3 preguntas:

  • ¿Por qué empezaste con tu blog?
  • ¿Qué te hizo dedicarte a “x” con tu empresa?
  • ¿Cómo haces a la gente feliz?

Contestándolas encontrarás una forma rápida de conectar y convertirte en un router con una conexión de 500 MB.

Personalmente a mí me gusta mucho cómo cuenta la historia hasta la creación del blog Marcos Vázquez de Fitness Revolucionario en su “Sobre mí”. No te pongo imagen aquí porque lo que quiero es que lo leas 😉

¿Quieres saber más sobre Marcos Vázquez y su revolución? Escucha el episodio del podcast en el que hablamos sobre rutinas y alimentación para freelances que trabajan desde casa haciendo clic aquí.

Y ahora, ¡hazlo bien!

Ya sabes cuáles son los 5 errores que NO debes cometer a la hora de escribir tu “Sobre mí” o “Acerca de”.

Tienes identificado a los 5 culpables que están evitando que vendas, generes más confianza y consigas transformar a lectores pasivos en futuros “adoradores” de tu blog.

Ahora te toca ponerte manos a la obra, reformar esta sección y convertirla en lo que siempre debió ser.

Revisa tu “Sobre mí” o “Acerca de”, mira si cometes alguno de estos errores y arréglalo ahora mismo.

¡A trabajar!

Fuente de los ejemplos externos utilizados:

  1. Sobre mí de Proyecto Copy.
  2. About me de Smart Passive Income.
  3. Sobre mí de Conversión Óptima.
  4. Sobre mí de Rosa Morel.
  5. Sobre mí de David Pons.
  6. Sobre mí de Laura López.
  7. Sobre mí de Fitness Revolucionario.