Cómo debería ser todo redactor freelance de 10

Redactor freelance.

Qué bien suena, ¿no?

Sin jefe, eligiendo tus clientes y ganando dinero escribiendo desde casa, cómodamente, sobre aquellos temas que te interesan.

La vida del redactor freelance como te la estoy describiendo existe.

De hecho, conozco a muchos y te aseguro que no es una utopía.

¿Qué tienen en común todos ellos?

He ahí el quid de la cuestión: unos más y otros menos, pero en términos generales estos redactores freelance reúnen una serie de características que voy a compartir contigo ahora mismo.

Son diez.

Si estás pensando en dedicarte a esto y las cumples, ¡a por ello!

#1 Un redactor freelance es curioso

Lo primero que debe tener un redactor es ser curioso por naturaleza.

Que cuando vea de rebote un contenido que podría ser interesante, entre a ver si lo es.

Que si llega un tema que desconoce, se interese.

Que pregunte cuando no entienda algo, que busque en Google las respuestas a sus muchas preguntas, que se haga a sí mismo esas preguntas y que nunca quiera dejar de aprender.

#2 Un redactor freelance es cuidadoso

Si eres redactor no puedes entregar un texto con errores, y muchísimo menos si estos son ortotipográficos.

Es como si un profesor de matemáticas no sabe sumar, como si un biólogo marino no sabe de animales o como si un programador no se desenvuelve en ningún lenguaje informático.

Cuando un redactor freelance entrega un artículo este tiene que estar impoluto, desde la primera hasta la última letra.

Formatos del texto, encabezados, separación entre párrafos… ¡e incluso el nombre de archivo si trabajas en local!

Todos los seres humanos cometemos errores, pero solo los cuidadosos se paran a buscarlos para subsanarlos.

#3 Un redactor freelance es paciente

¡No todo es escribir!

El redactor que tiene un negocio en marcha tiene que atender a muchos pormenores. ¿Te has montado un negocio alguna vez, aunque sea online?

Te crecen los enanos, y uno de ellos es la falta de clientes.

Cuando estás empezando especialmente, esa carencia aprieta y puede ser difícil de pasar. Es sencillo venirse abajo.

Paciencia.

La paciencia es clave para poder aguantar el tirón. Cuando estás empezando no te conoce nadie, solo te lee tu primo y para Google eres inexistente.

Es lo normal. Despacito, buena letra y a hacerlo bien, que todo llega.

#4 Un redactor freelance es (una pizca aunque sea) creativo

¿La creatividad es importante? Sí.

¿Es lo único? No.

El redactor combina creatividad y método, y de esa mezcla sale la calidad de los contenidos que escribe.

Por tanto, un redactor freelance debería ser una persona creativa, aunque fuera un poquito solo, para saber diferenciarse cuando escriba.

Si no desbordas creatividad pero llegas a ese mínimo, el método te permitirá hacer un trabajo excelente.

#5 Un redactor freelance es investigador

Si un redactor no se especializa en un sector en particular (por ejemplo, en el turismo), le acaban entrando encargos de cualquier temática.

Desarrollo personal, automoción, marketing digital, deporte, economía, tecnología, salud… ¿Y quién es el guapo que se conoce todos esos sectores al dedillo?

¡Nadie!

Por eso es importante que un redactor freelance sepa ponerse el traje de investigador y rastrear mil y una páginas de las que extraer información para redactar su texto.

Sin la documentación adecuada el contenido resultante será de todo menos bueno.

#6 Un redactor freelance es emprendedor

Trabajar solo para los clientes que quieras está muy bien, pero no tener asegurado un fijo a final de mes genera el efecto contrario.

El redactor que quiera vivir de la redacción de forma freelance tiene que saber en qué jardín se está metiendo y, por supuesto, hacerlo con alegría y pasión.

Debe emprender, y para ello necesita un espíritu aventurero y no tenerle miedo a esta jungla llamada Internet.

#7 Un redactor freelance es responsable

Tiene una clientela que cuidar, unos deadlines que cumplir y una calidad que entregar.

Y eso se cumple con R-E-S-P-O-N-S-A-B-I-L-I-D-A-D.

Al cliente no se le puede fallar, porque puede tardar cero minutos en despedirle y buscarse a otro redactor, que en la red sabe que hay muchos.

Nunca quedes mal con tus clientes y respeta lo acordado.

#8 Un redactor freelance es corto-medio-largoplacista

Como decía, el trabajo de un redactor freelance no es solo el de escribir contenidos para blogs.

Detrás hay una parte de negocio que hay que crear, mantener y hacer crecer hasta que satisfaga la cuenta bancaria.

Por eso, en todo momento es interesante que el redactor sepa que antes del 2 viene el 1 y que en un futuro llegará el 46, no sin antes haber pasado por los 45 anteriores.

En lo que se refiere al negocio, el redactor debe ser capaz de previsualizar su futuro y actuar en consecuencia, o si no tendrá complicado crecer.

#9 Un redactor freelance debe estar motivado

La motivación no puede faltar nunca, porque el trabajo al final siempre puede resultar un poco repetitivo. Si siempre escribe de lo mismo…

Hay que encontrar motivación hasta debajo de las piedras. Tratar de escribir sobre temas de lo más diversos no siempre se puede porque al final es el cliente el que da con el redactor, pero hay otras maneras de motivarse.

Proponer un aumento de las tarifas, vender un servicio de redacción nuevo o labrarte un plan para conseguir mínimo un cliente nuevo al mes son metas que te ayudarán a no caer en la desidia.

#10 Un redactor freelance es ordenado

Donde más, en el correo electrónico y en su disco duro.

En el correo porque al final, como se entregan tantos artículos a tantos clientes, hay que tenerlo todo ordenadito con etiquetas o carpetas para no perder mucho tiempo buscando correos electrónicos en una lista sin fondo.

En tu disco duro porque cuando llevas 30 artículos te va a ser fácil nombrarlos y guardarlos, pero cuando lleves 4.000 más vale que tengas un sistema perfectamente ordenado y eficaz para no perderte.

El objetivo es que si de pronto quieres recuperar un post sobre economía sumergida de hace cuatro años lo encuentres al cabo de poquísimos segundos.

¿Te doy una pista? Los nombres de archivo y las carpetas son la clave.

¿Te consideras capaz?

De estos diez, ¿te ves reflejado en todos?

Si no, no te preocupes porque con trabajo se puede desarrollar prácticamente todo. Solo necesitas motivarte, que es justo una de las cualidades que hemos comentado.

Si estabas pensando en dar el salto al universo del marketing online como redactor en plan autónomo, espero haberte ayudado a terminar de decidirte.

Y ahora, cuéntame tú: ¿qué más atributos crees que tendría que tener un redactor freelance de 10 de los que no haya dicho?

15 comentarios en “Cómo debería ser todo redactor freelance de 10”

  1. Hola Javi. Gracias por los consejos. Pienso que tengo de todo un poco, sin embargo me falta ser constante y creo que podría ser una de las cualidades que debemos tener si queremos dedicarnos a esta profesión.

  2. De muchos de los artículos que he leído, este es uno de los que me ha encantado y me hace sentir animado porque me siento reflejado y me conecta con la pasión de escribir. Definitivamente creo que has cubierto todos los aspectos del redactor freelance. Gracias por este artículo. ¡Me has motivado!

  3. Tengo muchos años trabajando en relación de dependencia, como “ejecutiva” en medios de comunicación. Creo que de alguna manera eso me “bloquea” a la hora de procurar Clientes… ¿Qué me aconsejas? Por ahora escribo y edito cuentos y libros en busca de editorial para publicar como ebook o impresos.

  4. Hola Javi, pienso que es un resumen muy util para los que comenzamos en este mundo, y creo que reuno varias caracteristicas pero me falta un poco de orden principalmente en mi correo.

  5. Excelente artículo. Tengo años escribiendo para el mundo offline y recién comienzo en estas lides, pero tú me haces creer que ¡es posible! Me encanta el estilo de redacción, el contenido, la disposición de los textos que facilita la lectura, la cercanía. ¡Muchas gracias!!

Deja un comentario