El principio KISS en copywriting: 3 formas de hacer tu copy más sencillo (y efectivo)

Si te digo la palabra KISS… ¿qué te viene a la cabeza?:

  1. Las clases de inglés del colegio.
  2. El mítico grupo de música heavy.
  3. El principio de diseño que defiende la simplicidad frente a lo complejo.

¿Quieres saber qué contestaría si me preguntaran a mí?

Por si tenías alguna duda, aquí tienes la respuesta en versión gráfica.

No puedo evitarlo. Me encanta el rock, y más si lleva maquillaje y ropa extravagantes
😀

Aunque me encantaría, no estoy aquí para hablarte de mis gustos musicales. Hoy quiero explicarte qué es el principio KISS y cómo aplicarlo a tus textos para hacerte a ti (y a tus clientes) la vida un poco más fácil.

El principio KISS, o cómo dejar de complicarte la vida sin necesidad

Hace unos días me di cuenta de que llevo meses aplicando el principio KISS sin saberlo.

Pero mejor empiezo por el principio: ¿qué es eso del principio KISS y de dónde viene?

KISS es el acrónimo que resulta de la frase “Keep it simple stupid”.

O lo que es lo mismo: “Mantenlo fácil, estúpido”.

El principio KISS se utiliza sobre todo en diseño, ingeniería y desarrollo de software, aunque en realidad puedes aplicarlo a casi todo en la vida.

Este principio fue creado por un ingeniero de la Marina estadounidense, y dice que casi todos los sistemas funcionan mejor cuando son sencillos que cuando son complejos.

Por ejemplo, una máquina con pocas piezas es más fácil de mantener y tiene menos probabilidades de estropearse que otra con mecanismos complicados. Además, los extras y funciones “por si acaso” pueden hacer que esa máquina sea más difícil de manejar para el usuario.

Puede que ahora estés pensando que esto es una tontería, porque nadie hace las cosas difíciles a propósito.

Y tienes razón. En teoría, nadie quiere complicarse porque sí. El problema es que casi siempre cuesta más hacer las cosas simples, y eso también se aplica al copywriting, a la comunicación y al marketing en general.

El principio KISS aplicado al copywriting

No hace falta que trabajes con máquinas y software para ver la utilidad del principio KISS. Tu web, tus funnels y tus secuencias de correo también son un buen campo donde puedes verlo en acción.

Construye tu propuesta de valor

Si no lo puedes explicar de forma simple, no lo entiendes suficientemente bien.

La cita de Albert Einstein me viene al pelo para explicar qué tiene que ver el principio KISS con el copywriting.

Siempre digo que cuando escribes cualquier cosa, tienes que asegurarte de que lo entiende hasta tu abuela. Para lograrlo, la única manera es que tú comprendas tan bien el producto o servicio, que puedas explicarlo en apenas una o dos frases.

¿Qué suele ocurrir? Que las primeras veces que tienes que explicar a qué te dedicas, te montas una película como las de Spielberg. Y cuando lo trasladas a tu copy eso se nota, porque no aciertas a transmitir tu propuesta de valor de una forma efectiva.

Tu propuesta de valor es la base de tu copy. Si no eres capaz de condensar tu oferta en unas líneas, es que todavía tienes pendiente más trabajo de análisis y simplificación.

Si lo puedes decir con 5 palabras, no lo digas con 10

Este punto está relacionado con el anterior, pero no es exactamente lo mismo.

La propuesta de valor es como los cimientos de una casa. Tiene que ser sólida para que resistir todo lo que construyas encima. Después tienes que asegurarte de que la casa que levantas está bien diseñada.

Es decir…

  • Asegúrate de que todos tus mensajes son claros y fáciles de entender. Si no estás seguro, haz “la prueba del algodón”: pídele a alguien que no sabe nada de tu sector que lea lo que has escrito.
  • No construyas una web con 25 secciones si puedes arreglarte con 5. Salvo que tengas un ecommerce o una empresa de cierto tamaño, una web con pocas secciones suele servir.
  • Huye de las frases kilométricas y los párrafos que parecen novelas.
  • Busca siempre palabras que pueda entender todo el mundo. Los tecnicismos y las palabras grandilocuentes no te hacen parecer más inteligente.
  • Elige bien el objetivo de tu texto y escribe las llamadas a la acción para lograr ese objetivo. Cuando das demasiadas opciones al usuario puedes hacer que se sienta confuso y que al final no haga clic en ninguna.

Simplifica tu funnel

Si entras en Active Campaign y te pierdes entre todas tus automatizaciones…

Si tu secuencia de bienvenida tiene 150 correos…

Si sabes que algo falla en tu funnel, pero no tienes ni idea de cómo meterle mano…

Es que necesitas aplicar el principio KISS con urgencia.

En mi viaje a Brasil estuve hablando con muchos infoproductores y expertos en lanzamientos digitales, y todos me dijeron lo mismo: lo simple siempre funciona mejor.

En muchos casos, habían sustituido parte del funnel por atención al cliente telefónica o por WhatsApp.

Y no, no estoy diciendo que te cargues tu funnel por completo 😉 Pero si simplificas un poco, te resultará más sencillo detectar oportunidades de optimización y resolver los problemas cuando aparezcan (que lo harán).

Simple, pero efectivo

La vida ya es bastante compleja, tu copy no debería serlo 😉

La próxima vez que tengas la tentación de complicarte la vida un poco más, acuérdate del principio KISS y simplifica.

¿Te gusta?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest

8 comentarios

  • 28 junio 2019

    Muchas gracias por toda tu buena información.

  • 28 junio 2019

    Es curioso como es más fácil que tendamos a hacer las cosas complicadas que simples… siempre nos parece poco!! Poco texto, pocos emails, pocos palabros técnicos…

    Aunque hace tiempo que intento aplicar el menos es más en todos los aspectos de mi vida (incluyendo en mi reciente negocio) es bueno que nos refresques el concepto.

    Gracias por el post, Javi!

    • 1 julio 2019

      ¡Hola, Sara! Espero que te vaya muy bien con tu recién estrenado negocio. Por mi experiencia, casi todos los emprendedores nos complicamos demasiado y pensamos que así vamos a obtener mejores resultados. Por ejemplo, pensamos que no hay que lanzarse sin tener una web perfecta, o un blog muy currado o una secuencia de bienvenida larguísima.

      Espero que a ti no te pase 😀

  • Alicia
    1 julio 2019

    Hola Javi,
    Estos consejos vienen como anillo al dedo para aplicarlo al sector dónde quiero especializarme, empresas verdes. Las empresas más tecnológicas dentro de este sector tienden a creer que más en más y cuantas más palabros técnicos mejor. Trabajaremos en cambiar esto 😉

    • 7 julio 2019

      Tienes razón. A la mayor parte de empresas tecnológicas le gusta complicar su lenguaje más de la cuenta.

      ¡Suerte con la especialización!

  • Juan Duran
    2 julio 2019

    “Si no lo puedes explicar de forma simple, no lo entiendes lo suficientemente bien” ¡Genial!





 

Reproducir vídeo