Objetivos SMART

Cómo crear objetivos SMART para tu empresa de copy o redacción

Este post es obra de Nadia Ruiz, de MissCopywriting, miembro del mastermind Copywriters de Otra Galaxia. Vamos con él:

 

Es lunes por la mañana, te levantas algo agobiado.

Sabes que tienes muchas cosas que hacer pero no sabes por dónde empezar.

Están los presupuestos que no has terminado la semana pasada, este borrador que tienes que modificar… Buenooo, y las facturas que tienes que ordenar y archivar.

Espera. Lees el correo y… Ah, sí, toca empezar por este tema urgente para el cliente de la semana pasada que lanza su nuevo infoproducto.

STOP.

Preparas un café, que seguro que te pone las ideas claras.

Necesitas hacerte una lista de tareas para la semana. Así, seguro que todo irá bien. Es cierto que la de la semana pasada se quedó a medio hacer, pero estabas muy liado.

No te mientas a ti mismo.

Seguro que no es la primera lista que dejas de mirar al poco rato de haberla terminado.

¿Te suena esta historia?

A mí sí.

Yo soy la de las listas, pero de las que sí funcionan.

Está muy guay vivir de escribir. Has conseguido hacer algo que te guste y te motive cada mañana. Se ha vuelto un negocio, el tuyo. Pero si todos los días o todas las semanas te tiras horas intentando determinar cuáles van a ser tus tareas y tus prioridades, no va a poder prosperar como debería.

¿Por qué resulta tan difícil conseguir lo que te propones?

Este artículo no trata de cómo escribir tu lista de propósitos de principios de año; ni mucho menos.

La idea es entender por qué la mayoría de la gente tenemos en nuestras listas tareas, propósitos u objetivos que nunca cumplimos y dejamos para más tarde o para el tablero de “nunca jamás”.

Ponerse metas es muy importante, pero no de cualquier manera.

Te doy un ejemplo. ¿Qué te motiva más ?

  • Aumentar mis clientes.
  • Trabajar con 3 clientes nuevos en los próximos 45 días gracias al webinar de captación que lanzamos esta semana y el descuento del 15% para los que pidan presupuesto en las primeras 48h.

Yo he escogido la segunda. En el primer caso, no sé por dónde empezar.

En el segundo, el objetivo está muy bien definido. Es específico y sé por dónde tirar para organizar mi trabajo. Además, puedo determinar fácilmente si lo he logrado o no.

Sí.

Voy a hablarte de la metodología SMART.

Si no sabes lo que es, no te preocupes. Aquí te lo explico.

¿Qué son los objetivos SMART?

Es una forma muy pragmática, clara y eficaz para escribir objetivos que se realicen y no queden olvidados por no ser lo suficientemente reales. 

Puede que te suene a rollo patatero o te parezca que estas grandes teorías solo le sirven a grandes empresas. No es así. Los pequeños negocios como el tuyo también se benefician aplicando este método.

Estás solo o con tu pequeño equipo así que tú, más que nadie, sabes la importancia de tener las cosas claras para avanzar y no perder el tiempo. Nada de complicarse la vida; todo lo contrario.

Vamos a formular objetivos “inteligentes” para tu negocio. Vale.

Coge los objetivos que tengas definidos hasta ahora y veamos si están “a prueba de SMART”.

Aplicamos estos 5 adjetivos a cada uno de ellos:

  •     S (Specific) : Específico
  •     M (Measurable): Medible
  •     A (Achievable): Alcanzable
  •     R (Relevant): Relevante
  •     T (Time-bound): Definido en un plazo de tiempo determinado.

¿Cómo lo adapto a mi negocio de copy?

S de Específico

Aquí se trata de que la persona (tú o algún colaborador) que tenga que hacer la tarea, tenga muy claro lo que tiene que hacer con solo leerla.

Cuanto más específicos sean tus objetivos más fácil será entenderlos, recordarlos y conseguirlos. De nada te sirve decir que quieres que “tu negocio crezca”. No tiene ningún sentido dicho así, a secas.

Todos lo deseamos pero con un objetivo así no veo cómo planificar lo que voy a hacer esta semana para conseguirlo.

Si no sabes cómo plantearlo contesta a estas preguntas.

  • ¿Qué hay que hacer para cumplir esta meta?
  • ¿Quién lo tiene que hacer?
  • ¿Cuándo lo tiene que hacer?
  • ¿Con qué? ¿Cómo? 
  • ¿Por qué es importante?

El camino para conseguir este objetivo será mucho más ameno si su definición lleva ya todos los detalles necesarios para trazarlo.

M de Medible

Este parámetro es muy importante, ya que si no eres capaz de medir tu objetivo no sabrás si lo has alcanzado o no.

Saber si te está yendo bien en el cumplimiento de esta tarea te ayudará mucho y te animará, a ti y a tu equipo, a hacerlo cada vez mejor.

Por otra parte, si te pones a medir y te das cuenta de que te va fatal y que no lo vas a lograr, habrás dado el primer paso para conseguir encontrarle una solución.

Vale, te ha quedado claro que es importante medir los objetivos. Siendo prácticos, las respuestas a estas preguntas te podrán ayudar:

  • ¿Con qué presupuesto ?
  • ¿Cuánto tienes que ganar ?
  • ¿Cuántos (productos, clientes, campañas, …)?
  • ¿Cómo vas a saber si lo has logrado?

A de Alcanzable

Me encantan los retos. Teniendo un negocio en el mundo del copy, supongo que a ti también. Proponerte metas con mucha ambición es bueno pero solo si son alcanzables.

Siempre que tengas una nueva meta en mente, no olvides preguntarte:

  • ¿Tengo algún proceso o algún método para conseguirla ?
  • ¿Es realista plantear las cosas así?
  • ¿Podré conseguirlo?

R de Relevante

A todos nos gustaría tener un negocio millonario o tener un batmóvil de coche de función, pero aquí se trata de definir objetivos relevantes.

Si el año pasado facturaste 20.000€ y además te ha supuesto un crecimiento, este año no te propongas facturar 7 millones, que lo más probable es que no lo consigas.

Busca algo que le sirva a tu empresa, algo que la haga mejorar que sea importante y acorde con sus valores. Un objetivo que una vez formulado te permita contestar que sí a estas preguntas:

  • ¿Merece la pena?
  • ¿Será el momento correcto para hacerlo?
  • ¿Corresponde a las necesidades de mi negocio?
  • ¿He escogido a la persona correcta para llevarlo a cabo?
  • ¿Es aplicable directamente?

T de Tiempo determinado

Un error muy común que cometemos a la hora de definir tareas es que no especificamos -o no lo suficiente- el tiempo que se tiene que pasar haciéndola.

No es lo mismo decir «Voy a escribir 3 artículos sobre crecimiento de empresas» que «Voy a escribir 3 artículos sobre crecimiento de empresas en una semana».

En el primer caso, no me corre prisa hacerlo. Puedo empezarlo hoy y seguir cuando tenga un rato o dentro de un mes.

En el segundo caso sé que tengo una semana para hacerlo. Si me pongo hoy, dentro de 7 días tiene que estar terminado y lo puedo tener fácilmente controlado.

Si te puedo dar un consejo, no te fijes objetivos a muy largo plazo. Nuestro mundo de copy y redacción cambia tan rápido que no serían realistas.

Las preguntas que te puedes hacer son :

  • ¿Sé cuando tengo que empezar a trabajar para lograr este objetivo?
  • ¿Puedo o tengo que empezar ahora mismo?
  • ¿Sé qué tengo que hacer esta semana y este mes para conseguirlo?

¿Tus objetivos son SMART?

¿Qué tal? ¿Tus objetivos han pasado la prueba? Si no es así, te aconsejo que los vuelvas a escribir y te ayudes de las preguntas que te he dado. Verás que podrás sacarle mucho partido a esta metodología. Tendrás unas metas:

  • Claras y fáciles de entender.
  • Con un seguimiento ameno.
  • Realistas.
  • Perfectas para tu negocio, nada de procrastinar.
  • Rápidas de conseguir.

¡Son todo ventajas!

Volvamos a los ejemplos que te puse al principio y veamos si son SMART.

  • Aumentar mis clientes.

Creo que nos ha quedado claro que este objetivo no es SMART.

  • Trabajar con 3 clientes nuevos en los próximos 45 días gracias al webinar de captación que lanzamos esta semana y el descuento del 15% para los que pidan presupuesto en las primeras 48h.

Vayamos por partes:

S: Trabajar con 3 clientes nuevos en los próximos 45 días.

M: 3 clientes nuevos.

A: gracias al webinar de captación que lanzamos esta semana y el descuento del 15% para los que pidan presupuesto en las primeras 48h.

R: Crecimiento: conseguir clientes nuevos y aumentar las ventas.

T: en los próximos 45 días.

¿Y ahora qué ?

Enhorabuena. Has definido los objetivos SMART de tu negocio a corto y medio plazo.

Sabes lo que tienes que hacer.

Puedes organizar tus tareas con fluidez y sientes que nada se te va a meter por el camino.

Te vas a comer el mundo y tu empresa va a prosperar como nunca.

Puede que sí.

Lo mejor para saberlo es evaluar tus objetivos. Piensa en planificar un rato, una reunión contigo mismo o con tu equipo para echar la vista atrás y pasar revista a todos esos objetivos.

Hazlo cada mes o cada dos meses. Cógelos uno por uno y hazte estas preguntas :

  • ¿Necesito ajustar algo en la definición de este objetivo para conseguirlo ?
  • ¿Hay algo que pueda mejorar para alcanzarlo?

Puede que cuando los escribieras te olvidaras de esa semana de vacaciones en familia.

Puede que te surgiera algún asunto urgente que gestionar que no se compagina con los planes que tenías.

Tranquilo.

En cuanto te pares a evaluar el avance de tus objetivos, podrás modificar y ajustar con tiempo algunas cosas sin comprometer la meta que te has fijado.

Con estas evaluaciones, además de poder hacer algunos ajustes, también podrás resaltar los éxitos que has logrado. Es muy importante ser consciente de lo que se consigue para seguir adelante con positividad.

¿Qué te han parecido estos objetivos SMART? ¿Habías oído hablar ya de ellos?

Estaré encantada de leer tus comentarios y experiencia al respecto. Y si quieres saber más sobre mí o seguir charlando, no dudes en pasarte por aquí.

¿Te gusta?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest