Marca personal offline: la gran olvidada

marca personal offline

Tienes un blog precioso. Un logo espectacular. Tus fotografías son 100% profesionales. Escribes entradas mejores que Canción de Hielo y Fuego.

Vamos, que todo el mundo en Internet te respeta y te tiene por una persona de referencia en dospuntocerolandia como dice Andrés Pérez Ortega.

Pero, ¿y en el mundo offline? ¿Eres alguien? ¿Estás preparado para dar la misma imagen en mundo 1.0? Lo más probable es que, por desgracia, la respuesta sea no.

De hecho, hasta yo te respondería que no. Pero eso no quiere decir que no vaya a solucionarlo. ¿Y cómo? Pues eso es lo que te voy a contar en este artículo, que ya tocaba tras casi 2 semanas de “””descanso”””.

Vamos allá. A hablar un poquito de marca personal offline que ya tocaba recuperar el tema.

marca personal offline

El branding va desde la cabeza a los pies

Antes de dar consejos y hablar sobre cómo adecentar tu marca personal offline, voy a explicar por qué es importante aunque trabajes en el mundo 2.0 casi siempre.

Imagina que mañana, gracias a que tu blog tiene cierto éxito y seguimiento, te llaman desde la Universidad para dar una charla a un grupo de emprendedores. Sí, no es tan raro, de hecho yo he estado en algunas donde otros bloggers explicaban a empresas de turismo de la zona cómo gestionar un blog por ejemplo.

Tú, que tan bien luces en el mundo online, puedes pensar que total “esto está chupado, no tiene pinta de ser muy difícil“. Sabes perfectamente lo que tienes que decir, tienes la charla preparada y te has creado un Power Point en Canva que no ha quedado nada mal.

Llegas allí, das tu charla y después empiezas a hacer el famoso networking. Hablas con uno, hablas con otro, tal y cual, y de pronto uno de ellos te dice “Ey, ¿tienes una tarjeta para poder contactar contigo más adelante?“. Se te cae el mundo encima.

Este fallo es un clásico. Y no sabéis la mala imagen que da decir “No, pero si quieres dime tu móvil y yo lo apunto en mi agenda o te doy el mío“. En menos de 10 segundos has pasado de ser un blogger exitoso y un profesional de renombre a ser un cutre.

Lo que digo es muy radical, pero es algo que piensa mucha gente. Y esto es un simple fallo de no cuidar el branding offline.

Tu branding va desde la cabecera que eliges para tu blog hasta los zapatos que eliges ponerte para el evento. Todo cuenta, y sino lee esta entrada de Neil Patel y empieza a darle más importancia hasta a esos detalles (aunque bajo mi punto de vista esto es una exageración).

eres bueno
Hay que buscar esta reacción 😉

Consejos para mejorar la marca personal offline

Imagino que ya habrás visto que la marca personal offline no solo es importante, sino que hasta puede destruir toda tu marca personal online. Al fin y al cabo, ambas son una y deben utilizarse de manera conjunta para conseguir resultados.

Y ahora vamos a seguir con la parte práctica del artículo, que sé que es lo que os gusta. Al fin y al cabo, a todos nos gusta mucho más la práctica que la teoría, ¿no? 😉

1. Traslada tu imagen online al offline

No puede haber un cambio radical entre cómo eres en el mundo online y cómo eres en el offline. Tu personalidad no debe de cambiar y eso se debe reflejar en cómo hablas, cómo te vistes, cómo te comportas con el resto, la manera de exponer tus ideas, el contenido y en absolutamente TODO lo que hagas.

Por ejemplo, si sigues mi blog con regularidad verás que me encantan los gifs. Uso muchos y los prefiero a las imágenes. Sin embargo, en la única presentación que he hecho no puse ni uno. Esto es un fallo de branding y rompe la concordancia entre imagen 2.0 y 1.0.

Lo mismo ocurre si eres una persona que hace muchas bromas en los posts o que cuenta experiencias personales. Si luego sales de la cueva 2.0 sigue siendo así, no cambies o tu imagen no tendrá mucho sentido.

ilogico
No seas ilógico pasando del 1.0 al 2.0.

2. Prepara todo lo que necesitas para hacer networking

El networking es una parte clave del mundo 1.0. Hagas una presentación, vayas de oyente o simplemente vayas a tomar un café con un grupo de bloggers necesitas algunas cositas antes de presentarte por allí:

  1. Tarjetas de visita: de verdad que parece una chorrada y algo muy arcaico, pero en la mayoría de sectores las tarjetas acaban haciendo falta. Sí, sé que está ahí LinkedIn, que pueden seguirte en Twitter o contactar contigo en tu blog, pero la tarjeta es un básico del mundo 1.0. Cuestan muy poco y aquí mismo puedes pedir tus tarjetas de visita.
  2. Ropa: una camiseta con el logo de tu blog hace mucho, mucho por tu imagen. ¿Y qué puede costar? ¿10 € máximo? Conozco empresas que compran cientos de camisetas antes de ir a los eventos y hacen que todos sus empleados las lleven para generar branding e incluso para regalarlas a aquellos con los que contactan allí. Y funciona, de verdad, funciona muuuuuy bien.
  3. Presupuestos, trípticos y “más información”: no hace falta que este tipo de cosas las lleves de manera física, pero sí que las tengas preparadas para enviarlas enseguida a través de un correo. Si alguien tras hablar contigo quieres saber más sobre ti, no solo le mandas a que mire tu web, sino que le mandas un correo con toda la información.

Con estos tres elementos preparados el networking no puede salir mal. Bueno, sí que puede salir mal: si no eres capaz de decir más de 3 palabras sin temblar y si hablar te da más miedo que ver la película del exorcista. Practica tu oratoria y háblale mucho al espejo.

quiero saber mas
Provoca esta reacción con tus tarjetas, ropa y otros elementos 🙂

3. Limpia tus redes sociales

Antes de ir a un evento haz un lavado de cara en el mundo 2.0. Lo lógico es que tras contactar en el 1.0 muchas de estas personas pasen a mirar qué tal te mueves en dospuntocerolandia. Y si se encuentran que todo está desactualizado volvemos a lo mismo: discordancia y “meeec” error.

Algo tan fácil como hacerte unas fotos nuevas para redes sociales, revisar los perfiles para ver que concuerdan con tu situación actual y contactar con algunas personas que vayas a ver en carne y hueso es más que suficiente. Tampoco hace falta que quemes Hootsuite y prepares 10.000 actualizaciones para parecer el tío más actualizado de la historia.

limpiar redes sociales
Clean, clean, clean!

4. Exponte a los focos

Yo soy muy tímido. De verdad, me cuesta mucho hacer una pregunta en un evento y era de los que en clase lo sacaban a la pizarra y parecía una gelatina de fresa. Pero eso tiene que cambiar.

Sigo siendo un poco desastre, pero cada vez me apaño mejor porque no hay otra. Un tweet, un comentario en Facebook o en un blog es muy fácil de escribir comparado con una conversación real cara a cara. Preguntar una duda en Internet es simple, pero hacerlo en un evento en el que hay 300 oyentes es otra cosa, ¿verdad?

Intenta exponerte a los focos. No tienes que ser el centro de atención si no es necesario, pero tampoco debes ser el último mono. Yo desaproveché varias oportunidades cuando fui al Internet 3.0 en mayo (aunque aproveché muchas otras), cosa que no haré en un futuro.

centro de atencion
Tampoco hace falta esto eh 😀

5. Prepara a conciencia tu elevator speech

Ya hablé en su día en este post de fast-consejos de marca personal sobre el elevator speech y lo vuelvo a recalcar aquí. Llega alguien, te pregunta “¿y tú a qué te dedicas?” y te quedas en blanco. Desastre.

Hazte amigo de tu espejo o cuéntale a tu novia, tu amigo o quien sea tu elevator speech. Mejóralo y hazlo parecer tan natural que parezca que las palabras fluyen como el agua de un río. Que no parezca forzado ni preparado, que eso es incluso peor.

A mí me cuesta mucho trabajo hacer que a veces la gente comprenda que soy copywriter. De hecho, muchos me miran raro y me dicen “ese es un término de esos que os inventáis para parecer más guays“. Sin embargo, si digo que soy redactor me situarían en otro escalón profesional, por lo que tengo mi elevator speech para explicarlo y que se comprenda.

Lo creas o no, no es lo mismo decir que eres copywriter a decir que eres redactor al igual que ser CEO de una empresa mola más que ser el presidente o director. De hecho la palabra presidente suena hasta rimbombante ya.

shock
No te quedes así…

A salir de la cueva

Ya está, ¿no parece tan difícil no? La inversión es mínima y requiere mucho más trabajo de horas y de preparación que de dinero, ya que el precio de unas tarjetas, camisetas o elementos gráficos es ridículo en comparación con la preparación de un elevator speech.

Antes de cerrar el post, me gustaría hacer un llamamiento: quiero dar una ponencia. Es algo que me gusta, me encantó la experiencia con Jimdo y quiero volver a repetirla. Yo no se lo voy a pedir a nadie, que es muy cutre, pero si has llegado hasta aquí, lees esto y tienes un evento en el que podría encajar… contacta 😉

Para finalizar, lo de siempre: unas preguntitas:

  • ¿Te sientes preparado para defender tu marca personal online en el mundo 1.0?
  • ¿Qué otros elementos o consejos le darías a alguien que tiene que cuidar su marca personal offline?
  • ¿Alguna mala o buena experiencia relacionada con este tema?

PD: espero que muchos estéis de vacaciones disfrutando de agosto. Si estáis por Cádiz o alrededores, mandadme un tweet, mensaje privado o contactar conmigo en el formulario. Podremos practicar un poco de marca personal offline juntos 🙂

¿Estás preparado para el autoempleo?

autoempleo

A diario muchos bloggers, incluido yo, te decimos que te lances.

Que vayas a por todas.

Que crees tu propio proyecto.

Que seas tu propio jefe y olvides al que tienes.

Vamos, que te tires de cabeza a la piscina del autoempleo.

Pero, antes de hacer esto, deberías hacerte una pregunta: ¿estás preparado para el autoempleo?

En este artículo te voy a contar las 3 cosas que creo que son necesarias para sobrevivir como autónomo o freelance. No es un mundo sencillo, no tiene nada que ver con trabajar por cuenta ajena y tampoco te acostumbras de un día para otro. Pero es bonito, si conseguimos aplicar todo esto y llevarlo hacia adelante.

autoempleo

1. Tienes que ser una empresa unipersonal

En una empresa hay diferentes departamentos. Tenemos el de marketing, el de finanzas, el de recursos humanos, el de producción y el de comercial entre otros. Pues el autoempleo te obliga a ser cada uno de ellos. Y si no eres capaz de controlarlos bien, te ocurrirá lo mismo que le pasa a una silla que le falla una pata: te vas a pique.

Vas a tener que ser la persona que promocione tu negocio, que lo venda, que lo produzca y que después se encargue de todo el papeleo. Aun así, se podría decir que te van “cayendo” departamentos encima dependiendo de la fase en la que te encuentres con tu pequeño “autonegocio”.

Arrancando el negocio: marketing y comercial

En un principio, cuando no eres nadie y no te conoce ni el Tato, los departamentos de marketing y comercial serán tu trabajo diario. Tienes que darte a conocer y tienes que empezar a venderte.

Yo me dediqué a trabajar el blog, a hacerme visible en el mundo del marketing online y a vender mis servicios por aquí y por allá. Esta fase se puede decir que duró unos 3-4 meses, ya que el trabajo que entraba era mucho menor del que yo tenía que hacer para difundir mi negocio.

Negocio establecido: producción y finanzas

Cuando el trabajo comience a llamar a tu puerta, el departamento de producción y el de finanzas harán su aparición. Tienes que producir lo que ya has conseguido vender y además tienes que llevar el papeleo contable/fiscal, que tampoco es plan de que Hacienda o Seguridad Social te meta un multazo.

Me tocó darme de alta como autónomo, empezar a hacer facturas y producir contenido a un ritmo muy superior al que lo hacía antes. De hecho, como ya conté en el post de cómo convertirte en copywriter, la demanda subió tanto que tuve que multiplicar los precios por 10 en menos de 2 meses.

Pero claro, tampoco puedes dejar de lado el marketing ni la labor comercial. Si deja de entrar demanda, volverás al paso anterior y tendrás que empezar de cero de nuevo. Ahora te tocará llevarlo todo hacia delante a la vez.

a producir
¡A producir!

El negocio te sobrepasa: recursos humanos

Y es ahí donde entra en juego el departamento de recursos humanos. Al igual que una empresa, la cual contrata en función de su demanda, tienes que saber delegar.

En caso contrario, puedes despedirte de tu vida y dar la bienvenida a las jornadas laborales de 12 horas. Y delegar no es fácil, ya que encontrar una persona o empresa con la que trabajar que cumpla tu nivel de exigencia es complicado.

Yo lo primero que hice es delegar la parte que sabía que no me iba a aportar nada, que es la financiera. Me busqué una asesoría online (os dejo el enlace por si os interesa) y me libré del papeleo.

Después cogí todos los clientes que no me aportaban nada de mi fase de redactor y los “regalé” a diferentes personas. Con mayor o menor éxito, y no sin problemas, conseguí quitarme esos clientes que solo me hacían perder el tiempo y poner piedras en el camino hacia la cima.

Y el camino de los recursos humanos es un no acabar. A medida que creces más, necesitas más personas a tu lado. Por ejemplo, cada vez me planteo más contratar una secretaria virtual para llevar el email, envío de propuestas, facturación y otras tareas rutinarias.

De todos los departamentos que manejas como autoempleado, este es el más complicado de todos. De verdad, cuesta mucho trabajo ver que soltar 50 € al mes a una asesoría es un beneficio, y no un gasto. ¿Por qué? Porque esas horas que emplearía haciendo cálculos de impuestos y demás, las puedo emplear en terminar otro trabajo que me dará mucho más que esos 50 €.

papeleo
Bye, bye, papeleo.

2. Tienes que saber gestionar tu tiempo

Cuando trabajas por cuenta ajena, más allá de que los horarios después son un engaño y se echan más horas, tienes un horario fijado. Entras a las 8, sales a las 3 y dices “hasta luego Lucas” a todo. Puedes desconectar y hacer lo que quieras el resto del día.

Si eres freelance, autónomo, autoempleado o como lo quieras llamar, eso se acabó. Cuando arranques vas a estar abierto más tiempo que una farmacia de guardia, no vas a dejar de pensar en todo ni viendo una película en el cine y vas a perder muchísimo tiempo en tonterías.

No hay autónomo que no haya pasado por esa fase de desborde total del tiempo. Tienes que hacer muchas tareas, grandes y pequeñas, y te dedicas a intentar levantarte cada día pensando “a ver cuanto soy capaz de hacer hoy”. Sin planificación. Sin orden. Sin sentido.

reventado
Representación del freelance medio español 🙂

La productividad llama a tu puerta

Cuando te metes en esa espiral de tiempo perdido, de agobio y de sentir que tu vida consiste en dormir y trabajar, es cuando dices “se acabó“. Estarás quemado y cuanto más aguantes en esa situación peor rendirás en todo. Además, estarás de mal humor y te podría llegar a parecer que todo lo que no sea trabajar es una pérdida de tiempo.

Tienes que ser más productivo. Hay que poner límites, hay que vallar el campo y concentrar el trabajo para que el trabajo no te mate. Hay que evitar morir de éxito.

Todo lo que digo lo digo porque yo he estado ahí. Y sé que no soy la única persona que ha pasado por esas situaciones, por lo que puedo extrapolar mi situación a la de muchos otros que se lanzaron al autoempleo. El 24/7/365, la mente perdida y los cambios de humor no son exclusivos del señor Javi Pastor.

¿Y qué puedes hacer para salir de este pozo? Muchas cosas. Tantas que no caben en este post. Yo te diré qué es lo que yo estoy haciendo para arreglarlo y, poco a poco, empezar a tener una vida en condiciones y liberada del “trabajo 24 horas”:

  1. Horarios: se acabó trabajar a cualquiera hora. No importa cómo te lo organices, pero ponte unos malditos horarios. Yo trabajo de 9:00 a 13:00 y de 16:00 a 20:00 de lunes a viernes más o menos ahora mismo. A veces me salto el guión y hago alguna cosilla de madrugada o las mañanas de sábado y domingo (como este post), pero suelen ser cosas que me gustan y que no me cansan. Mi objetivo final es concentrar todas las tareas de lunes a jueves y seguiré hasta que pueda conseguirlo.
  2. A la mierda el Whatsapp, el correo y el puñetero móvil: un error que yo no he parado de cometer y que me ha costado muchas horas es levantarme y leer el email, el Whatsapp o ponerme con el móvil. Te aseguro que te tiras entre 30 minutos y 1 hora ahí, si es que no hay un correo/Whatsapp que te meta una tarea “””urgente””” (me hace gracia este término) y te fastidie el día. Levántate, haz la tarea más pesada del día y limita el tiempo para todos los “añadetareas” como Whatsapp, correo y móvil.
  3. No, no y no: di que no. Es placentero, liberador e incluso sube tu caché. ¿Un trabajo que no te conviene? No. ¿Un “favor” que te va a quitar tiempo y de una persona que ni fu ni fa? No. ¿Un cliente que viene a pedirte un “extra” que no ofreces y te quita muchísimo tiempo? No. Que no hombre, que no. Cuando aprendas a decir no verás como liberas tiempo del día y te sientes hasta mejor. De hecho, el no es hasta la esencia del Growth Hacking, fíjate tú.
  4. Desconexión: si vas al cine, has ido a ver una película y no a pensar en ese cliente que no para de darte la vara. Si hablas con tu novia, tu amigo o un familiar, no monopolices la conversación en torno a tu trabajo. Manda a paseo el trabajo y desconecta. Habla si quieres de Podemos, de la Pantoja o del miedo que pasaste con el Indominus Rex en Jurassic World, pero no des más la vara hablando de trabajo a todas horas.
  5. Vacaciones: que le den a eso de que los autónomos no tienen vacaciones. Tienes el poder de concentrar el trabajo cuando quieras y librarte de él en el periodo que te salga del alma. No te engañes, todo está en tu mano. Utilizando el no por bandera y organizándote vas a poder irte de vacaciones. Yo pienso dejar de trabajar los viernes este verano para hacer viajes y despejarme los fines de semana, y yo no soy ni mucho menos un crack de la productividad.

Con estas cinco cositas, ganarás calidad de vida. Al final es lo que importa, porque de poco sirve trabajar y labrarte tu propio negocio si después solo vives por y para él. Hay que comerse el mundo, no dejar que él te coma a ti.

Y si alguien se enfada porque le dices que no... ;)
Y si alguien se enfada porque le dices que no… 😉

3. Tienes que seguir formándote

El freelance tiene que estar formándose día tras día. Al igual que las empresas actualizan maquinaria y forman a sus empleados, tú tienes que actualizarte más que el Service Pack de Windows.

Hay sectores en los que hay que actualizarse menos, y otros en los que no estar al día supone la muerte. En el marketing online, por desgracia o alegría, estamos en ese segundo grupo. Cada día sale un nuevo truco, una nueva manera de hacer algo, un nuevo programa que hace algo más que el anterior, una nueva tendencia, un nuevo objetivo, un nuevo “algo”.

Si bien no tienes que conocer cada detalle y cada novedad, debes estar al día y tener una idea general de todo. Hay que ser lo que los americanos llaman un T-shaped: un “experto” (odio esta palabra) en algo que también sabe de muchas otras cosas.

formacion T

Por ejemplo, yo soy copywriter y por lo tanto podría seguir utilizando las formulas que conozco una y otra vez. Quizás funcionaría, pero a la larga te aseguro que no.

Si no tuviera una base de SEO, leyera varios libros y diferentes blogs y me gustara tanto la temática como para estar todo el día con ella, me quedaría estancado y llegaría un momento en el que mi servicio olería a antiguo. Y ahí es donde los clientes volarían hacia un competidor, que siempre lo hay, más actualizado.

Y creo que esta parte, junto a la de delegar, es otra de las más difíciles. Recuerda que tienes que organizar el tiempo, por lo que tampoco puedes estar buceando en Google para encontrar “cómo hacer X” durante horas. Y si no quieres hacerlo, te va a tocar pagar por formarte. Buah, y eso sí que cuesta trabajo. Y me parece algo estúpido.

formacion
Leer, leer, leer…

Caso práctico de formación: el marketero local

Os pondré un ejemplo. Imaginad que en vuestra ciudad las empresas no tienen ni idea de qué es el marketing online y que prácticamente no hay nadie que oferte esos servicios, aunque sí que haya una demanda latente.

Tú has hecho tus pinitos y tienes idea, por lo que decides meterte en Wontalia, Quondos y TeamPlatino, mejoras y a base de hacer pruebas subes del básico al “nivel medio” (pero no como el del inglés de los currículums).

Te metes en esos tres cursos y pagas al mes 92,95 €. Por otro lado, vendes tus servicios como consultor por 200 € al mes. A poco que te muevas, sobre todo en este sector que en local no se tiene todavía ni idea, algún cliente te cae. Y lo sé por experiencia, que he visto empresas malísimas con una cartera de clientes bestial.

Con que cayera solo uno, incluso pagando la cuota de autónomo con tarifa plana e impuestos, tendrías algo de beneficio. Y al final esto es una bola de nieve, cuanto más te formes, mejor servicio, más aportas al cliente, más clientes vendrán y más podrás cobrar.

Es un ejemplo simple y tonto, pero es muy real. De verdad, conozco empresas desactualizadas, que ofertan servicios de los que no tienen ni idea y que tienen clientes y clientes. La demanda existe, pero competencia no hay tanta.

estas listo autoempleo

¿Estás listo o tienes miedo?

Y este es el panorama del autoempleo. Esas son 3 cosas, entre otras, que vas a necesitar para sobrevivir en esta jungla y poder llegar a fin de mes sin tener la lengua fuera ni estar pidiendo la hora.

Como todo esto está basado en experiencias propias, aunque contrastadas con otros compañeros, solo me queda pedirte que comentes con tus propias experiencias. Con tus propios temores sobre el autoempleo. Con tus dudas. Con lo que quieras relacionado con este salvaje mundo. Aquí estaré yo para contestarte y ayudarte en lo que pueda 😉

Mierdómetro de Branding: 8 claves para tener una marca lamentable  

Mierdometro destacada

Post de invitado de Jorge Jiménez de www.soyjorgejimenez.com.

¿Hacía tiempo que no hablaba de branding por aquí verdad? Pues, aunque no sea yo el que escriba, hoy vamos a volver a hablar de este tema. Jorge es un invitado muy especial, ya que es un crack de la marca personal y su manera de escribir y hablar va “directa a la yugular”.

Nos va a contar cuáles son para él los 8 indicios de que tu marca personal “apesta” con un curioso Mierdómetro de Branding. ¿Seréis capaces de superarlo?

¡Qué ilusión! Mi primera colaboración con Javi Pastor. Lo conocí a través de una guía de marca personal que publicó en el blog de Dean Romero, un capo del SEO.

Total, me anime a escribirle, ya que sentía curiosidad por conocerle y saber sus opiniones sobre el mundo del Branding. Lo que me encontré fue toda una sorpresa: alguien incluso más joven que yo, con mucha apertura mental y mucho arte, que para eso es de Cádiz. Y las cosas como son, la gracia en España de Despañaperros “pa bajo” suele ser más habitual.

Surgió el comentario de hacer alguna colaboración, y, para romper el hielo y que sigan fluyendo más cositas, lo primero va a ser hacer este post de invitado. ¿Temática? Marca personal.

¿Enfoque? Le propuse lo diametralmente opuesto a las guías habituales de “cómo crear tu Marca Personal”. Así que vamos a tratar con un toque de humor todo lo que NO tenemos que hacer si queremos estar orgullosos de nuestro branding.

Para sacarle el mayor rendimiento a este post, te recomiendo hacer una breve pausa cada vez que terminemos una sección, ya que te encontrarás una pregunta al final. Y lo propio seria que reflexionaras sobre cómo está tu branding y estrategia respecto a ese punto en concreto.

Así que sin enrollarme mucho más, te propongo adentrarnos por las 8 claves del Mierdómetro de Branding.

mierdometro branding

1. Adicción a los atajos

Este es el primer punto y el más largo debido a su trascendencia, ya que es el mayor error que se suele cometer, tanto por gente que se interesa en “auto-desarrollar” su branding como por “consultores”.

Esa es la adicción a los atajos, basada en el APARENTAR en vez de en el SER.

Ahora no te habla Jorge, soy Morpheus de la película Matrix. Te estoy contando algo que ya intuyes, que sabes en tu interior… Tienes una duda que te asalta sobre la marca personal SUPERFICIAL. Y esa sensación te crea incertidumbre, tienes dudas al respecto. Es tu decisión, tomar la pastilla azul o la roja.

¿Quieres Marca Personal para valientes que desean ser libres o quieres seguir en Matrix?

¿O te vienes conmigo y con Javi a la madriguera de conejos?

matrix-marca-personal

En la marca personal no hay atajos

La marca personal implica auto-descubrimiento y evolución. No es MAQUILLAR para aparentar. No se puede pasar de nivel 3 a nivel 10 por muy bonita que sea tu web y muy chulo que quede tu perfil de LinkedIn.

No existen los atajos, lo siento, pero no existen. Ni tampoco las recetas mágicas. Aunque una persona te indique un camino a seguir, una estrategia o unas acciones determinadas estas no te van a llevar al éxito en un corto periodo de tiempo. No es como seguir las instrucciones de un mueble del Ikea.

Lo que te podemos contar en una guía son paradas de un camino muy largo que primero nace en tu interior. Y como cada persona es única, la primera parte del camino nadie te puede decir como recorrerla. Solo tú sabes el verdadero punto de partida de ese viaje.

Habilidades motrices e intelectuales

Continuando con un enfoque más concreto y menos “filosófico”… Las personas tenemos habilidades motrices e intelectuales.

Las motrices son sencillas de evaluar. Son OBSERVABLES. Tú sabes cuando alguien juega bien al baloncesto, nada o corre. Por mucho que alguien “mienta” sobre su nivel de habilidad y diga que del 0 al 10 es un crack, si se pone a jugar se le puede “calar” rápidamente y ver que en realidad su habilidad es de un justito 3.

En cambio, las habilidades intelectuales son más difíciles de valorar, ya que requieren de una actividad específica para que sean observables. Requieren un desempeño, una acción determinada para poder evaluar de los resultados.

Pongamos que nuestro punto de partida es un 3 sobre 10, y nuestro objetivo es llegar a nivel 7.5, ¿ok? ¿Qué quieres que hacer? ¿Qué tomamos? ¿La pastilla azul o la roja?

La pastilla roja, la que tomaron Neo & Morpheus, implica trazar y ejecutar un plan de autodescubrimiento y mejora tanto profesional como personal. Y gracias a ese plan podremos ir pasando del nivel 3 al 4, del 4 al 5 y así sucesivamente.

¿La pastilla azul? Montar una GRAN web, crear una historieta sobre tu persona, un maquillaje digital y offline para aparentemente pasar del nivel 3 al 7. ¡¡ERROR!! ¿Razón? No se puede fingir eternamente.

fingir

Elementos para el viaje hacia el autodescubrimiento

La pastilla roja es sinónimo de viaje y, como todo viaje, requerirá de varios elementos:

  • Punto de partida es nuestro yo actual: dependiendo de nuestro autoconocimiento, tendremos un punto de partida mucho más certero o tendremos que ir dando muchas vueltas hasta que nos encontremos.
  • El punto de destino es nuestro yo ideal: está compuesto por nuestra situación laboral y personal ideal. Recuerda, la marca personal no va a trozos, también afecta de manera positiva a tu vida personal.
  • El vehículo es nuestra capacidad de aprendizaje: capacidad para asimilar nueva información y obtención de mejores hábitos enfocados al éxito.
  • La gasolina es nuestro nivel de compromiso: ni más ni menos. A más octanaje, mayor potencia del motor…

¿En qué lado de la balanza me situó actualmente?

¿En qué lado de la balanza me quiero situar?

¿Soy más amigo del aparentar o del evolucionar?

¿Abrazo la superficialidad o la profundidad?

2. Buah, el diseño no es tan importante…

Para hablar del diseño, creo que es necesario mencionar tres cuestiones:

¿Vivimos en la era de la información? ¡ERROR!

Es la era de la saturación, también denominada infoxicación o sobre carga informativa. En resumidas cuentas, vivimos tal bombardeo de información que nuestro cerebro no puede procesar más datos.

Tanta información nos abruma, nos causa apatía e incluso dificulta la toma de decisiones. ¿Al final qué ocurre? Tendemos al juicio rápido. En cuestión de segundos decidimos si algo nos atrae y queremos saber más de ello o si directamente, a un clic de ratón, pasamos a otra cosa.

Comemos con los ojos

El segundo término no proviene de la era digital. Y es la sencilla y requeteconocida cuestión de que COMEMOS CON LOS OJOS. Si no nos entra por los ojos… ya existe una predisposición negativa. El ser humano tiende a la superficialidad en su proceso de juicios rápidos. La pregunta es si esta está jugando a tu favor o en tu contra.

Se ha democratizado el acceso a la tecnología, al marketing y como no, al diseño. Todos podemos aprender a través de YouTube los conceptos básicos de Photoshop e ilustrator.

También podemos adquirir apoyo externo. Desde el diseñador gráfico que conocimos en un evento de networking el mes pasado hasta el diseño low cost en Fiverr o los logos sin exclusiva de GraphicRiver.

Pero bueno, que tampoco hace falta irse al paquete de Adobe o tener que estar contratando servicios de diseño todos los meses. Puedes trabajar ciertas cosas de diseño a través de Canva. Su lema es “diseño gráfico al alcance de todos”. Yo la utilizo constantemente… I Love Canva.

cuida-la-imagen-marca-personal

El diseño transmite quién eres

Si además ya nos vamos a un plano más metafísico… Yo tengo la FÉ de que cuando todo esto esta trabajado a conciencia y aliado con la marca eso se transmite de manera inconsciente y resulta muy atractivo para el visitante.

El diseño, los detalles, la coherencia entre puesta en escena, persona y personaje… todo esto lo tuve muy en cuenta a la hora de lanzar en enero mi web personal. Es más, para ser un blog de marca personal y crecimiento personal, hice una apuesta arriesgada con los colores. Puse casi los contrarios a la psicología de colores habitual en blogs de esta temática.

La apuesta me ha salido bien y la razón de ello es que todo el diseño y colores son auténticos porque me representan, guardan coherencia con mi esencia y personalidad.

Como dice mi superhéroe Seth Godin: ¡enamórate del diseño! Y bueno, si cite al gurú por excelencia del marketing, voy a citar a otro gurú para cerrar el apartado del diseño.

¿Recuerdas las presentaciones de los productos de Apple cuando el señor Jobs vivía? Como grandes estratega del marketing, Jobs y su equipo siempre resumían el producto en frases que engancha. ¿Sabes que dijo al presentar el sistema operativo iOS4 para la gama iPhone?

“Te darán ganas de lamer los botones”

steve jobs ios 4

Enamórate del diseño y la gente se podrá enamorar de ti, siempre y cuando, lo que se encuentren después de esa primera impresión merezca la pena 😉

Del 1 al 10, ¿Cómo puntuarías tu nivel de diseño? ¿En qué tres áreas clave de tu proyecto podrías mejorar el diseño e imagen gráfica durante estos 30 próximos días?

3. Perfiles sociales con telarañas

Volviendo al punto dos del Mierdómetro de Branding, no tienes excusa para no tener un bonito banner o una buena foto profesional. A día de hoy cualquier fotógrafo o persona con una cámara Réflex, o si me apuras hasta un móvil de alta gama, te puede hacer una foto profesional/decente con un fondito neutro.

A principio de este año monté una web y uno de los miembros del equipo es un “pejigueras” con los micro detalles. Solo se fijaba en los detalles que a ÉL le importaban, pero obviaba aquellos que no entran en su sistema de valores.

Por ejemplo, se puso muy tiquismiquis con su título profesional, cuando la foto que utilizaba parecía de alcohólicos anónimos. ¿De qué me sirve que tengas un título rimbombante sí parece que le pegas a la botella en los ratos libres?

No quieras ser Dios

Pero volviendo al tema de los perfiles sociales, que me lié con el tema de las fotografías… no hace falta estar en todas las redes sociales. En muchos casos menos es más, y en las redes sociales es uno de ellos.

¿Qué impresión crees que se llevan tus posibles clientes al entrar a un perfil tuyo y verlo desamparado? Sin actualizaciones desde que España gano el Mundial… Bueno, quizás exagere un poco, pero me entiendes, ¿verdad?

¿Qué pensara tu posible cliente/seguidor/prospecto? Si así tiene su negocio, si así cuida su imagen, si tiene sus redes desamparadas… ¿cómo va a cuidarme a mí? Seguramente este proceso mental no se realice conscientemente, pero te aseguro que si sucede a niveles inconscientes.

Recuerda: el 90% de la información que procesamos es de manera inconsciente. A mí siempre me lo explicaban utilizando la analogía del Iceberg. Lo que se ve del Iceberg es solo el 10%, mientras que el 90% que es la gran masa es lo que sería nuestro inconsciente.

iceberg-marca-personal

Redes sociales: tu escaparate al mundo

¿No te plantas delante de un cliente con una camisa sin planchar o con una mancha de comida verdad? Pues no deberías exponerte con unas redes sociales “sucias” o una web con aspecto del 2005.

Como te comenté al principio, es preferible estar presente en una o dos redes sociales, pero tener una presencia presentable valga la redundancia. Y si no tienes tiempo para ello, plantéate contratar a una empresa que te lo lleve u organízate mejor con herramientas tipo Buffer, Postcron o Hootsuite.

Fíjate en la siguiente imagen. Pertenece al dashboard de la herramienta Canva y en ella podrás observar parte de las posibilidades de diseño que te ofrece. Resalté las que tienen que ver directamente con las redes sociales, ya que con esta herramienta podrás tener cabeceras realmente chulas y es realmente fácil de utilizar.

¿A qué esperas para tener unos banners que potencien tu branding?

i-love-canva

¿En qué lado de la balanza me situó actualmente?

¿En qué lado de la balanza me quiero situar?

¿Soy más amigo del aparentar o del evolucionar?

¿Abrazo la superficialidad o la profundidad?

¿Qué tres acciones puedes implementar/hacer durante los 30 próximos días para mejorar tu presencia en las redes sociales?

4. Escribir como si tu blog fuese la Wikipedia

Bufff, no existe nada más pesado que leer un blog de una persona que quiere desarrollar su branding personal, pero que escribe en plan corporativo impersonal. Es absolutamente infumable.

Cuando queremos causar impresión con palabras rebuscadas o adjetivos rimbombantes, al final lo que estamos haciendo es o bien aburrir o poner a la defensiva al lector.

 

No hacer la de Ana Rosa Quintana

Hacer la de “Ana Rosa Quintana”… ¡PLAGIAR! Caca, chic@ malo, copiar no mola. Copiar no es bueno… Fíjate, te voy a contar una anécdota, el año pasado un personaje de esos que van haciendo copia y pega se topó con mi contenido y el tío, ni corto ni perezoso lo copio tan cual, con hipervínculos incluidos. Total, que me llego un aviso de Pingback y, tonto de mí, creí que era un link hacia un post mío.

Total, que pincho en el sitio web, leo el contenido y no lo reconozco como mío. Eso sí, me encanto.  Yo decía “este tío piensa idéntico a mí, como mola, voy a escribirle y le felicito por el post”… jajaja ¿Menudo panorama eh? Al par de días yo extrañado porque no me había contestado al mail y, justo cuando estoy pensando en él me vinieron más avisos de Pingback y me di cuenta de la situación de “copia y pega”.

Lo peor de todo es que cuando le di el toque por las redes el tío se indignó. ¿Te lo puedes creer? Si es que tiene que existir de todo en este mundo… Además, que copiando, aparte de no engañar a nadie, porque se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, además de eso, también te va a meter en líos con Papa Google… pero esto no lo digo yo, lo dice Rubén Alonso.

Concretando, que yo no soy ningún experto en copy, y creo que sería mejor dejar a Javi tratar estos temas que él es un crack en este menester con post como “4 errores de copywriting que espantan a tu público”.

Cómo evaluar y mejorar nuestro copywriting

¿Cómo evaluamos la calidad de nuestro copy? Al ser un arte, es algo intangible, pero… podemos ver su nivel de efectividad con el engagement del mismo: número de marcadores sociales y número de comentarios. Claro está que tendremos que tener en cuenta el número de visitas. No es lo mismo que un post reciba 25 comentarios, pero 3.500 visualizaciones, que otro que reciba 5 comentarios con 150 visualizaciones.

¿Qué podemos hacer para mejorarlo?

  • Investigar a expertos en la materia.
  • Leer mucho, en especial a norteamericanos, ya que su escritura es más fluida que la del europeo y para escribir en Internet es mejor tener de referentes yankees.
  • Leer a bloggers de éxito con un nivel de engagement elevado y con una comunidad activa que les apoya.
  • Y publicaaaaaar muchísimos post. Al final el hacer bíceps de copy es post a post, cagada a cagada hasta que un día te das cuenta de que empieza a medio molar lo que escribes. Y ese día te marcas un baile para celebrarlo.

baile-branding-personal

5. Perpetuar el Statu Quo

¿Sabes eso de que no arriesgarse en la apuesta más arriesgada? ¿Y aquello de que el que nada arriesga nada gana? Como le leí a mi amigo Lorenzo Moreno Muñoz: “Los barcos están más seguros en el puerto pero no fueron construidos para eso”.

¿Qué te quiero decir con esto? Sencillo. Si haces lo mismo que todo el mundo, si no te atreves a innovar, vas a tener unos resultados mediocres.

¿Y sabes lo peor de todo? Que no vas a hacer que tu profesión o sector avancen y solamente cambiarás cuando la gran masa crítica esté trasladándose al siguiente punto. Serás una oveja, no un perro pastor, y las ovejas son equivalentes a marcas blancas. NO son referentes, no tomaron el camino de la Expertologia (título del mejor libro de Andrés Pérez Ortega).

¿Qué es el cambio de paradigma?

Eh eh Jorge, un momento, no vayas tan rápido, quÉ leches es eso del cambio de paradigma, que yo no te estoy siguiendo. ¡OK OK! Hacemos breve parada técnica. Este concepto fue difundido en un libro publicado en 1962 llamado “La estructura de las revoluciones científicas” de Thomas Kuhn.

En dicho libro, el historiador y filósofo demuestra que TODO cambio y descubrimiento científico apareció como un desafío al statu quo actual, el paradigma regente. Por lo tanto, para avanzar hacia un lugar nuevo, es necesario que las ideas nuevas se confronten a las viejas. El nuevo paradigma desafía ese modelo del pasado, es un proceso cíclico, lo nuevo remplaza a la lo viejo, el niño al abuelo… Ley de vida.

Para mí, la autorrealización de una Marca Personal viene cuando esta se atreve a explorar mundos nuevos, nuevos enfoques y por supuesto tener el valor de equivocarse. La gran mayoría de las nuevas ideas y teorías son desechadas, pero sin el proceso de prueba y error, no llegaríamos a ese euraka final que APORTA VALOR CON MAYÚSCULAS.

Yo con el Método de la Araña me estoy permitiendo explorar una vía diferente, más compleja, más integral de branding personal. ¿Realmente se terminará convirtiendo en un aporte de valor a este mundillo? Yo espero que sí. Le queda mucho camino por recorrer, muchas reflexiones, mucho trabajo con personas comprometidas, pero estoy atreviéndome con un enfoque distinto.

¿Qué crees que le falta a tu profesión o industria para pasar al siguiente nivel? ¿Te permites espacios mensuales de reflexión para ello?

¿Tienes un hábito de lectura de temas diferentes a tu profesión pero que pueden complementar ayudar a que ese eureka surja un día y seas un espartano que desafía al statu quo?

¿Qué dos acciones concretas podrías hacer en estos próximos 30 días para potenciar tu creatividad y visión?

300-espartanos-branding-personal

6. Ser Gollum por partida doble

¿Te acuerdas del bueno de Gollum? ¿Qué dos problemas tiene Gollum para tener una marca personal auténtica de esas que te llevan a la madriguera de conejos?

Mi tesoro…

El primero es su paranoia con el anillo… “Mi tesoro… solo mío, mi tesoro…”. ¿Qué tiene que ver esto con el tema que estamos tratando? Bueno, el comportamiento de Gollum es similar a las personas que tienen una buena idea, pero por riesgo a que se la roben/copien NO se la cuenta a nadie.

Evidentemente, a la hora de exponer algo en público, estamos exponiéndonos a esa posibilidad. Pero suele ocurrir pocas veces y, el riesgo que nos implica versus lo que se va a nutrir la idea al compartirla y discutirla con otras personas, pues oye, no tiene color.

Mi tesoro… mi proyecto… mi branding… MALDITOS HOBBITS NO ME RETUITEAN.

Los Gollum NUNCA podrán desafiar al statu quo, ya que sus ideas se quedarán estacadas, no podrán evolucionar, y ya sabes lo que dicen, lo que no crece y evoluciona es que se está muriendo. ¿Vas a dejar tus ideas morir en la cueva?

gollum-marca-personal

La cueva

Y ese es el segundo problema… ¡LA CUEVA!

Que si, Internet mola un montón, que tienes a un click del buscador un montón de info interesante, tanto profesional como de ocio. Pero donde una marca personal comienza a tejer las redes de colaboración que le llevaran al siguiente nivel es en el mundo presencial: fuera de la cueva.

Una relación puramente digital es una relación que no está consolidada al 100%. El siguiente paso es el networking presencial, tan sencillo como tomarse un café o una cerveza, lo que tú quieras, pero presencialmente.

Para ello, puedes o apuntarte a grupos de Meetup, proponer quedadas en las comunidades digitales donde participas o algo tan sencillo como mandarle un correo a alguien y decirle: “te invito a un café y así nos conocemos en persona y vemos cómo podremos crear sinergias”.

Eso sí, una cosa es no salir de la cueva y otra ir como un político en campaña electoral con una sonrisa en la cara pero sin que te importe una mierda las personas, solo lo que puedas sacar de ellas. El medio online es extrapolación del mundo offline. Si eres un interesado, un falso, un lame culetes, un cutre, un piratilla… pues al final todo se termina sabiendo.

El mundo digital la verdad parece que tarda en salir a la luz, pero siempre termina saliendo. ¿Por qué se demora un poquito más? Sencillamente porque falta el ver el lenguaje corporal del otro, el tocar y oler, ya sabes, las sensaciones que nos provocan las personas del tipo…. Este ti@ es autentic@ o… menudo personaje más fantasmón y vende humos.

Interésate por la gente en vez de hacerte el interesante.

¿Qué tres acciones concretas puedes realizar este mes para mejorar tu nivel de sociabilización online? Puede ser asistir a X reuniones, quedar con una persona que conoces desde hace tiempo en Internet, proponer una quedada…

7. Que tu hábito de lectura sea Marca, la revista Pronto o el típico libro de éxito anual como “50 Sombras de Grey”

Escuche una gran frase a Francisco Alcaide en el podcast de Víctor Martin… “No todos los seguidores son lectores, pero si todos los líderes son lectores”. Por cierto, la entrevista una pasada, si quieres escucharla después de terminar con el Mierdometro de Branding puedes hacerlo aquí.

¿Qué es una Marca Personal sino un referente para otros? ¿Cómo vas a poder liderar si no lees a los mejores? No sé a ti, pero a mí el conocimiento no me viene por ciencia infusa y si a veces se me ocurre alguna gran idea es gracias a la inspiración que me dan los más grandes.

Por cierto… ¿sabías que Pronto tiene 3.616.000 lector@s semanales? Te recuerdo que en España somos 47 millones. Espero que esos números te asusten tanto a ti como a mí. Ok Jorge, muchas gracias por darme las cifras dramáticas de consumo de cotilleo en España, ¿pero dónde está la gracia? ¿Tú que propones?

El reto de las 20 páginas al día

¿Y cómo nos convertimos en lectores de verdad? Sencillo, con UN RETO: El #reto20paginasaldia.

Si quieres meterle la sexta marcha a tu branding, te propongo que leas 20 páginas al día. Tu vida profesional va a cambiar radicalmente. Te lo aseguro, es una cuestión de números, ya que podrás leerte más de 20 libros al año. Y si no me crees hagamos “la cuenta de la vieja”:

20 x 365 = 7.300 páginas al año

7300 / 250 = 29,2 libros al año

29,2 / 12 = 2,43 libros al mes

2,43 / 4 = 0,6 libro a la semana

Si pinchas en la imagen accederás a una recopilación de 170 libros divididos en 27 categorías… seguro que entre tanto gran libro encuentras alguno que justo se adapta a los retos que tienes que superar en los próximos meses, ¿no te parece?

lecturas

8. Que el “about me” no lo quiera leer ni tu madre…

Reconozco que esta idea no es mía, es de Javi, la tome de un post que escribió dando una serie de tips sobre “Cómo escribir la página de sobre mi”.

En el post de da varios consejos para crear una página diferente y atractiva, pero también habla de números. La página “sobre mi” de Javi es la cuarta más visitada del blog.

Y me hizo reflexionar. Es más, yo mismo me di cuenta que en cuanto entro a una web nueva que no conozco, si pasa el primer filtro del “me gusta lo veo que veo o no”, lo primero que hago es irme a la sección de “sobre mí y equipo”.

Si esta resulta aburrida y poco original, ya pierdo un poquito el interés. Ya sabes, vivimos en la era de la infoxicación y tendemos a hacer juicios rápidos. El mundo va tan rápido que es nuestra manera de poder sobrevivir a esta sobre carga informativa y nos sucede A TODOS.

Fíjate, por tener un about que “no quiere leer ni nuestra madre”, estamos perdiendo una oportunidad clave para enganchar a ese lector, a ese lead, a ese posible cliente.

Mira que yo en mi “sobre mi” tengo un vídeo animado bastante chulo, pero el texto no me convence a raíz de leer el post de Javi. Ya tengo en mi Trello puesta la tarea de revisarlo y darle un giro más personal y cercano donde refleje mejor mi historia personal y profesional.

estadisticas sobre mi

Ejemplos de buenas páginas de sobre mí

Bueno, está claro, uno de ellos es el de Javi. Te cuenta su historia, quién es, qué hace, qué le apasiona… Por contarnos nos cuenta hasta que es del Celta de Vigo. ¿Resultado? ¡CERCANIA!

Refleja su estilo de comunicación, crea un contexto muy cercano, cálido, con un toque de humor… MOLA y demuestra su parte creativa, lo cual es coherente con su modelo de negocio actual: vender servicios de copywriting.

Otro que esta increíble nivel 70 es el de Alfre Mancera. Claro está que él juega en otra liga. Como profesional del marketing y el mundo audiovisual tiene unas habilidades que el resto, pues eso, no tenemos, y el en vez de preparar un texto, se curro un audio de 20 minutos con samples de rap, escenas de películas míticas, declaraciones de nuestra disparatada clase política, micro trozos de conferencias.

En resumidas cuentas, un buen “sobre mí” es una gran oportunidad de hacer algo de manera diferente, de enamorar a ese visitante que todavía esta solamente cotilleando.

Cerrando el Mierdometro de Branding

Ahora me gustaría cederos la palabra a vosotros para que cerréis el post con alguna observación o análisis que creáis conveniente. Yo ya me quede a gusto con este laaaargo post.

Os prometo que no tenía intención de hacer algo tan extenso, pero me lié, me lié, y cuando a uno le apasiona un tema que está tratando parece que no le ve fin. Sobre todo cuando NO quiere tratarlo superficialmente.

Espero de veras que te haya resultado de utilidad el post, que sonrieras en algún que otro momento y sobre todo que reflexionases sobre el estado actual de tu marca personal y cómo estás enfocando todo el proceso.

Yo sin más me despido, no sin antes invitarte a conocerme un poco mejor. Para ello solo tienes que pinchar en la imagen del café que tienes aquí abajo y accederás a una página que prepare especialmente para los lectores de Recetas de Branding.

jorge-jimenez-vaso-cafe-imposible

La receta del éxito

receta del exito

Te he engañado, no hay una receta que podamos hacer en 10 pasos para tener éxito. Lo siento, pero no existe.

De hecho, si alguien te dice que tiene “la receta definitiva del éxito” para hacer cualquier cosa, lo que debes hacer es huir de él. Salvo casos muy puntuales, trabajos muy metódicos y con un sistema muy cerrado, no existe una única manera de llegar ahí.

Pero… ¿Qué es eso del éxito? Hoy voy a hablaros un poco sobre ello, desde mi punto de vista. Y hasta me voy a atrever a dar una “receta”, pero no huyáis de mí.

 receta del exito

Definición de éxito

En la Wikipedia si escribes éxito lo relaciona con las siguientes ideas:

  • Victoria o triunfo.
  • Nivel de estatus social.
  • Cumplimiento de una meta u objetivo.
  • Opuesto al fracaso.

Y en la RAE nos encontramos con otras tres definiciones distintas:

  • Resultado feliz de un negocio, actuación u otra situación.
  • Buena aceptación que se tiene de alguien o algo.
  • Fin o término de un asunto o negocio.

Y por si fueran pocas, también podemos remontarnos al significado original de la palabra. Éxito proviene de exĭtus y significa “salida”.

​”Vale Javi, ahora que has hecho este repaso gramatical sobre la palabra éxito, ¿qué nos quieres contar?”. Pues básicamente que no hay una definición válida ni universal. Lo que para ti es éxito, para mí puede que no lo sea.

No existe una única definición válida y universal de éxito. Busca la tuya.

Click to Tweet

Para mí hace 6 meses era un éxito conseguir un cliente. Hoy para mí eso no es sinónimo de éxito. Hace 6 meses para mí tener un blog con 2.000 o 3.000 visitas mensuales era todo un éxito. Hoy quiero más y creo que el éxito está “más arriba”.​

A mí no me vale con tener uno, dos o diez clientes. Quiero tener mis propias empresas, quiero tener un reconocimiento determinado dentro del sector y quiero poder disfrutarlo.

Eso no quiere decir que esas acciones no fueran un éxito. Si vuelves a mirar las definiciones anteriores, yo cumplí una meta u objetivo (tener un cliente y llegar a un número determinado de visitas).

Lo que quiero decir es que el éxito es moldeable, se adapta al momento y depende de tantos factores personales que es imposible darle un nombre, forma o lugar exacto para todos. Cada uno debe tener su propia definición de éxito.​

¿La marca personal te lleva al éxito?

Si vuelves, de nuevo, a leer hacia arriba, tú mismo te darás la respuesta. Y sino, aquí la tienes:

Sí y no. Depende.

​Depende es una palabra que da mucho coraje. A nadie le gusta, no es definitiva ni determinante y deja muchos vacíos, ¿verdad? Pero es que la vida es un constante “depende” porque está llena de grises, no de blancos y negros.

La marca personal puede ser ese botón que haga despegar tu cohete, si es que tienes un cohete. ¿Y a qué me refiero con la palabra cohete? Con algo que ofrecer, algo que dar a la sociedad y algo con lo que cuando seamos una opción seamos los elegidos, y no los descartados.

​El problema está en que casi todo el mundo, cuando le preguntas por su “cohete”, te dicen que ellos “no saben hacer nada”. Eso es muy triste. ¿De verdad no sabes hacer nada? No me lo creo.

La mayoría de veces, esas personas dicen eso porque creen que hay que nacer con un poder o habilidad innata para hacer algo. Como decía el programa “El Juego de tu vida”: eso es mentira.

Casi todos los profesionales que conozco han llegado donde están con trabajo y dedicación. Nadie nace sabiendo de SEO, sabiendo jugar al tenis o sabiendo cocinar una tarta de queso que te hace salivar como si fueras el perro de Pavlov.​

 

El éxito se compone en un 20% de capacidad y un 80% de estrategia. Puedes saber cómo leer, pero lo más importante es… ¿Cuál es tu plan para leer?

Jim Rohn 

Mi receta del éxito

Como has podido ver, el éxito no llega solo. Hay muy, muy pocas personas que nacieran para hacer algo y lo llevaran en su sangre. Y aunque muchos nacen con facilidades para hacer según que cosas, siguen teniendo que aplicar la fórmula del esfuerzo.

A mí muchos me dicen “es que tú has nacido para escribir y estar en el ordenador”. Y yo me pregunto, ¿no será que llevo escribiendo toda la vida? ¿No tendrá algo que ver con que me formo y estoy horas leyendo exclusivamente para aprender?

Por mucho que queramos engañarnos, la vida es así. Cuantas más veces haces algo, mejor lo haces. Sobre todo si te actualizas, te reciclas y lees sobre lo que haces, ya que en caso contrario te quedarías en la Edad de Piedra.

En definitiva, para mí la receta del éxito consiste en formarte, aplicar lo que sabes y encontrar tu punto diferenciador. No es una receta al uso, pero es que como he dicho no xiste. ¿Es básica, típica y manida? Sí, pero es que la vida es más simple de lo que muchos quieren hacerla parecer.

La receta del éxito consiste en formarte, aplicar lo que sabes y encontrar tu punto diferenciador.

Click to Tweet

El problema es que, no sé por qué, a (casi) todos nos cuesta gastar dinero en formarnos. Parece que invertir dinero en uno mismo está mal visto. O que quizás pensamos que todos nos van a robar y nos van a dar una formación de mierda.

¿Pues no pagamos miles de euros para ir a la Universidad? Y sinceramente, hay mil cursos en Internet en los que aprenderás más que en ella.​ De hecho, el modelo de aprendizaje que mejor funciona es el de tener que “buscarte las papas”.

Por ejemplo, si vives en casa de tus padres y no te gusta cocinar seguramente no sepas hacer casi nada. Sin embargo, si te quieres independizar tarde o temprano tendrás que aprender. ¿Por qué? Porque no te queda otra, salvo que quieras comer en McDonald’s.

¿Tan difícil es extrapolar esta situación a nuestro trabajo o ámbito laboral? Tengo que trabajar, por lo que tengo que formarme sobre el sector en el que quiero trabajar. Si no lo hago, seré otra comida rápida más del mercado que contratan y despiden a ratos (si es que te contratan).

camino al exito

¿Qué es para ti el éxito?

Ahora busca dentro de ti. Piensa detenidamente en tu situación actual. Recapacita sobre todo lo que hay a tu alrededor y, entonces, define qué es el éxito para ti.

Y cuando lo hagas, no te quedes ahí. Comenta cómo quieres llegar a conseguirlo, qué herramientas vas a utilizar y cuál va a ser el camino para llegar a él. Si no tienes nada de eso, olvídate de la marca personal, no te servirá de nada.​

Motivación

motivacion

El sábado (por fin) vi Whiplash y me pareció una película brillante. Su simpleza unida al mensaje que transmite la convierten en una de las mejores películas que he visto en mucho tiempo. ¿Y a qué viene esto? A que me ha inspirado para hacer este post.

En la película el protagonista (Andrew) quiere convertirse en el mejor batería de jazz de la historia. Se cruza con Fletcher, un profesor con unos métodos más que discutibles, que obligan a sacar hasta la última gota de sus alumnos. ¿Cómo? A través de la extra motivación.

motivacion

La motivación puede con todo

Sigamos hablando de Whiplash. Andrew sabe desde el primer momento de su vida qué es lo que quiere ser. Trabaja, trabaja y trabaja para conseguirlo con el máximo esfuerzo desde que tiene uso de razón.

No tiene amigos. No tiene apoyo familiar. No tiene personas a su alrededor que le pongan ese colchón de seguridad. ¿Qué es lo que tiene? Motivación. Tiene ese "algo" que le hace ir hacia delante, más allá de las dificultades u obstáculos que se le pongan por delante.

​No importa que lo insulten. No importa que nadie le respete. No importa que ningún familiar entienda lo que hace. Ni tan siquiera importa que el resto de sus compañeros le odien. La motivación tiene tal poder, que puede construir un puente sobre todo ello y llevarlo al punto final de su camino.

La motivación puede construir un puente sobre todas las dificultades y llevarte al final del camino.

Click to Tweet
motivacion enfado

​Todos tenemos un Andrew dentro de nosotros

Ahora busca dentro de ti. Todos, sin excepción, tenemos un Andrew dentro. Tenemos esa capacidad para remover cielo y tierra con tal de conseguir ESO. Pero, ¿sabemos qué es eso?

Ahí radica el problema. Muchos no sabemos qué queremos ni para comer. No sabemos ni lo que nos gustaría hacer mañana. Por lo tanto, mucho menos vamos a saber qué es lo que queremos hacer con nuestra vida.

Nos gusta pararnos, dejar que las cosas pasen y pedir que ocurran. Nos encantan las excusas, los salvavidas y las puertas cerradas. Por desgracia, todos estamos programados de serie para pedir mucho y hacer menos. Para dejarnos llevar por la corriente y seguir el camino fijado. Pero eso no tiene por qué ser así para siempre.

STOP. Toma el control

Siéntate. Para por un momento de mirar el Whatsapp. Cierra el Facebook. Pon tu propio modo avión. Olvida todo lo que tienes alrededor y hazte esta pregunta:

¿Qué quiero hacer con mi vida?

¿Lo que estás haciendo ahora te gusta? ¿Estás contento con lo que haces? ¿Te acuestas y te sientes realizado? Parecen preguntas típicas, pero son muy importantes. ¿Para qué vamos a vivir haciendo algo que no queremos? ¿Es necesario? Hay veces que hay que remangarse y joderse, pero no para siempre.

Necesitamos hacer cosas que nos motiven. Necesitamos ser un poco más Andrew. Sin embargo, muchos necesitamos un Fletcher. Alguien que nos ponga a prueba, saque todo lo que tenemos y nos haga explotar. Porque a veces explotar está bien, por mucho que digan lo contrario.

​La vida es muy corta como para pasarla haciendo algo que no te gusta. Un trabajo consume horas y horas de tu vida. ¿De verdad vas a tirarlas haciendo algo que no quieres? NO

frase whiplash

No lo intentes. Hazlo

En la película el profesor, Fletcher, le dice una frase a Andrew que me encantó:

No hay dos palabras más dañinas en nuestro idioma que "buen trabajo" - Terrence Fletcher.

Click to Tweet

Puede parecer radical, exagerada o incluso demasiado ofensiva. Sin embargo, yo creo que transmite justamente lo que quiere transmitir: nunca debes darte por satisfecho

Seguro que has escuchado cien mil veces la frase de "lo importante es participar". Yo nunca he creído mucho en ella, la verdad. Soy bastante competitivo y por eso siempre me he preguntado "¿cómo que lo importantes es participar? Lo importante es querer ganar".

whiplash gif

Si todo el mundo tan solo quisiera "participar", no habría evolución. La competencia, el querer llegar más arriba y el no intentarlo, sino querer hacerlo, es lo que hace que saques lo mejor de ti.​ Participar es el principio, pero nunca debe ser el final.

Eso es lo que quiere decir Terrence Fletcher en la película. No quiere que Andrew se conforme con ser un buen batería. No quiere agrandar su ego y decirle "bien chaval, buen trabajo". Lo que quiere conseguir es que sea el mejor. Que si hace algo perfecto, lo vuelva a hacer otra vez. Y si hace algo de 9, que lo haga de 10 porque sabe que puede.

​Tú tienes que hacer lo mismo. No basta con intentar las cosas, hay que hacerlas. Y la fuerza que te va a mover para hacerlo no es otra que la motivación. Una persona motivada puede hacer lo que quiera, porque la energía de la motivación es imparable. Si estás motivado por algo, nadie podrá detenerte.

whiplash motivacion

¿Qué es lo que te motiva?

Todas estas líneas que he escrito tienen un simple objetivo: motivarte. Intento darte una dosis de Terrence Fletcher. Además, quiero hacerte ver que muchas veces cuando alguien nos critica nos está haciendo un favor. Si todo el mundo te dora la píldora, no mejorarás. Te estancarás. 

Busca alguien que te critique, que no te de respiro y que te haga mejorar. Aunque parezca mentira, eso te motivará. No querrás que te critique, por lo que mejorarás y subirás tu propio nivel. Siempre y cuando sean críticas constructivas, claro.

​Y hasta aquí mi pequeña píldora de motivación. Y para no quedarme aquí, quiero pediros tres cosas:

  • ​Critícame. Dime qué es lo que no te gusta de mi blog o de mí. Dispara.
  • Dime qué es lo que más te motiva en la vida y si lo estás haciendo o no.
  • Envíame un correo con un proyecto, idea o concepto que quieras que alguien te critique. Intentaré ser tu Terrence Fletcher.

PD: si no habéis visto Whiplash, ya tenéis tarea para esta semana.

Cómo conocer tu reputación y generar clientes por el camino

susurrando al oido

Siempre digo que una de las mejores formas de vender es a través de las recomendaciones. Si yo estoy hablando contigo y tú me respetas mínimamente, vas a confiar más en una opinión mía antes que en un anuncio de Adwords, de Youtube, de Facebook o cualquier discurso de un vendedor a puerta fría (que cada vez hay menos).

En la marca personal, esas recomendaciones son muy, muy, muy importantes ya que al fin y al cabo configuran tu reputación y generan muchos clientes. Por eso, hoy os voy a la manera más simple de descubrir qué es lo que se dice sobre vosotros, cuál es vuestra reputación y si quizás tendríais que replantearos vuestra estrategia de personal branding porque estáis dando una imagen equivocada o perdiendo clientes sin saberlo.

susurrando al oido

¿Por qué es tan importante la reputación?

Piensa cuántas cosas has comprado porque lo has leído en un blog de alguien a quien respetas, porque te lo han recomendado tres personas que conoces o porque has visto que alguien lo ha utilizado y ha mejorado su situación. Pues todas esas ventas vienen generadas de algo tan sencillo como lo que otros dicen de un producto, servicio o persona, y eso se llama reputación.

Por ejemplo, yo no estaría donde estoy ahora mismo si no fuera por haber entrado en varias conversaciones en las que yo no estaba presente. Me explico con un ejemplo, que siempre es más bonito.

Acabas de crear tu nueva empresa o te has dado de alta de autónomo, has empezado a ofrecer tus servicios por Internet pero notas que falta “algo”. Entonces, recuerdas que un blogger que tú lees ofrece un servicio de consultoría para que tu empresa gane visibilidad (hay muchas opciones) y  decides contratarlo porque has leído en los testimonios muy buenas opiniones y has entrado en esas páginas webs y también has visto buenos resultados.

Esa persona te hace un informe y te indica que tus textos no son demasiado buenos, que habría que corregirlos y que son una parte clave de tu negocio. Y de pronto, en vez de simplemente decirte eso, escribe lo siguiente: te recomiendo a Javi Pastor. De pronto, ese informe en el que tú confías te está diciendo que debes mejorar tus textos y que deberías contratarme a mí para hacerlo (es un ejemplo, no seáis malos).

me han recomendado
¡Alguien me ha recomendado!

No solo he recibido una recomendación normal y corriente, sino que encima la recomendación viene de alguien que ya viene recomendado. Lo podríamos llamar la “recomendación ++”. ¿Y sabéis cuál es el resultado de estas recomendaciones ++? Un aumento bestial en tu tasa de conversión de clientes.

Al final, esa venta no la he hecho yo directamente, sino que viene medio hecha y solo hay que cerrarla. Y todo gracias a que alguien ha dicho algo bueno de ti, que es de lo que exactamente te estoy hablando en este post.

no lo se

El problema: no sé qué es lo que dice el resto de mí

Yo no sé exactamente qué pensáis cada uno de vosotros de mí. Es muy difícil saberlo, ya que necesitaría entrar en vuestras cabezas y todavía no he conseguido el título de mentalist. Al menos conozco la opinión que tienen ciertas personas sobre mí y eso me hace saber que mi marca personal está configurada de cierta manera, lo que me ayuda a poder tomar decisiones posteriores para elegir un camino u otro.

Sin embargo, si no sabes absolutamente nada de lo que el resto piensa de ti, vas muy mal. Sería como si metieras todas tus acciones en una caja negra y jamás supieras lo que pasa dentro porque nunca nada sale de ella. O como si invirtieras 1.000 € en publicidad y nunca supieras si los clientes que han venido a ti son debidos a esos 1.000 € o no, porque nunca recibiste un informe de esa publicidad.

Todo eso hay que arreglarlo. No hace falta saber la opinión del 100% de tu público, ya que si para medir la audiencia de televisión en España solo se utilizan 4.625 audímetros imagina el porcentaje necesario para que tú puedas tener una muestra más o menos fiable. Veamos cómo hacerlo.

audimetro

Cómo crear tu propio “audímetro” de reputación

No os voy a dar varias alternativas. Hay muchas más de la que yo os voy a decir, pero dudo que ninguna sea tan fácil, accesible y directa como esta. ¿Y qué es lo que os recomiendo que hagáis para crear vuestro “audímetro”? Preguntar a vuestros conocidos. Ni más, ni menos.

Con que abras tu Facebook, tu Twitter, tu Whatsapp o salgas de este mundo virtual y quedes con tus amigos o familiares y les preguntes es más que suficiente. Eso sí, hay que elegir la pregunta adecuada. No queremos saber si les caemos bien o mal, si somos más guapos o más feos o si creen que nuestra conducción es mejor que la de Fernando Alonso. Eso no nos sirve para nada, bueno, a lo mejor si somos conductores de karts o taxistas puede que sí.

La pregunta que yo siempre haría y que vi hace tiempo en el blog de Andrés Pérez Ortega (blog 100% recomendable, haced clic en el enlace que no os vais a arrepentir) es la siguiente:

¿Con qué palabras me describirías si tuvieras que presentarme a un potencial cliente o empleador? 

pregunta excelente

Y esta pregunta se la podéis hacer a cualquiera: a tu padre, a tu madre, a tu hermano, a tu prima, a tu amigo de toda la vida, a tu novia, a alguien con quien hayas trabajado, a la persona con la que hiciste las prácticas y a cualquiera que se te ocurra que sepas que tiene un mínimo conocimiento de quién eres y qué haces.

Por ejemplo, yo sé que mi padre siempre me presenta como “alguien que sabe mucho de Internet, publicidad, blogs y escribir”. No con estas palabras, pero vamos, le he escuchado decir algunas de estas cosas varias veces a gente que no conozco. De hecho, algún conocido de mi padre ya me ha preguntado por estos temas y, quien sabe, algún día uno de ellos puede ser un cliente. Y todo esto gracias a que, a pesar de que mi padre siga pensando que “tengo que hacer currículum”, más o menos él conoce los cimientos de mi marca personal.

Pondré otro ejemplo más alejado del círculo familiar. Hace unas semanas me agregó a Facebook una persona, con la que no hablaba desde hace años, y directamente me comentó si estaba interesado en sustituirlo como formador en unos cursos a distancia sobre WordPress que se daban en una empresa de mi ciudad. Yo jamás había hablado con esa persona de estos temas, pero un conocido común le dijo “habla con Javi que sabe de eso” y de ahí surgió esta oportunidad.

clientes

Cómo generar clientes a través de este método

Esto no solo te servirá para conocer tu reputación, sino que también podrás reorientar qué es lo que el resto piensa sobre ti como profesional, ya que habrá muchas personas que no sepan ni lo que haces. Y voy a abusar poniendo otro ejemplo más (el último ya sí que sí, lo prometo) para que veáis lo que puedes estar perdiendo debido a esto.

Conozco a varias personas relacionadas con el mundo del baile debido a que mi novia está apuntada a una academia y actúa de vez en cuando, quizás una vez al mes o menos. Hay dos o tres personas con las que me llevo más y con las que hablo mucho cuando voy a verla, pero tampoco habíamos profundizado mucho sobre mi situación laboral en esas conversaciones.

Una de esas personas es un fotógrafo, que es el que les hace fotos a los bailarines de la academia. Por lo tanto, cuando yo decidí hacerme unas fotos profesionales, contacté con él y sin problema quedamos para que me las hiciera. Aquél día me preguntó “¿para qué quieres las fotos exactamente? ¿Para Linkedin o algo?”, ya que él no sabía a qué me dedicaba.

Le expliqué todo el tema de marca personal y copywriting y fue como si en ese momento hubiera abierto otra pequeña puerta. ¿Por qué? Porque me dijo que tenía tres clientes interesados en este tipo de servicio y que hasta ahora no conocía a nadie para recomendarles. Hoy en día una de esas tres persona es cliente mío y todo gracias a que esta persona descubrió qué es lo que yo hacía.

sorprendida
¿Cómo? ¿Qué estoy perdiendo clientes?

¿Puedes empezar a ver todos los posibles clientes que estás perdiendo ahora mismo? Muchas veces nos obsesionamos con difundir nuestra marca en el mundo 2.0: blogs, Twitter, página de Facebook, Linkedin, foros, comentarios, … cuando realmente ni siquiera hemos empezado a difundirla en nuestro círculo más cercano, en el que tenemos la confianza casi ganada de antemano.

No lo dudes más, empieza a preguntar a tus conocidos y aprovecha esa situación para saber qué es lo que piensan sobre ti como profesional y para mostrarles qué es lo que ofreces y haces. Si no lo haces, es como si ahora mismo estuvieras constantemente tirando cientos de oportunidades simplemente porque quieres.

¿Me haces un favor?

Antes de acabar, tengo que pediros un favor. Voy a crear una sección de testimonios dentro del blog porque el no haberlo hecho todavía es un error bestial en mi estrategia que debe ser subsanado YA. De hecho, un día ya hablé del poder de los testimonios y dije que iba a crear esta sección, pero el ser humano es muy aficionado a procrastinar y yo no soy distinto.

Me gustaría pediros a todos y cada uno de vosotros vuestro propio testimonio sobre mí. Se lo he pedido a algunos clientes, pero también me encantaría llenar esa sección de testimonios con los vuestros, porque sinceramente sin vuestro apoyo este blog no sería más que unas letras, unas fotos y cuatro gráficos sin ningún sentido.

Si te animas a enviarme tu testimonio, tan solo necesito una foto tuya, tu nombre, la descripción que quieres que ponga de ti (Blogger en x, redactor, consultor SEO, …) y tu propio testimonio. ¿Y cómo me lo puedes mandar? Enviando un correo a contacto@recetasdebranding.com.

Y como sabéis que a mí me gusta acabar los posts pidiendo participación en los comentarios, os voy a pedir oootra cosa más. ¿Seríais capaces de responder a la pregunta que os he planteado durante esta entrada? Es decir, ¿con qué palabras me describiríais si tuvierais que presentarme ante un potencial cliente o empleador? Desde luego, no se puede decir que no aplique lo que hablo en los posts, ¿eh? 😉

Que te den currículum vitae

curriculum roto

Hace unos días mi padre me vino diciéndome que conocía a nosequién de Telefónica y que podría conseguirme un trabajo en Madrid. Mi padre sabe perfectamente que estoy dado de alta de autónomo, que estoy trabajando y que tengo un sueldo más o menos decente para el tiempo que llevo, sin embargo, sigue pensando que lo mío no es un trabajo.

De hecho, le dije que en estos meses había rechazado ir a dos entrevistas porque yo quiero tener mi propio trabajo y, salvo que fuera una oferta de alguna empresa relacionada que mereciera la pena, que no iba a trabajar de cualquier cosa por “hacer currículum”. Me miró con cara de pocos amigos y me dijo “¿por qué no fuiste?”, para posteriormente decir algo como “es que ahora no estás haciendo currículum”. ¿Mi respuesta? “Que le den al **** currículum vitae”.

Leer más…Que te den currículum vitae

¿Debe un estudiante trabajar su marca personal?

titulo de empresariales

¿Qué hacías cuando estudiabas en la Universidad? O directamente, ¿hacías algo cuando estabas en bachillerato? Lo normal es que, más allá de divertirte e ir superando exámenes estudiando los últimos días, no hicieras mucho más. Y por supuesto, de marca personal ni hablamos.

“Ya buscaré un trabajo cuando termine”, “estoy estudiando no tengo tiempo”, “cuando tenga mi carrera encontraré trabajo”, “solo necesito hacer unos cursillos más y ya me contratan”, “la cosa mejorará cuando yo salga”, “es lo que hay”, bla, bla, bla… excusas. Yo mismo me las ponía a diario y, al menos según mi experiencia, me sirvieron de más bien poco.

Que te pongan el gorrito, te den el papelito que dice que eres titulado y te abran “oficialmente” las puertas del mundo laboral no significa que este deba ser el punto de partida ni para buscarte la vida ni para trabajar tu marca personal. ¿Por qué? Vamos a verlo 😉

Leer más…¿Debe un estudiante trabajar su marca personal?

Es lo que hay, no hay otra cosa

elegir

El otro día estaba viendo esta entrevista de Omar de la Fuente a Rubén Alonso y me encantó una parte en la que hablaban sobre la situación de una conocida que había aceptado un trabajo basura diciendo la típica frase que todos hemos dicho alguna vez, y que prácticamente podríamos decir que esta de moda: “es que no hay otra cosa”.

Antes de dar mi propia opinión sobre este tema, voy a transcribir más o menos lo que el propio Omar dice en la entrevista, que ya deja bastante clara su opinión:

Es que no hay otra cosa, ¿de verdad? No solo me refiero a que no haya otro trabajo que tú puedas encontrar para hacer en una empresa, sino a decir solo que no hay otra cosa. Es muy triste el concepto. Hay mil millones de cosas que se pueden hacer ahora mismo, y si no la hay, INVÉNTALA“.

Si queréis saber más sobre Omar de la Fuente o Rubén Alonso, podéis leer las entrevistas que les hice en su día y de las cuales podréis aprender muchísimo:

elegir

El mercado de trabajo está roto

Empecemos. La situación actual del país en cuanto a trabajo por cuenta ajena (y en muchos otros aspectos) es penosa: contratos basura, salarios mínimos, duración de meses e incluso semanas y condiciones laborales muy lejanas a lo que podríamos considerar algo digno. El sistema tradicional está muerto.

El valor de las titulaciones, de la experiencia y de todo lo que antes funcionaba para encontrar trabajo ha caído en picado. De hecho, ahora una titulación parece el requisito mínimo para hacer cualquier tipo de trabajo, requiera de dicha formación o no. Por ejemplo, el otro día a una amiga mía que está buscando trabajo le dijeron desde una empresa de búsqueda de empleo que tenían un trabajo que encajaba perfectamente con su perfil.

El trabajo requería buen nivel de inglés y titulación en empresariales. ¿Sabéis cual era? Un trabajo de mozo para recambiar piezas y material de máquinas expendedoras de productos de farmacia. Y el horario era de lunes a domingo, pudiendo trabajarse por la mañana o por la noche dependiendo del día. Además, el salario no llegaba ni a 700 € porque eran unas “prácticas”.

¿En serio? ¿Qué es esto? ¿A dónde hemos llegado? Cosas como estas las podemos ver en Infojobs y compañía a diario, incluso pidiendo experiencia en sectores que llevan si acaso unos años entre nosotros. Mirad las ofertas relacionadas con Social Media y reíros, a ver cuanta gente se ofrece al puesto más bajo de toda el departamento cuando piden 6 años de experiencia.

Quejarte no va a cambiar nada, actuar sí

Vale, lo tenemos claro, todo está muy mal, pero… ¿de qué vale quejarse? No tengo nada en contra de Podemos, ni de la fiebre política que se ha instaurado en este país en torno a ellos que ha provocado que pasemos de tener una programación televisiva llena de Sálvames a una llena de programas que hablan (o al menos lo intentan) sobre política. Que menos, mejor que Sálvame siempre va a ser 🙂

El problema es que, como ya he dicho en otros posts, Podemos no va a salvarte la vida ni va a venir a contratarte. Ni Podemos ni nadie, porque por muy buenas intenciones que tengan las medidas políticas, si es que se hacen, tardan años en surtir efecto y por el camino puede ocurrir de todo. ¿Vas a esperar a que eso ocurra o vas a coger la sarten por el mango?

Estar en tu casa, quejarte a través de tu cuenta de Facebook o soltar bilis por tu Twitter no te va a dar nada. El beneficio es cero. ¿Y si aprovechas ese tiempo para hacer algo realmente productivo? Aquí es donde llega otra típica frase: “es que yo no sé hacer nada ni tengo nada que decir“. Esto también es muy triste, porque dudo mucho que alguien piense eso realmente de él mismo. Haz este test y verás que tienes mucho que decir.

enfado

Siempre hay algo que decir y hacer, y sino se aprende a hacerlo. Con la cantidad de información que hay en Internet para aprender a hacer cualquier cosa no puedes decir que no te lo ponen fácil. Yo he aprendido a hacer todo lo que sé y aplico en este blog por mí mismo, leyendo, probando, rompiendo, volviendo a probar, fracasando, mejorando y trabajando. Días hasta las 6 de la mañana sentado porque ese maldito plugin no iba, porque el CSS no me hacía caso o porque a este post le seguía “faltando algo”.

El aprender no tiene edad, da igual que tengas 21 que 50, el mundo está abierto y lleno de posibilidades para ti. Todos tenemos aficiones, todos sabemos sobre algo que podemos plasmar en un blog o cualquier otra iniciativa y, por desgracia o alegría, todos hemos tenido tiempo libre de sobra con la situación actual para ponernos a mejorar y hablar sobre ello.

Por lo tanto, hoy en vez de sentarte y poner esa publicación en Facebook con un enlace a una nueva noticia de corrupción, utilizar el hashtag de moda sobre política o estar hablando todo el día sobre Syriza dedícate el día a ti mismo. Siéntate, piensa en lo que estás haciendo, en qué te gustaría hacer y cómo podrías conseguirlo. No esperes más, el tiempo corre en contra tuya y la vida es realmente muy corta como para pasártela esperando.

10 acciones que puedes hacer hoy para mejorar tu marca personal

exito

Hoy vamos con un post al estilo McDonalds, es decir, de aplicación rápida 🙂 Estoy seguro de que a todos os gusta los posts de reflexión en los que se tocan temas más o menos profundos y se pretende dar un empujoncito o empezar a haceros pensar en ciertas cosas, pero si hay algo que gusta son los posts prácticos donde al terminar de leerlos puedes aplicar lo que has leído.

Como en este blog no hay tantos posts de ese tipo, pensé que hoy era un buen día para cambiar eso. Así que allá vamos, veamos 10 acciones que puedes hacer hoy para hacer que tu marca personal de otro pasito más hacia delante.

exito

1. Escribe un megapost

La longitud de los posts no debe ser algo preestablecido, es decir, no le pongas número de palabras a algo que vas a escribir antes de escribirlo. Es antinatural, vas a acabar forzando las palabras y metiendo relleno por todas partes. Y te preguntarás, ¿entonces qué hablas de un megapost? ¿Ya estás otra vez malo Javi? Que va 😀

Con un megapost me refiero a un post en el que concentres gran parte de lo que sabes sobre un tema muy específico. Eso, salvo que no tengas ni idea del tema que vas a tocar, te hará escribir un post largo sí o sí.

Los beneficios de este tipo de entradas son muchísimos, ya que tú mismo te obligarás a refrescar todo lo que sabes sobre ese tema, posicionará mejor en Google, recibirá más enlaces, más comentarios, más compartidos en redes sociales, etc. De hecho, un post de este tipo puede ser la llave que abra la puerta para que tu blog pase al siguiente nivel.

Puedes escribirlo en tu blog o en el de otro, porque los beneficios del guest posting son tantos que a veces te puede venir hasta mejor hacerlo fuera de tu propia bitácora.

2. Empieza a escribir un ebook

¿Por qué no? Si tienes un blog, ¿sabes la cantidad de palabras que escribes a la semana? Yo, por ejemplo, este mes llevo ya escritas unas 6.500 repartidas entre todos los posts, y eso que he bajado la frecuencia y la longitud de los mismos es menor de lo habitual en meses anteriores.

Escribir una serie de ebooks cortos es una manera bestial de posicionar tu marca personal, ya que el hecho de que una persona haya sido capaz de escribir un libro (aunque sea un ebook corto de 15.000-20.000 palabras) denota una cierta seriedad, compromiso y sobre todo manejo del tema que trate en el ebook.

boligrafos
Foto: mr.smashy vía photopin cc

De hecho, en EEUU hay gente que vive prácticamente de esto y se embolsa 45.000 euros al mes con esta práctica de escribir libros cortos relacionados. Si quieres saber más sobre este tema, lee este fantástico post de Ángel de Vivir al Máximo sobre cómo crear tu propio imperio editorial publicando libros para Kindle.

Yo tengo pensarlo hacerlo y hasta tengo ciertas ideas ya planteadas sobre una serie de ebooks de mezcla entre ficción-no ficción, ya veremos cuando puedo empezar a trabajarlos de una vez.

3. Ataca el vídeo: usa Youtube o Vine

El vídeo está de moda y el que no empiece a usarlo ya se va a quedar atrás. Yo soy un desastre en los vídeos (y en las fotos) y ni por esas me voy a salvar, ya que estoy empezando a subir vídeos de Vine a mi canal para romper la barrera mental y posteriormente seguir también subiendo vídeos a Youtube.

La vergüenza, el temor a hablar y todos los complejos se deben de quedar atrás. Piensa que casi nadie nació sabiendo salir y hablar en un vídeo, todos empezaron haciéndolo mal y aprendieron a base de seguir y seguir hasta que consiguieron dominarlo.

Si no te atreves a empezar por vídeos largos en Youtube, haz lo mismo que yo, ábrete un canal en Vine y comienza a mostrarte. Lo importante no es ahora mismo cómo lo vas a hacer, sino empezar a hacerlo ya porque mañana será tarde.

En caso de que quieras reirte un poco de mí, reirte un poco y de paso aprender algo, puedes ver mi canal de Vine 😉

4. Envía un correo y ofrécete para colaborar con alguien

Seguro que sigues montones de blogs, comentas en otros tantos e incluso tienes una buena relación con muchos de esos bloggers. ¿Sabes que normalmente están deseando conocer gente nueva con la que colaborar? ¿Por qué no puedes ser uno de esos futuros colaboradores?

Todavía no se ha muerto nadie por enviar un correo y ofrecerse para ayudar en algo, eso sí, sin ser caraduras. No vayas a ofrecer tus servicios y le casques un presupuesto en el correo en plan comercial de los años 80, simplemente ofrécete.

De hecho, si quieres probar, seguro que tú (si tú, el que está leyendo ahora mismo) tienes alguna idea para colaborar conmigo que a mí me va a interesar muchísimo y nos va a ayudar a ambos. ¿Por qué no me la envías? Corre, corre, a la sección de contacto.

5. Hazte unas fotos en condiciones

Este era un fallo mío desde que inicié el blog y que por fin corregí ayer tras ir a echarme unas buenas fotos. La diferencia entre la típica foto que te echaste y usas para perfil de Facebook y una foto realmente profesional es simplemente increíble, ya que verás que todo queda mejor con esa nueva foto.

Una foto bien hecha crea una imagen distinta en el resto y te posiciona como alguien que se interesa por la imagen que desprende. Te puedo asegurar que con una foto de este tipo en redes sociales lo normal es que incluso tus seguidores crezcan y que el resto te empiece a ver más como un profesional que como un blogger novato.

twitter

Por cierto, si estás por Cádiz y quieres echarte unas fotos como las mías, yo me las hice aquí y estoy más que contento 😉

6. Tira tu currículum a la basura

Dile adiós a ese currículum en papel, tíralo. De verdad, no vale para nada y hoy en día casi nadie va a venir a contratarte por que hayas creado un mega currículum con esa plantilla de Photoshop que todos hemos descargado 100 millones de veces.

Haz otra cosa que es mejor, hazte un blog y conviértelo en tu tarjeta de visita y tu verdadero currículum. Si alguien quiere saber lo que haces, ¿qué hay mejor que ver cómo demuestras lo que sabes hacer viendo tu labor en un blog?

Además, si no quieres desprenderte totalmente de tu currículum tradicional, con tan solo añadir todo lo que has hecho en un apartado de la sección “Sobre mí” te podría valer, aunque finalmente lo que se va a valorar es lo que transmitas a través del propio blog.

7. Busca tu nombre en Google

Algo fácil y sencillo con lo que puedes descubrir en 10 minutos que imagen le estás transmitiendo a Internet. De hecho, el mayor problema está en que si pones tu nombre directamente no aparezca nada, como me ocurría a mí hace no demasiado tiempo. Aunque hay que admitir que tengo una dura competencia con un tal Javier Pastor de Xakata, que ya sabemos lo que mueve esa página 😀

Una vez hayas visto lo que aparece con tu nombre en Google, piensa si tienes que corregirlo y monotoriza los resultados. Si empiezas a hacerte un nombre, hay gente que va a buscarlo en Google para saber quién eres y qué has hecho, así que controla bastante este tema.

8. Soluciona un problema a alguien

Todos los días hay gente que pide ayuda de todo tipo, tanto en el mundo offline como online… ¿por qué no vas y echas un cable? Puedes hacer cosas tan simples como ir a Twitter y buscar alguien que tenga una duda o problema y ayudarlo a resolverla, mirar en los comentarios de otros blogs y contestar ampliando una duda. Esa persona no lo olvidará.

Y si además sales a la calle y ayudas a gente que está pasando serios problemas, no es que vayas a mejorar tu marca, es que directamente vas a mejorar como persona. En el mundo hace falta más gente que quiera ayudar y menos que quiera aprovecharse del resto.

Si queréis empezar, ¿por qué no me ayudáis a mí? ¿Has visto que en este blog hay un error en algún sitio? Envíame un correo y dímelo, probablemente eso me haga estar más que agradecido y a cambio te podré echar una mano también 😉

9. Crea tu elevator speech

Si no sabéis que es el elevator speech (también llamado elevator pitch) podéis iros a Wikipedia a verlo… no hombre, que no soy tan malaje. Para resumirlo de una manera rápida, es el discurso que se utiliza para presentar un proyecto ante cualquier persona que esté interesada en él.

Podéis ver mil ejemplos de elevator speech en Internet y os sorprendería ver la cantidad de información importante que se puede condensar en uno o dos minutos.

elevator pitch

Tú tienes que tener tu propio discurso de presentación. Piensa que si vas a un evento, te hacen una entrevista o simplemente te preguntan qué es lo que haces debes ser capaz de responder en menos de un minuto y que quede totalmente claro. Práctica tu discurso y mejóralo, la imagen que da alguien que tiene trabajado este tipo de discursos es muy, muy buena.

10. Apúntate a un curso de formación de calidad

Ampliar conocimientos es algo que siempre, siempre, siempre viene bien para fortalecer nuestra marca personal. Sobre todo en el ámbito del marketing online, donde el lema es “renovarse o morir” porque cada día hay algo nuevo que aprender y si nos quedamos atrás al final vamos a acabar por estar totalmente desactualizados.

¿Cuál es el problema? Que los cursos presenciales suelen ser de una calidad dudosa (es difícil encontrar alguno que realmente valga la pena) y no solemos tener el tiempo suficiente para rastrear blogs que de verdad enseñen bien sobre estos temas y que lo hagan de manera extensa.

Por ese motivo, yo me apunté a finales del año pasado a Wontalia para poder aprender sobre todo lo relacionado con el marketing online concentrado en un solo sitio y la verdad es que no me arrepiento ni lo más mínimo porque he aprendido bastante y de una manera rápida a través de los vídeos.

Sobre Wontalia ya os contaré más adelante, ya que probablemente llegue a un acuerdo con su CEO (Luis Villanueva) para que os podáis registraros pagando menos de la cuenta.

1, 2, 3… ¡empieza ya!

Se acabó el post y ahora te toca a ti empezar a trabajar cualquiera de estos puntos. Si cuentas hasta 10 antes de terminar el post y todavía no te pones a ello, salvo que tengas un motivo de peso, ya estás tardando. Y recuerda contarme en los comentarios cómo te va o tu experiencia si ya has aplicado alguna de estas técnicas 🙂