Los 11 principios de Goebbels aplicados al copywriting

Cuando estudié publicidad, uno de los trabajos que me mandaron fue hablar sobre los 11 principios de la propaganda creados por Joseph Goebbels, ministro de propaganda del partido nazi y uno de los mayores valedores de Hitler.

Y la verdad es que aprendí bastante.

No creo que nos hiciera hacer este trabajo porque mi profesora de TCTI (nombre de la fatídica asignatura) fuera nazi, aunque a veces lo parecía, sino porque realmente estos principios son la base de gran parte de la publicidad general y propaganda política que hemos estado viendo desde hace años y años.

Puede parecer algo fuerte, ya que el hecho de que parte de la publicidad llegue a basarse en los principios de un secuaz de uno de los personajes más odiados de la historia es algo rocambolesco, sin embargo hay que decir que Goebbels tenía muy claro cómo tenía que hacer la propaganda del partido y sin duda alguna el éxito de la misma fue brutal.

Por poner un ejemplo reciente de cómo esta propaganda funciona a la perfección, tan solo tenéis que ver la ascensión de Podemos en el ámbito político en menos de un año. Utilizan todos y cada uno de los principios de la propaganda de aquella época y, que yo sepa, el efecto y los resultados no están siendo precisamente malos.

Me atrevería a decir que si Goebbels hubiera decidido ser publicista en vez de ministro de propaganda alemán, podría haberse ganado la vida de una manera mucho más decente.

Sin embargo, tomó el camino que tomó, pero eso no significa que los conceptos que él usara no pudieran aplicarse a otros ámbitos muy lejanos de sus carteles antisemitas y nacionalistas, como por ejemplo el copywriting.

Conozcáis o no estos principios, hoy voy a analizarlos desde un punto totalmente relacionado con el copywriting para ver cómo podríamos aplicarlos a nuestra escritura. Cuidado que vienen curvas y casi 3.000 palabras, así que no os desesperéis 😛

propaganda

1. Principio de simplificación y del enemigo único

Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo

Da igual que escribas un artículo en tu blog, un texto para una landing page o un post orientado a vender un producto de afiliados: todos deben solucionar un problema determinado que el posible cliente pueda identificar.

Puedes dividir y separar el texto en apartados para ordenarlo o hablar de diferentes cosas relacionadas, pero todas deben tener un fin común para no marear al usuario.

Si acabas divagando, perdiendo el sentido de lo que dices o yéndote por las ramas, lo más probable es que el texto no cumpla con su objetivo y no valga para prácticamente nada porque el usuario no sabrá qué es lo que le vas a solucionar exactamente.

Por ejemplo, este artículo tiene el objetivo de explicar técnicas para mejorar el copywriting a través de un documento histórico como son los 11 principios de la propaganda, ¿lo conseguiré? Vosotros seréis los que podréis contestar a esa pregunta 😉

problema
Hazte esta pregunta antes de hacer un texto 😉

2. Principio del método de contagio

Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada

Si digo “la casta” podemos empezar a ver la relación con Podemos, ¿verdad? En el copywriting no hay que ir muy lejos para utilizar este principio de manera similar.

Siempre que escribes algo debes aportar valor e intentar solucionar algo a tu público, es decir, debes centrarte en “acabar” con un enemigo común que muchos tienen y quizás ni sepan que está ahí.

Es sobre todo aplicable a textos que tienen como objetivo vender o generar clientes, ya que se tiende a echar la culpa de muchos problemas a algo que posteriormente la empresa resuelve con un producto o servicio.

Por ejemplo, si tu tienda online no vende, no tiene visitas, tu blog no genera nada y tus redes sociales no están funcionando, ¿qué te parece si te digo que con el SEO puedo solucionar todos tus problemas? Tu enemigo es Google, que no te posiciona y no te está dejando mostrar todo tu potencial, así que vamos a ir a por él.

Él tiene toda la culpa.

google
Sí, de esto también tiene la culpa

3. Principio de la transposición

Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan

En España estamos mal, pero eso es culpa del PSOE que dejó el país hecho una ruina y el PP ha tenido que ir recogiendo los escombros subiendo impuestos y destruyendo empleo. Otro ejemplo político más, y podría dar 1.000 y estar aquí hasta mañana…

En el copywriting esto viene relacionado con el poder de la comparación. Mi producto vale 20 €, pero es que hace lo mismo que ese otro que vale 40 € y del que todos hablan tanto, por lo que realmente no es que sea caro sino que incluso te estás ahorrando dinero.

Además, si te pongo otra versión por 30 € con la que puedes conseguir más beneficios que con el producto de la competencia que vale 40 €, me voy a lanzar a por ese. Cuesta más que el básico, pero es que es más barato que el de la competencia y hace más cosas.

Cualquier producto que pretende vender se acaba comparando y esas comparaciones son un arma muy potente a la hora de escribir. Ve a cualquier landing y en un alto porcentaje de los casos encontraras no una, sino varias comparaciones que aluden a la competencia (normalmente de manera indirecta) y en las que ellos siempre quedan por encima.

comparacion
Coche azul: tu producto. Coche rojo: competencia

4. Principio de la exageración y desfiguración

Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave

Iñigo Errejón ha estado cobrando una beca de 1.600 €, es un estafador y debemos eliminarlo. Venga va, ya paro con los ejemplos políticos y no os doy más la vara, pero es que me salen solos 😀

Si yo te digo que no tener buenos textos en tu web puede provocar un problema en la conversión de ventas, podrías hacerme caso o no, pero si te digo que no tenerlos optimizados puede provocar el cierre de tu negocio porque será imposible vender con lo que tienes puesto, probablemente empieces a pensar en contratar mis servicios.

El copywriting es así, tiende a exagerar todo lo posible para llamar la atención del público con cualquier tipo de anécdota o historia.

Hoy en día es muy difícil conseguir que una persona lea un texto completo, de hecho no creo ni que el 50% de las personas que pasen por aquí se lean este texto de más de 2.000 palabras, por lo que exagerar y llamar la atención es una de las maneras más potentes de conseguir retener a un lector que podría ser tu futuro cliente.

jordi alba exageracion
Todo un maestro de la exageración

5. Principio de la vulgarización

Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar

¿Cuántas veces has leído que en los blogs hay que escribir de manera que cualquiera pueda entenderte? Pues eso es simplemente el resumen de este principio.

En un mundo 2.0 en el que hay miles de webs, productos, servicios, ofertas y empresas cualquiera que para decidirnos por comprarlo o no nos pida un esfuerzo mental considerable será descartada para buscar otra más simple.

Tienes que conseguir con tu texto que la persona en cuestión no tenga que pensar nada para decidirse, dárselo todo hecho y con argumentos que pueda entender de una sola pasada.

Por eso se utiliza cada vez más el vídeo marketing, ya que no requiere absolutamente ningún esfuerzo y explica al 100% cómo funciona un producto, además de que a veces los vídeos incluyen una voz de fondo para dejar todavía más claro todo.

copywriting es dificil
¡Y más difícil es hacerlo bien!

6. Principio de orquestación

La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas.

Muy relacionado con el punto número 1. Un texto debe plantear un número muuuy pequeño de ideas, de hecho cuantas menos mejor, e intentar machacarlas para que al finalizar de leerlo la persona capte esa idea a la perfección y no tenga ninguna otra que la distraiga en la cabeza.

Normalmente se suele asociar este principio con la típica frase de si una mentira se repite lo suficiente, se convierte en verdad. No tenemos que caer en la mentira, pero de esa frase se puede extraer que una persona es capaz de ser convencida de una idea si se le repite un número determinado de veces.

Imaginemos que yo tengo que escribir un texto que convenza a alguien de emplear el vídeo marketing en su negocio y quiero generar ventas a través de un post. ¿Qué hago? ¿Voy directamente a decirle que el vídeo marketing es la solución a todos sus problemas? Sí, pero lo hago de una manera sutil.

Por ejemplo, podría crear un post que se titulara “Cómo generar ventas en tu negocio” y poner 10 ejemplos de cosas que se pueden hacer, pero en todas incluiría el vídeo como elemento principal. ¿Estoy diciendo directamente que el vídeo es la solución a todos tus problemas?

No, pero si lees el artículo y ves que en cada punto el vídeo es el arma principal, acabarás pensando que tu negocio necesita empezar a trabajar el vídeo para conseguir ventas.

ideas
Lo que no quieres que pase con tu idea 😀

7. Principio de renovación

Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones

El adversario del copywriting es prácticamente el mundo entero: ese sonido de Whatsapp que te dice “ven a mirarme”, la notificación de Facebook, el correo que entra o simplemente esa otra pestaña que tienes abierta con otra página que quieres leer.

Para evitar que todos esos “adversarios” venzan a tu texto, debes estar escribiendo algo que interese desde la primera línea hasta la última. Dale un respiro al lector en un solo párrafo y puede que diga “ok, ya he leído suficiente” y se vaya a otro sitio.

Por eso siempre se suelen utilizar ejemplos, historias, comparaciones y casos reales en los textos. Si yo estuviera aquí todo el post hablando de copywriting y Goebbels sin poner ejemplos ni gifs, lo más probable es que no llegarais ni al punto 3 😀

risa nicolas cage
Yo cuando me pongo a leer me concentro y apago el Whatsapp“. Sí, claro

8. Principio de la verosimilitud

Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sonda o de informaciones fragmentarias

Cuando creas un argumento, si no encuentras una base sólida sobre el que asentarlo se caerá por su propio peso. Sino, ¿por qué crees que se utilizan tanto los estudios o los números en los textos? Dan confianza y generan una base para creerte lo que te están contando.

Si te digo que un blog es una de las mejores maneras de generar tráfico hacia tu negocio, puedes creerme o no porque es mi palabra. Pero si en el texto hablo de un estudio que lo confirma y enlazo hacia noticias de personas que a través de un blog han conseguido mejorar su presencia online, ¿no te convenceré mucho más?

Puedo coger una noticia de 2009, otra de 2007 y otra del año pasado y dará igual, el hecho de que las tres compartan mi argumento refuerza la idea. Por eso siempre que se escribe un texto hay que intentar apoyarlo sobre datos reales y que se puedan contrastar, incluso en los artículos de opinión.

numeros
¡Números, números y más númerooos!

9. Principio de la silenciación

“Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines

Este principio está relacionado con el hecho de evitar hablar de cualquier error, fallo o debilidad en tus textos. No me refiero a un artículo que puedas escribir en un blog personal, donde contar tu historia puede ser determinante, sino en un copywriting profesional en el que de tu texto depende que un producto venda o no.

Quieres aportar seguridad, confianza y generar algo a cambio de lo que escribes, por lo que todos los defectos debes taparlos y no mostrarlos abiertamente para que cualquiera pueda pensar en ellos. Haz grandes todas las fortalezas de lo que ofreces y convierte en pequeñas hormigas los problemas, además de realizar comparaciones con la competencia en las que siempre salgas ganando como vimos en el punto número 2.

Si yo ofrezco un producto para gestionar redes sociales, no me interesaría decir que no funciona con Instagram ni Google+ por ejemplo.

Yo diría que es el mejor para gestionar Facebook, Twitter y Pinterest y que no hay otro que te permita automatizar mejor tus tareas y controlar a toda tu comunidad por este precio. ¿Estoy mintiendo? No, pero tampoco voy a decirte todo lo malo del producto 😉

silencio
Shhh eso no se dice, calla, calla

10. Principio de la transfusión

Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas

Dentro de cada uno de nosotros hay numerosas actitudes que tenemos “de serie” y que se pueden potenciar si se pulsan las teclas adecuadas. Goebbels utilizó el racismo y el patriotismo para difundir que había que eliminar a los judíos porque eran los culpables de que la nación estuviera como estaba, además de tachar a traidor a cualquiera que estuviera en contra.

¿Qué iba a pensar esa familia alemana que había heredado todos los problemas de la I Guerra Mundial? Pues que probablemente tendría razón.

En el copywriting tenemos que hacer pensar a cualquiera que nos lea que lo que decimos es lo cierto. Hay que crear esa sensación de que quien no esté haciendo lo que comentamos o no compre nuestro producto está perdiendo frente al resto.

Yo soy un pesado de la marca personal y tengo una idea fija de que hacerse un blog es vital para que cualquiera se ponga en el mapa. Cada dos por tres hago un artículo en el que digo “hazte un blog”, “hazte un blog”, “hazte un blog” y a veces también digo “hazte un blog”. He comentado que no tener un blog es estar perdiendo oportunidades de trabajo, de colaborar con otros y de abrirte puertas.

Si lees este blog, mi objetivo es hacerte pensar que si no tienes uno ya estás tardando en hacerlo. ¿Lo conseguiré? Bueno, algún caso conozco ya de personas que se lo han hecho porque los he “empujado” 🙂

empujon
¿Un “empujoncito”?

11. Principio de la unanimidad

Llegar a convencer a mucha gente de que piensa “como todo el mundo”, creando una falsa impresión de unanimidad

Si nueve de cada diez personas recomiendan este producto, ¿será bueno no? Pues eso es lo que quiere decir este principio. Yo lo relaciono directamente con los testimonios, un elemento muy potente a la hora de escribir un texto y convencer a alguien de que lo que dices es verdad.

En caso de que yo te dijera que el copywriting es la mejor arma para mejorar las conversiones en tu e-commerce, tú podrías decirme que eso habría que demostrarlo. Sin embargo, si yo traigo 10 casos de personas que han mejorado sus conversiones con el copywriting, hablo sobre ellas y cómo a todas les ha venido de maravilla probablemente empezarás a pensar que tengo razón y que es algo que piensa todo el mundo.

Y si ya hago un artículo en el que invito a 10 expertos del sector del marketing digital y todos opinan que el copywriting es un arma poderosa para generar ventas y conseguir clientes, directamente te tendré en mi puerta llamando para pedir mis servicios. Os estoy enseñando muchos trucos, al final no los voy a poder usar nunca… 😀

opinion contraria
¿No opinas lo mismo que el resto? Ahí llevas

¿Hacemos propangawriting?

Espero no haberos convertido a ninguno en un fan del señor Goebbels, que precisamente una buena persona no era. Sin embargo, con estos 11 principios se puede empezar a tener mucho más claro cómo se puede influir sobre cualquiera a través del, como yo he llamado, propangawriting.

Ninguna de las cosas que dice en sus principios son falsas ni son inútiles, de ahí que todavía se utilicen a diario en el ámbito político y en cualquier profesión que tenga algo que ver con la publicidad. Pon la televisión, mira las noticias con este artículo delante y podrás ver cada uno de los principios una y otra vez en menos de una hora.

A la hora del copywriting lo importante es hacer la interpretación de los mismos y usarlos para mejorar los textos, no leerlos de manera literal. Engañar nunca es un buen sistema y, tarde o temprano, la mentira acaba cayendo por su propio peso.

Y hasta aquí el post de hoy, que si escribo más seguro que no podréis seguir evitando ver ese Whatsapp tan importante o leer un correo que acaba de llegar 🙂 ¡Nos vemos en los comentarios!

26 comentarios en “Los 11 principios de Goebbels aplicados al copywriting

  1. Buenas Javi.

    Me ha gustado mucho el artículo, has optado por una manera muy “arriesgada” pero original de escribir un artículo, al comparar los principios básicos de propaganda nazi con el copywriting.

    Me ha dejado claro muchos aspectos y has justifcado todos los principios con ejemplos y ilustraciones con gifs animados haciéndolo más ameno , ¿Quien da más ?.

    Cómo bien dices ojalá Goebbels hubiera empleado toda su inteligencia en otro tipo de actividades, que hay muhas como por ejemplo terminarse un cubo de rubik sin hacer trampas.

    Un saludo crack.

    • Buenas Antonio!

      Sí, es algo arriesgado porque el tema es delicado pero, al fin y al cabo, es útil más allá de la utilidad que le dieran en su día estos señores.

      los gifs siempre funcionan y cuando vi que el artículo se me fue a las 3.000 palabras ya me dije “aquí hay que meter muchos gifs o imágenes”. Y yo soy más partidario de los gifs 😉

      Jaja, ojalá se hubiera dedicado a hacer cubos de rubik o anuncios de Coca-Cola, aunque supongo que otro hubiera ocupado su lugar.

      Un saludo!

  2. ¡Impresionante artículo! Esto es una lección magistral de marketing puro y duro. Me ha encantado el artículo de verdad, me ha dado buenas ideas y refrescado la mente, además con los gifts se hace muy ameno leerlo y le da un toque de humor genial.

    Después de leerlo, al menos a mí, me da la sensación de que muchas veces nos complicamos muchísimo la vida con retorcidas estrategias de marketing pero que en realidad es todo mucho más sencillo. Simplemente hay que hacerlo bien y estudiar sobre todo al usuario.

    ¡Sigue sacando post así que son la bomba! Un abrazo jefe!

    • Gracias Jose! Me encanta que te haya gustado tanto y que te haya servido para refrescar un poco la mente, que a veces es más difícil de lo que parece! 🙂

      A veces lo más simple puede ser lo más efectivo, aunque hoy en día la gente está tan cansada de recibir publicidad que hay que intentar salirse un poco de la línea. Estos principios podrían ser una base sobre la que construir una estrategia, siempre que se adapten un poco y no se utilicen literalmente claro.

      Te haré caso y seguiré sacando artículos de estos, lo prometo 😀

      Un abrazo!

  3. Como ves sí que hemos leído el artículo hasta el final unos cuantos!. Si es que cuando la información es útil, de interés y además amena, pues como si te hubieras ido a las 5000 palabras Javi… jeje. Y es que no sólo es suficiente disponer de conocimientos sino saberlos transmitir, y realmente no lo has podido transmitir mejor. Enhorabuena!.

    Me han encantado las estrategias propuestas de propangawriting (menudo palabro, aunque ciertamente fiel a su significado). Estoy de acuerdo al 100% con todo lo que planteas. Sobretodo en cuanto a blogs se refiere, como no sobresalgamos con algo que nos haga especiales y originales lo tendremos complicado para hacernos un hueco en este mundillo online. La competencia abunda y por si fuera poco es facilísimo que mas de un ¨espabilado¨ se dedique a copiar contenidos de otros, ideas, etc. Pero que te copien tu esencia, ese toque personal que nos hace únicos, ya es otro cantar. Y si a nuestra marca personal le añadimos una correcta aplicación de estrategias de márketing y comunicación/propaganda, sumamos puntos para destacar, diferenciarnos y posicionarnos, que es de lo que se trata. De ahí que me haya parecido especialmente interesante tu artículo y haya decidido finalmente comentar después de un tiempo leyendote ¨en la sombra¨.

    Deseando implementar muy pronto tus consejos en mi futuro blog!. Sigue así, estos posts son realmente inspiradores y al menos a mí me sirven de empujón final para convertir en realidad mi deseo de pasarme al mundo blog. Muchas gracias! (ahora la que ha escrito un señor tochazo he sido yo, jaja…).

    Saludos.

    • Buenas Nuria!

      Muchísimas gracias, te tomo la palabra sobre crear un artículo de 5.000 palabras, por ahora mi “record” está en 4.000 y ni siquiera escribí ese post en mi blog 😀

      Jaja, el palabro es un lío porque ni siquiera está bien compuesto por las dos palabras, pero me gustó como quedó cuando me equivoqué y así se quedó. Lo de los blogs es así, cada vez hay más y más gente en este mundo y lo que no abunda es la originalidad. Los “copy-paste” están por todas partes para emular a los que tienen éxito, pero lo bueno es que ese tipo de personas acaban cayendo por su propio peso al faltarles ese toque y esencia que no tienen.

      Me alegra mucho que te hayas animado a comentar, sobre todo porque no es un comentario cualquiera sino una pedazo de reflexión. Al final el sentido común, unido a la originalidad y un conocimiento básico (ni siquiera medio o alto) de marketing puede ser la receta perfecta para llevar un blog personal a lo más alto si tienes talento y originalidad.

      Cuando ese futuro blog esté en marcha, no dudes en comentármelo por aquí, por redes sociales o por un email. De verdad que para mí es una alegría que a ti te sirvan mis posts como ese pequeño empujón para lanzar tu propio blog, al final es uno de los objetivos del mío y cada vez que alguien me lo comenta me sale una sonrisa de oreja a oreja.

      Un saludo y espero más “tochazos” como este en los comentarios eh? 😉

  4. Brutal post Javi, sencillamente brutal. No pongo un icono de aplauso porque no lo tengo, jaja.

    Parece mentira que principios que tienen más de 70 años sigan estando tan vigentes. Cualquiera que vea un poco de cómo hacen campaña los partidos políticos (si se tiene estómago para soportarlo) saca todos los principios uno detrás de otro.

    El paralelismo que has hecho adaptándolo al copywriting me ha parecido una pasada.

    Tú sigue con tus artículos de 3.000 palabras que aquí estaremos unos cuantos para leerlos y aprender 😉

    Un abrazo crack!!!

    • Jaja, no hace falta el icono, me valen tus palabras! 😀

      Es así, en realidad hay tantas cosas que tienen más de 70 (y 100 y 200) años que siguen vigentes que te sorprendes cuando te das cuenta. Sobre los partidos políticos poco más que decir, aquí en España no ha cambiado nada respecto a esos principios de Goebbels.

      Muchísimas gracias por tus palabras y por leer el artículo entero megacrack!

      Un abrazo!

  5. Que gran post Javi! Me he leído las 3.000 palabras del tirón 🙂

    Desde luego que todos los principios propugnados por Goebbels están plenamente vigentes hoy en día y son perfectamente adaptables a la hora de vender a través del copywriting.

    Para mi al final el copywriting es no sólo mostrar un producto hablando de sus características sino tratar de llegar de algún modo al corazón del cliente estimulando sus sentidos para lograr que compre el producto que a nosotros nos interesa venderle. Para ello una de las cosas más importantes es ponerle pasión. Si tu crees que un producto merece la pena -poniéndole pasión a tu escritura- también puedes hacer ver a un cliente que efectivamente necesita comprar ese producto y no otro.

    Ojalá las personas como Goebbles hubieran utilizado todas las cosas que sabían para haber hecho el bien y no para hacer tanto mal como hicieron 🙁

    Un saludo crack!

    • Gracias Raúl! Pues sí, es que poco han pasado de moda y todavía se utilizan en muchísimos ámbitos, así que me pareció curioso adaptarlo al copywriting 🙂

      Tu descripción de copywriting es más que exacta, esa pasión y ese convencimiento de que el producto es el adecuado es el que luego te da la fuerza a la hora de escribir. Si algo te gusta de verdad, es muy fácil venderlo si sabes cómo.

      Ojalá, si este señor hubiera decidido unirse a una agencia de publicidad en vez de a dicho partido político, quién sabe, a lo mejor hoy habría agencias de publicidad llamadas “Goebbels” en vez de Ogilvy.

      Un saludo!!

  6. Sorry que te estoy fundiendo a comentarios y tampoco es plan pero lo tenia pendiente.
    Me lo lei al rato de que lo publicaras pero sin tiempo para contestar.
    Me ha gustado mucho mucho el post, aunque cuando lei el titulo me quede de piedra, jeje
    No eran tontos no, fijate que hasta la esvastica no es mas que un simbolo budista muy antiguo. Sabian muy bien lo que hacian pero claro, se equivocaron de camino… Con toda esa potencia que tenian en todos los sentidos, enfocados a unos objetivos positivos, se podrian hacer grandes cosas…
    Ah, me lei el post del tiron yo tambien!
    Gran post, muchas gracias Javi

    • Jaja, ni que fuera un problema, por mí pon comentarios todos los días 😀

      El título, para cualquiera que conozca a Goebbels, es un poco “qué dice este, ya se le ha ido” jaja pero bueno, al final el contenido tiene su sentido (o eso creo!).

      De tontos no tenían ni un pelo, solo ese detalle de la esvástica ya lo deja claro, pero en fin como tantas otras personas eligieron usar “su talento” para estas cosas en vez de para otras mucho mejores.

      Gracias a ti por comentar y leerlo entero crack!

  7. ¡Hola Javi!

    Enhorabuena y gracias por un post lleno de valor (en los dos sentidos de la palabra). El copywriting es una excelente alternativa para poder “comer” de la habilidad para escribir. Hace sólo un mes metí una patita en este mundo y de momento ya tengo 3 pequeños clientes. Hasta aquí todo ideal.

    La temática del cliente A me encanta, la del cliente B no me disgusta, y la del cliente C me obliga a hacer algunos malabarismos morales. De entrada puse mis condiciones sobre el enfoque, advirtiendo que no atribuiría valores positivos al producto promoviendo su venta porque sí, pero sí podía proponerlo como alternativa a otros más dañinos. Es decir, ni iba a hacer apología ni a mentir sobre su naturaleza. Aceptó.

    La práctica siempre es un poco más compleja que la teoría (será por eso de minimizar los problemas y exaltar las virtudes).

    No sé, te pregunto tu opinión personal, como Javi y no como cocinero branding. Viene muy a cuento con el hecho de hablar de Goebbles y de que los “superpoderes” pueden usarse para hacer el bien o para hacer el mal. ¿Crees que uno puede vivir de esto siendo totalmente coherente con sus principios?

    ¡Un abrazo!

    • Buenas Anina!

      Antes de nada, me encanta tu comentario, me está haciendo pensar y darle vueltas a la cabeza antes de escribir y eso siempre se agradece. El gran “problema” del copywriting es básicamente ese, que estamos especializados en escribir pero es imposible estar especializado en todas las temáticas sobre las que se puede escribir.

      Los malabarismos morales y los juicios de valor sobre lo que escribimos, su utilidad y demás dependen mucho de cada uno. Yo, por ejemplo, no escribiría de algo que creo que puede dañar o perjudicar a nadie gravemente porque me parece que estaría cobrando por hacer un Goebbels, por así decirlo. Por decirte un caso, para hacer un post sobre piensos para animales me pegué horas tan solo para encontrar verdaderas opciones que fueran saludables y buenas porque yo jamás querría recomendar nada que pudiera hacerles algún tipo de daño.

      No sé cuál será tu caso en concreto, ya que habría que hablarlo en profundidad (ahí está mi email ;)) pero si escribes será porque tampoco va a morir nadie de ello espero.

      Yo creo que sí se puede vivir de esto siendo coherentes con nuestros principios. Al principio puede ser muuuy difícil porque si tienes 3 clientes y vives de lo que ellos hacen rechazar a uno supone perder un 33% del volumen de trabajo e ingresos (ya esto depende más de lo que te pague cada uno claro). Yo he escrito de cosas muy raras que ni siquiera voy a poner aquí porque más de uno saldría del blog corriendo, pero en general creo que jamás me he comido mis principios para hacerlo ni creo que lo hiciera.

      Cuando estuve en la Universidad hicimos una práctica que tenía mucho que ver con esto. Simplemente consistía en escribir en un papel para qué empresa o causa jamás trabajarías. Curiosamente, en mi clase la mayoría eligió que jamás trabajaría para una organización de ultraderecha y fue la “ganadora” con mucha diferencia. Pero claro, si mañana viene un señor y te ofrece 2.000 € por trabajar en su partido de ultraderecha… ya no es poner un nombre sobre un papel.

      En definitiva, creo que este debate podría dar para mucho y que incluso se podría hacer un megapost con él para abarcarlo al máximo porque es realmente complicado. Aun así, yo creo que siempre es mejor tener dos clientes y sentirte contento con lo que haces que tener tres y estar todos los días pensando “estoy escribiendo algo que no me gusta nada de nada”.

      A lo mejor en vez de ayudarte te he liado algo más, pero bueno, lo he intentado y sino como te dije ahí está mi correo para hablarlo en profundidad 😉

      Un abrazo

      • Hola tocayo,
        el tema de la moralidad es algo muy complicado de tocar, porque no es una “verdad absoluta”, depende de las circunstancias individuales de cada uno y el “mecanismo social” imperante.

        Por ejemplo:
        Hasta el siglo XVIII se consideraba usura (e inmoral) el mero préstamo de dinero con interés. Actualmente, y debido a los “Goebbels” del lobby bancario, se ha conseguido que únicamente se considere usura e inmoral, la exigencia de un interés “abusivo”. Por lo que ya la inmoralidad ha pasado del hecho en sí, al grado.

        Otro ejemplo podría ser el caso de un pequeño “comerciante de drogas”, desde fuera de su círculo social pensamos que es una inmoralidad, que nadie debería dedicarse a eso, ya que desde fuera es muy fácil juzgar las circunstancias de otro.

        Pero, qué pasa si esa persona te dice: “Yo antes trabajaba en la construcción honradamente, pero no encuentro trabajo desde hace dos años, me han cortado la luz en mi casa, hace meses que no pago la hipoteca y ya he recibido anuncio de desahucio, no sé hacer otra cosa, y en mi círculo de contactos sólo me salen oportunidades de trapicheo. Tengo dos hijos que hace un mes que no comen, porque no tengo nada, mi mujer nos abandonó y no tengo familia ni ayuda alguna. Lo sé, un caso extremo (principio 4), pero ¿qué es más inmoral, trapichear o dejar que tus hijos se mueran de hambre?

        En esto, no existen absolutos. Solo relativos.
        Por eso los dichos populares son tan, tan sabios: “Nunca digas de esta agua no beberé”

        Buen post y debate posterior. Saludos.

        • Hola Javier,

          La moralidad es un tema personal, subjetivo y en el que es peligroso meterse. Las situaciones que comentas lo dejan bien claro, y es que para poder juzgar a una persona hay que ir más allá de la fachada y conocer todo lo que la rodea como se puede ver en el caso del “comerciante de drogas”.

          Un saludo, muchas gracias y bienvenido por aquí 😉

    • Hola Manel,

      Que va, esa asignatura es una de las que más me costó aprobar y en la que peor nota saqué. La profesora no era la mejor y el examen fue un poco patético 🙂

      Era la idea: tema arriesgado, personaje odioso y lecciones interesantes. ¡Y creo que ha salido bien!

      Un abrazo

  8. Me llevaste directamente a la Universidad, recordar este tipo de elementos nos hace tener consistencia en nuestros mensajes, son las bases que nunca debemos olvidar todos los profesionales de la comunicación, independientemente de la especialización o de los avances tecnológicos. Es verdad que no podemos pensar que el humano es predecible y/o manipulable pero si sistemático en sus formas de comunicar y socializar en general.

    • Hola Bernardo,

      Sí, este post es un poco “universitario”, se nota que había salido hace poco 🙂

      Al final somos un poco sistemáticos, por desgracia. La masa hace mucho y es difícil ir en contra.

      Un abrazo

  9. Hola Javi, genial el post! Me recordó al libro “Las 48 del poder”, de Robert Grene. El libro favorito de Trump jaja. Lo siguió paso por paso, si el pudo “venderle” su campaña a todo un país, creo que de algo nos sirve. El libro es muy similar a estos principios, te lo recomiendo, por si no lo conoces. Eso sí, es más descarado que El Principo de Maquiavelo

Deja un comentario

CommentLuv badge