Cómo crear una secuencia de bienvenida para enganchar a tu suscriptor desde el primer correo

Dicen que las primeras impresiones cuentan, y mucho.

Cuenta la primera impresión que te llevas de una persona, el primer impacto que recibes cuando entras en una tienda y también la primera sensación que te transmite una web.

¿Te sientes cómodo y quieres quedarte un rato más? ¿Te dan ganas de salir corriendo? ¿O no entiendes nada de lo que ves a tu alrededor?

El primer mensaje que recibe tu suscriptor justo después de apuntarse a tu lista de correo también cuenta como una primera impresión. Y el que viene luego, y el de después…

Ese conjunto de emails es lo que en copywriting se llama secuencia de bienvenida, y es como una primera conversación que tienes con una persona a la que acabas de conocer.

Imagina que vas a un evento con las pilas bien cargadas para hacer networking, y la cartera llena de tarjetas para repartir.

Consigues entablar conversación con una persona en el café, y te pones a hablar.

Puedes decir lo primero que se te pase por la cabeza, o llevar un discurso más o menos estructurado desde casa con todas las ideas que no se te pueden olvidar.

¿Cómo te presentas? ¿Qué dices de ti mismo y de tu negocio? ¿Cómo consigues mantener su interés sin soltar un rollo?

Quieres que la otra persona entienda lo que haces porque nunca se sabe dónde vas a encontrar una oportunidad de negocio… pero tampoco puedes hablar todo el rato de ti mismo como si fuera un monólogo.

Y también te gustaría conocer un poco de la otra persona, para valorar si puede convertirse en uno de tus clientes.

Lo mismo ocurre con los primeros mensajes que mandas a un nuevo suscriptor:

  • Quieres conseguir su atención, que te lea email tras email y no terminar en la papelera antes de tiempo.
  • Quieres presentarte y explicar de qué forma ayudas a tus clientes, y que el lector entienda por qué tu solución es diferente.
  • Y también deseas saber más de ese nuevo suscriptor, para ofrecerle un producto u otro.

¿Cómo te organizas para conseguir todo eso a través del correo electrónico?

Voy a compartir contigo dos formas muy diferentes de crear una secuencia de bienvenida de correo electrónico.

Leer más…Cómo crear una secuencia de bienvenida para enganchar a tu suscriptor desde el primer correo

Copywriting para garantías: cómo eliminar los miedos de tus clientes para impulsar tus ventas

¿Alguna vez has comprado algo que no ha resultado ser como esperabas y te has llevado una decepción?

Seguro que sí.

Y, ¿alguna vez has dejado de comprar porque no estabas convencido al 100% y tenías miedo de malgastar tu dinero?

Seguro que también.

Ahora prueba a darle la vuelta a la situación.

Si tú como consumidor has quedado decepcionado o has dejado de comprar por miedo, seguro que como vendedor estás perdiendo clientes por lo mismo.

Todas las compras implican un cierto grado de incertidumbre. Y tu comprador necesita eliminar esa sensación de riesgo y saber que quedará satisfecho al 100% antes dar ese último paso.

Por suerte, hay una forma de resolver ese miedo para aumentar tus conversiones: a través de tu garantía 😉

“Si no queda satisfecho, le devolvemos su dinero”

¿Recuerdas esta frase?

Este lema ha sido una de las mejores armas de venta de una conocida empresa en España (seguro que ya sabes cuál). Podías comprar sabiendo que si el producto no te gustaba, te devolvían el dinero, sin preguntas.

Y eso, hace unos cuantos años, no era tan habitual como hoy.

Ahora casi nos hemos acostumbrado a lo contrario: compras en la tienda o por internet, y cuando tienes el producto en casa decides si te lo quedas o no.

Pero sigue habiendo momentos en los que el proceso no es tan sencillo como llevarse la compra a casa y decidir. Ocurre sobre todo con servicios, productos caros, cursos y algunas compras online, cuando no hay una tienda física a la que acudir o tienes que decidir sin haber visto antes el producto.

El famoso “Si no queda satisfecho le devolvemos el dinero” funciona tan bien porque tiene un efecto liberador en la mente del cliente. Elimina todo el riesgo del comprador y lo traslada a la empresa.

Es como decir que estás tan seguro de lo que ofreces, que no tienes problema en el que el comprador lo pruebe por sí mismo y decida después.

¿De verdad tengo que ofrecer una garantía?

Algunas empresas no se sienten cómodas ofreciendo una garantía porque piensan que puede llegar a ser un problema en vez de una ventaja. ¿Qué pasa si alguien se aprovecha? ¿Y si compran el producto solo para verlo y devolverlo después? ¿Y si no se implican después de la compra y no les funciona por eso?

Aunque estos casos pueden pasar, no son tan frecuentes.

Y aún así, compensar tener la garantía porque aumenta el número de conversiones. Por mucho que crezca el número de reclamaciones de garantía, nunca superará el crecimiento de la conversión.

Que tú puedas devolver la ropa que te acabas de comprar, no significa que devuelvas toda la ropa que te compras, ¿no?

Pues con esto ocurre lo mismo 😉

Y para que veas que yo mismo me aplico lo que te estoy contando, aquí tienes la garantía de mi programa Adopta un copywriter.

Cómo escribir una garantía que genera confianza

A la hora de vender online, puedes utilizar el típico “Si no queda satisfecho le devolvemos el dinero”, pero necesitas algo más.

Además de que ya está bastante usada, tienes que conseguir que el lector se crea que cumplirás con la garantía. Y eso es más complicado cuando no eres una cadena de grandes almacenes.

Si quieres escribir una garantía efectiva, el primer consejo es que no tengas demasiada prisa en terminarla. Las garantías elaboradas y personalizadas funcionan mejor que las que son muy cortas o suenan a repetidas, aunque esto como siempre va en relación con lo que vendas.

Un producto de 799 euros siempre pedirá una garantía más larga que uno de 79, como es lógico.

A la hora de diseñar la garantía, piensa primero en el funcionamiento antes que en el copy:

  • Duración: ¿durante cuánto tiempo puede el comprador reclamar la garantía? Debe ser suficiente para evaluar la compra. 
  • Compensación: ¿qué va a recibir el comprador que utilice la garantía? Puede ser la devolución del dinero, una extensión del servicio, otro producto gratis, un descuento, igualar otro precio mejor…
  • Condiciones para solicitar la garantía: ¿el cliente debe acreditar algo para solicitar la garantía? ¿Qué proceso tiene que seguir? Algunas garantías no ponen condición alguna y otras requieren que el cliente demuestre de alguna forma que ha utilizado de forma correcta el producto.

Es importante que la garantía se entienda a la primera, y que se pueda solicitar sin tener que pasar por largos procesos. El cliente no solo teme perder el dinero, también le da miedo perder tiempo o tener que dar muchas explicaciones sobre la reclamación

Sin embargo, en algunos casos puede ser positivo incluir condiciones en una garantía porque eso refuerza la credibilidad de un producto.

3 tipos de garantía que puedes usar en tu copy

Hay muchos tipos de garantías diferentes que puedes ofrecer teniendo en cuenta los elementos que te he explicado antes. Sin embargo, al final se reducen a tres.

#1. La garantía sin hacerte preguntas

Esta es la garantía básica y una de las más usadas. Sirve para eliminar la resistencia a comprar productos desconocidos y marcas nuevas.

Es sencilla. Lo único que tienes que hacer es prometer que devolverás el dinero sin preguntas ni complicaciones siempre que se solicite en el plazo anunciado, que puede ser de 7 días, 15, 30, 60 o 90, o incluso un año. Todo depende de tu producto.

#2. La garantía con condiciones

En algunos casos pedir un compromiso por parte del comprador es positivo porque refuerza la credibilidad de la solución.

Por ejemplo, si contratas a un entrenador personal y cancelas 2 de cada 3 sesiones, es difícil que te pongas en forma. Y si compras un curso pero no haces los ejercicios, no vas a obtener los mismos resultados.

En este caso, para obtener la compensación es necesario acreditar de alguna manera que el comprador se ha implicado, o que ha dedicado el tiempo suficiente a la compra.

#3. La “no garantía”

Este es el último recurso cuando no puedes prometer unos resultados muy concretos, y siempre es mejor que no poner nada.

Por ejemplo:

  • Un pastelero no puede garantizar que sus tartas gustarán a todo el mundo.
  • Un fisioterapeuta no puede garantizar que eliminará todas las contracturas de tu espalda en una sola sesión.
  • Un psicólogo no puede prometer que resolverá tus problemas en solo 10 sesiones.

En ese caso, hay dos recursos básicos:

  1. Prometer cualquier otra cosa que no esté relacionada con los resultados. El pastelero puede asegurar que siempre utilizará materias primas ecológicas y de la región. El fisio puede garantizarte que no tendrás que esperar más de 10 minutos para ser atendido.
  2. Escribir la garantía de una forma muy personal, demostrando tu implicación en el proceso y explicando por qué el cliente no necesitará recurrir a la garantía. Si no puedes ofrecer una devolución del dinero o una compensación, explica por qué. Casi siempre tiene una explicación razonable que el futuro cliente podrá entender.

Un último detalle para redactar una garantía persuasiva

Mira la diferencia entre esta frase…

“Si al terminar el curso no quedas satisfecho, te devuelvo el dinero sin preguntas”.

Y esta…

“Si al terminar el curso no has conseguido recuperar una hora al día gracias a una gestión eficaz del correo electrónico, te devuelvo el dinero sin preguntas”.

En la primera la garantía utiliza la palabra “satisfecho”. La segunda frase incluye la promesa del producto otra vez, y es mucho más específica.

¿A que no suena igual?

La garantía es la pieza que terminará de convencer a un posible cliente. Si todavía no incluyes una garantía en tu página de ventas, te animo a que lo hagas y veas la diferencia 😉

Cómo subir tus tarifas de copywriter y ganar más con tu trabajo

Casi todas las personas que entran en mi mastermind de copywriting llegan con una preocupación común: facturar más.

Al fin y al cabo, ¿quién no quiere recibir más dinero a fin de mes? El problema es cómo conseguirlo.

Para lograrlo, hay dos grandes caminos. El primero es trabajar más. Es decir, buscar más clientes, echar más horas, coger más proyectos, escribir más posts… con lo que eso implica.

El segundo es cobrar más por lo que ya haces. Y esto parece muy fácil… y a la vez es muy difícil.

Salvo que seas un copywriter que acaba de lanzarse al mercado, pocas veces el problema es la falta de trabajo porque hay clientes de sobra.

Casi siempre el motivo que te impide facturar más es cuánto cobras por proyecto. Es muy probable que tus tarifas no sean adecuadas, y si no rectificas terminarás en una espiral de horas de trabajo y clientes tóxicos de la que te puede costar salir.

Hasta que llega el momento de plantarte y decidas de una vez subir tus tarifas de copywriter.

Leer más…Cómo subir tus tarifas de copywriter y ganar más con tu trabajo

Dónde poner los testimonios en tu web para conseguir un mayor impacto

Te estás currando tu nueva web y te has empapado de todo lo que hay que saber sobre copywriting.

Has entendido que la prueba social es importante y te preparas mentalmente para pedir testimonios a tus clientes.

No lo has hecho nunca antes, así que la primera vez te da un poco de corte. Solicitar el testimonio, y además una foto o incluso un vídeo, se te hace un mundo.

Pero una vez superado el primer mal trago te das cuenta de que no es para tanto.

Aunque no te contesta todo el mundo y tienes que “perseguir” a más de un cliente, logras unos cuantos testimonios y eso te anima para seguir. Perfeccionas el sistema para pedir a tus clientes su opinión de forma sistemática sin que te lleve tanto tiempo.

Y ahora viene el siguiente paso: incluir los testimonios en tu web.

La pregunta es: ¿Dónde?

¿En qué sección es mejor mostrar los testimonios?

¿Es más efectivo repartirlos por toda la web o funciona más concentrarlos en una sola sección?

Leer más…Dónde poner los testimonios en tu web para conseguir un mayor impacto

Mi consejo número 1 para llegar a ser copywriter (o lo que tú quieras)

Mi consejo número 1 para llegar a ser copywriter (o lo que tú quieras)

Darte cuenta de que nadie (repito, nadie) va a venir a salvarte es una de las lecciones más importantes que puedes aprender en esta vida.

A mí me costó unos cuantos batacazos comprenderlo, pero ahora doy por buenos esos golpes que me llevé porque me ayudaron a grabarme una idea a fuego:

Nada en la vida es gratis ni viene regalado.

Gracias a eso me he esforzado al máximo por todo lo que quería conseguir en la vida, incluyendo ser copywriter. Aunque llegué a esto un poco de casualidad, pronto me di cuenta de que ese era mi camino.

¿Ha sido fácil? No.

¿Me ha salido todo bien a la primera? Tampoco.

¿Ha merecido la pena? Sin duda.

Incluso cuando no he conseguido mis objetivos, siempre me he llevado un aprendizaje que me ha ayudado a crecer. Y me he quedado tranquilo de saber que he puesto todo de mi parte para lograrlo.

Ahora, cuando veo a personas que me piden consejo para llegar a trabajar de copywriter, siempre les digo lo mismo:

Actúa. Ponte las pilas. Haz cosas. No te quedes en casa esperando a que un cliente llame a tu puerta porque eso no va a suceder.

Puede que tengas suerte una vez o dos, pero el resto del tiempo tendrás que currártelo. Y esto vale para tu carrera como copy o para cualquier otra cosa que quieras conseguir en esta vida.

Leer más…Mi consejo número 1 para llegar a ser copywriter (o lo que tú quieras)

Cómo escribir presupuestos que ganan clientes

¿Ha sido por el precio?

¿Por la falta de experiencia?

¿Por los plazos?

Cuando un cliente rechaza tu presupuesto es normal que te preguntes por qué.

Y seguro que se te ocurren diez explicaciones distintas antes de pensar que el problema puede estar en tu propuesta.

Porque hacer presupuestos es aburrido, te quita tiempo y es un trámite que te ahorrarías si pudieras. Tal vez ni siquiera eres consciente de lo importante qué es este paso.

Todavía no he conocido a una sola persona a la que le guste hacer presupuestos. En cambio sí he visto a muchos profesionales (del copywriting o de otros sectores) con modelos de presupuestos descuidados. Se centran en características, son demasiado breves o directamente mandan un triste correo con un precio y unas fechas.

Eso desanima (o asusta) a cualquier cliente. Aunque tu servicio sea buenísimo, si la propuesta está poco trabajada el cliente elegirá a otro profesional.

Leer más…Cómo escribir presupuestos que ganan clientes

Cómo editar tu copy para crear textos perfectos

Ese momento en el que levantas las manos del teclado al terminar un copy es impagable.

Miras lo que has escrito y te sientes genial. Te mueres de ganas por mandarlo al cliente y ver el proyecto publicado.

Quieres terminarlo cuanto antes.

Pero todavía no has acabado. ¡Ojalá!

Siento ser yo quien te lo diga, pero tu primer borrador nunca es la versión que puedes enviar al cliente.

Por mucho cuidado y atención que hayas puesto, siempre habrá detalles que mejorar. Una palabra de más por aquí, una errata por allá, un CTA que optimizar… A veces parece que necesitas dos pares de ojos para dejarlo todo perfecto.

¡Pero no los tienes! No te queda más remedio que revisar y editar tu propio copy sin ayuda.

Aunque algunos copywriters colaboran con un corrector profesional, no es lo más habitual. Además un corrector te ayudará con los despistes, las erratas y las faltas de ortografía, pero no a mejorar el copy en sí.

En este post te voy a explicar algunos trucos para mejorar tu copy y asegurarte de que siempre entregas tu mejor trabajo.

Leer más…Cómo editar tu copy para crear textos perfectos

5 emails que deberías mandar a tu lista y que no son de ventas

¿Hay algo peor que quedarte sin inspiración para tu próximo post?

Sí, quedarse sin inspiración para tu próximo email 🙂

O no tener ni idea de qué incluir en la secuencia de bienvenida para los suscriptores de tu newsletter.

Muchas personas identifican el email marketing con los correos de venta, pero hay más posibilidades que deberías considerar. Porque si quieres conseguir clientes, antes tienes que crear una relación de confianza con tus suscriptores.

O lo que es lo mismo, si quieres vender tienes que dejar de vender (al menos por un rato).

Leer más…5 emails que deberías mandar a tu lista y que no son de ventas

Copywriting y política: ¿quién gana en las elecciones del copy?

¿Pensabas que ya te habías librado de todo el bombardeo sobre las elecciones de Andalucía?

Pues lo siento, pero aquí va otro artículo más sobre el tema 🙂

Espera, no te vayas todavía. Tal vez estés un poco harto del tema, pero te aseguro que este post va de copywriting y no de política.

Porque las campañas electorales son un contexto perfecto para poner en práctica el copywriting… Y sin embargo el copy brilla por su ausencia casi siempre.

Para demostrártelo, quiero analizar contigo los mensajes de los principales partidos políticos en las elecciones que se acaban de celebrar en mi comunidad, Andalucía. Quiero aclarar que esto no va de defender ni criticar ningún partido, porque todos están justitos en cuanto a copy.

Para no extenderme mucho con este análisis, voy a fijarme solo en los carteles con los que han empapelado la mitad de mi ciudad en los últimos días. Aunque ahora las campañas se disputan mucho en las redes sociales, el cartel sobrevive y es imposible no verlos. Por eso sigue siendo un elemento fundamental en cualquier elección.

Si has seguido un poco las noticias, seguro que los has visto. Aunque no creo que te hayan causado mucha impresión porque en cuanto a copy los mensajes son bastante mejorables y es muy fácil que caigan en el olvido.

¿No me crees? Te lo voy a demostrar con un pequeño juego.

El quién es quién de los carteles electorales

Si ya me conoces un poco sabrás que soy muy aficionado a los juegos, así que te voy a proponer uno sencillito.

Voy a enseñarte una lista de cuatro lemas utilizados en las pasadas elecciones andaluzas. Y solo con esto, tú tienes que adivinar a qué partido o coalición corresponde.

¡No vale mirar en Google! Tienes que guiarte solo por el copy.

Como en algunos casos se menciona el nombre del partido o del candidato, voy a omitir este dato para que no tengas ninguna pista.

Solo hay un caso en el que lo tienes muy fácil, porque el nombre de la coalición y el mensaje del cartel es igual. Con eso ya tienes uno resuelto 😉

¿Preparado?

Aquí van los lemas utilizados en las últimas elecciones de Andalucía:

  • Ahora sí, XXX.
  • Con XXX, más Andalucía.
  • Vota XXX, garantía de cambio.
  • Adelante Andalucía.

Te dejo unos instantes para que pienses.

¿Eres capaz de adivinar qué partido ha usado cada uno de esos lemas? ¿Puedes reconocer el mensaje de cada partido solo por su copy? ¿Ves alguna señal de identidad o una propuesta en estas frases?

No sé qué opinas tú, pero a mí estos mensajes me parecen todos iguales. Puedes deducir que la palabra cambio es utilizada por un partido en la oposición, y no por el que está en el gobierno.

Pero, ¿qué ocurre con lo demás? ¿Te dicen algo?

Seguro que estás cansado de ver palabras como cambio, adelante, ahora y .

Se han utilizado en tantas campañas que están ya gastadas de tanto usarlas.

Es raro encontrar un cartel electoral en el que no se utilice alguna de ellas, y además por parte de diferentes partidos. Entonces puedes preguntarte qué hay detrás de esas palabras, que han sido repetidas una y otra vez.

Cambio… ¿qué tipo de cambio?

Adelante… ¿hacia dónde?

Ahora… ¿y por qué antes no?

En resumen, todos esos mensajes son casi intercambiables entre sí, y los carteles dicen más bien poco al ciudadano. Con diseño gráfico y el abuso del Photoshop en algunas de las fotos, mejor no me meto porque no es lo mío 🙂

Copy electoral: ¿son todos iguales?

Me sorprende que en un ámbito como la política todavía se le dé tan poca importancia al copy, no solo en los carteles sino también en sus redes sociales y webs, que me darían para otros cuantos posts.

El resultado es que muchos mensajes son demasiado generales, no identifican de forma clara al partido ni tampoco hablan a su público objetivo.

Es como si yo escribo el copy de una web sin conocer a fondo a mi cliente y al tipo de persona al que se dirige. ¿Qué busca el cliente final? ¿Qué le duele? ¿Qué quiere conseguir?

Los copys empiezan siempre por una buena investigación, que casi lleva tanto tiempo como la propia redacción. Esta investigación permite saberlo todo del cliente final y elaborar una propuesta de valor única: una frase que condensa el producto o servicio, y que sirve de guía para todo el copy.

Gracias a la investigación y a la propuesta de valor, es posible crear copys muy distintos de empresas que a primera vista ofrecen lo mismo.

Sin embargo, en los carteles electorales tengo la sensación de que no se ha condensado la propuesta de valor y por eso todos parecen lo mismo.

Por cierto, ¿has conseguido adivinar qué lema representa a cada partido?

Aquí tienes la solución:

  • Ahora sí, Ciudadanos.
  • Con Susana Díaz, más Andalucía (PSOE).
  • Vota Juanma Moreno, garantía de cambio (PP).
  • Adelante Andalucía.

Déjame en un comentario cuántas has adivinado. ¿Crees que son acertados estos eslóganes? ¿Puedes dar algún consejo de copy a nuestros partidos para hacerlo mejor en las próximas elecciones?

¿Cuál es el mejor lugar para mostrar el precio en una página de ventas?

Es curioso cómo el copy a veces se parece mucho a las ventas en la vida real.

Piensa en los escaparates que ves cuando sales de compras por tu ciudad. En algunos los precios están bien visibles, y anuncian de una forma llamativa todos los descuentos o promociones.

En otros, tienes que entrar a la tienda y curiosear un poco para ver el precio de las etiquetas.

Y en algunos negocios no hay forma de conocer el precio hasta que no hablas con el vendedor.

Tiene lógica, porque no es lo mismo comprarse un coche que una camiseta. Unas compras son rápidas y hasta impulsivas, y otras son muy meditadas. Y entre un extremo y otro, están las compras que realizas después de consultar varias opciones e investigar un poco.

Cuando escribes páginas de venta ocurre algo parecido. No es lo mismo vender un ebook de 9 euros, que un programa premium de 5.000 euros, y según el caso el precio irá en un sitio u otro en la página de ventas.

Aunque en realidad, tampoco es el único factor.

¿Quieres saber qué elementos debes tener en cuenta antes de ubicar el precio en tu página de ventas?

Dónde colocar el precio en una página de ventas

Si eres un formucopy como yo, es fácil saber dónde tienes que escribir el precio porque la propia fórmula te lo dice. Casi todas las fórmulas dejan el precio para el final, porque suponen que hay que argumentar la compra antes de anunciar el precio.

Y eso es lo más habitual. Si pones el precio al principio de la página de ventas, el lector se fija en eso y no presta atención al verdadero valor del producto o servicio.

En cambio, cuando dejas el precio para el final tienes la oportunidad de explicar al posible cliente todos los beneficios que va a obtener y por qué debería comprar ese producto en vez de otro.

El efecto es parecido a cuando entras en una tienda en la que no has estado nunca y solo ves precios caros, y no entiendes por qué. Si nadie te justifica ese precio, lo lógico es que te marches sin comprar porque a nadie le gusta pagar de más (y a ti tampoco).

Si en una página de ventas pones el precio antes de que el cliente esté preparado, lo normal es que cierre la ventana del navegador.

Entonces, ¿cómo incluir el precio en una página de ventas para que el cliente no salga corriendo? Fíjate en dos factores:

  1. El precio del producto o servicio.
  2. La temperatura del lead.

1. Precio

Por lo general, el precio se deja para el final o la segunda mitad de la página de ventas cuando se trata de una cifra elevada. 

El motivo es el mismo que te he explicado antes: necesitas justificar ese precio y hacer entender al lector que lo que está a punto de comprar es diferente (y mejor) a otras opciones del mercado.

Si pones el precio desde el principio, el lector no percibe el valor porque solo piensa en su cartera.

Cuando se trata de un producto con un precio muy atractivo, entonces sí puedes abrir la página de ventas con ese dato porque engancharás al lector desde el minuto uno. Esto también sirve cuando tienes alguna rebaja o promoción especial.

El efecto es parecido a cuando te quieres comprar unos zapatos desde hace tiempo y de repente te encuentras que están al 50% por las rebajas. Irías corriendo a comprarlos, ¿no?

Pero (siempre hay un pero), el precio no lo es todo. La temperatura del lead también es importante.

2. Temperatura del lead

Un lead frío es aquel que apenas te conoce y todavía no confía mucho en ti. Por el contrario, un lead caliente te sigue desde hace tiempo, lee tus correos, consume tus contenidos y está preparado para comprar sin pensárselo demasiado.

Cuando la página de venta se dirige a leads calientes es posible colocar el precio y el botón de compra más arriba, porque el lector está casi convencido de la compra.

Esto sucede en algunos lanzamientos de productos digitales. Si el entrenamiento ha sido efectivo, el lead querrá comprar en cuanto pueda y casi no necesitará leer la página de ventas.

Tal vez ahora te estés preguntando si es obligatorio poner el precio en todas las páginas de ventas, porque seguro que has visto algún ejemplo en el que no se muestra.

Se me ocurren un par de motivos para hacer esto. Por ejemplo, si vendes servicios a medida y tienes que elaborar cada presupuesto de forma personalizada. También si eres muy bueno en las reuniones y sabes que tienes más opciones de cerrar la venta si hablas en persona.

Así que no siempre estás obligado a poner tus precios en la web.

La colocación del precio en la página de ventas es importante, pero no lo es todo. Poco importa dónde coloques el precio si no ofreces una garantía en condiciones, si te faltan testimonios o si tu página está llena de características en vez de beneficios.

La efectividad de tu página de ventas es la suma de muchos elementos, y el precio es solo uno de ellos 😉